Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan Pablo II
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo redescubrir a la pareja después de que se vayan los hijos

COOKING

insta_photos | Shutterstock

Mercedes Honrubia García de la Noceda - publicado el 03/10/21

A lo largo de nuestra vida vamos pasando por diferentes etapas, niñez, adolescencia, juventud, madurez y vejez. Lo mismo ocurre en nuestra vida de familia

Cuando nos casamos, atravesamos ese puente colgante que hace que vayamos construyendo a través de nuestros pasos, una nueva vida en común, vamos recorriendo nuestro proyecto de vida, desarrollamos nuestra vocación.

Poco a poco, vamos llenando de vida ese proyecto, a medida que van llegando los hijos, fruto de ese amor verdadero y generoso entre los de los padres, con los consiguientes cambios que de ello se deriva.

Otras, cuando esos hijos no llegan, la vida se genera en el amor entre los esposos y cómo se expande a los que les rodean, sigue siendo un amor fecundo, que da vida. Amoris Laetitia 165“ El amor siempre da vida”.

Vamos creciendo en edad y nuestros hijos nos enfrentan a una realidad nueva en la que ya no son los niños dulces de antaño, sino esos chicos y chicas que parecen malhumorados y nos sacan dos cabezas, que responden con monosílabos y se abstraen en sus redes sociales y en sus amigos, ¿donde está ese bebé regordete que sacaba  las sonrisas de toda la familia?

Ese bebé tan simpático, está lidiando su propia batalla personal, para encontrarse a sí mismo e ir madurando como persona. Poco a poco va tomando sus propias decisiones, elige carrera, inicia una vida profesional, encuentra otra persona con la que compartir su vida y decide iniciar su propio camino, sale de casa.

Esa salida, deja un vacío en el hogar que sólo una madre o padre que ha pasado por ello, sabe describir, por algo lo llaman el síndrome del nido vacío. Es cierto que en los últimos tiempos, muchos padres desearían que este momento se adelantara, pero eso es otra cuestión.

De repente, nos encontramos junto a ese marido o esa mujer que un día nos conquistó el corazón pero que a penas conocemos, porque el devenir de la vida nos ha posicionado en realidades muy diferentes, trabajos, problemas y obligaciones que nos han enfocado en todo menos en nuestra esposa /o.

Unido a esta realidad, nos encontramos con la propia evolución personal, hormonal y física y psicológica de todo ser humano, que hace que en ocasiones nos encontremos atravesando un desierto emocional que genera verdadero sufrimiento. 

En muchos matrimonios, esta vivencia hace que se desarrolle un verdadero vacío en la relación: ya no nos encontramos, no tenemos temas de conversación porque vivimos en un constante reproche; la pasión y el enamoramiento de años atrás  ha desaparecido.

Y en ese sufrir generamos una huída, que se manifiesta en ocasiones en un compulsión ( compras a todas horas, salidas con amigos, excesivo uso del móvil, redes sociales o internet, deporte, alcohol, etc…), huida que refleja un verdadero sentimiento de soledad.

Los que trabajamos con matrimonios, somos muy conscientes esta realidad en muchos matrimonios. 

Vivimos lo que el Papa Franciso en Amoris Laetitia denomina la Transformación del amor.

163. …. Quizás el cónyuge ya no está apasionado por un deseo sexual intenso que le mueva hacia la otra persona, pero siente el placer de pertenecerle y que le pertenezca, de saber que no está solo, de tener un «cómplice», que conoce todo de su vida y de su historia y que comparte todo. Es el compañero en el camino de la vida con quien se pueden enfrentar las dificultades y disfrutar las cosas lindas. Eso también produce una satisfacción que acompaña al querer propio del amor conyugal. No podemos prometernos tener los mismos sentimientos durante toda la vida. En cambio, sí podemos tener un proyecto común estable, comprometernos a amarnos y a vivir unidos hasta que la muerte nos separe, y vivir siempre una rica intimidad. El amor que nos prometemos supera toda emoción, sentimiento o estado de ánimo, aunque pueda incluirlos. Es un querer más hondo, con una decisión del corazón que involucra toda la existencia. Así, en medio de un conflicto no resuelto, y aunque muchos sentimientos confusos den vueltas por el corazón, se mantiene viva cada día la decisión de amar, de pertenecerse, de compartir la vida entera y de permanecer amando y perdonando. Cada uno de los dos hace un camino de crecimiento y de cambio personal. En medio de ese camino, el amor celebra cada paso y cada nueva etapa.

En esta transformación hemos de ser capaces de reconocernos en el nuevo momento que nos depara la vida. Es verdad que cada uno puede traer consigo heridas no sanadas de su pasado en pareja, pero si somos conscientes de nuestro compromiso y queremos disfrutar de esa nueva realidad, podremos dar un paso al frente para cambiar aquellas cuestiones que nos están impidiendo vivir esta nueva etapa en plenitud.

¿ Cómo? La clave está en querer hacerlo y para ello necesitamos confiar en la persona que nos acompaña, nuestra esposa, nuestro esposo, sólo así, cambiando nuestra mirada,  podremos reconocernos en nuestra nueva realidad y recuperar  la ilusión para querernos bien y en plenitud.

AL 164. En la historia de un matrimonio, la apariencia física cambia, pero esto no es razón para que la atracción amorosa se debilite. Alguien se enamora de una persona entera con una identidad propia, no sólo de un cuerpo, aunque ese cuerpo, más allá del desgaste del tiempo, nunca deje de expresar de algún modo esa identidad personal que ha cautivado el corazón. Cuando los demás ya no puedan reconocer la belleza de esa identidad, el cónyuge enamorado sigue siendo capaz de percibirla con el instinto del amor, y el cariño no desaparece. Reafirma su decisión de pertenecerle, la vuelve a elegir, y expresa esa elección en una cercanía fiel y cargada de ternura. La nobleza de su opción por ella, por ser intensa y profunda, despierta una forma nueva de emoción en el cumplimiento de esa misión conyugal. Porque «la emoción provocada por otro ser humano como persona […] no tiende de por sí al acto conyugal». Adquiere otras expresiones sensibles, porque el amor «es una única realidad, si bien con diversas dimensiones; según los casos, una u otra puede destacar más» 

Siendo protagonistas de nuestra propia historia, seremos capaces de vivir intensamente esta nueva etapa, en la que quizás en esa transformación del amor, a través de nuestra mirada al otr@ podremos mirarnos también a nosotros mismos con cariño, siendo conscientes de la belleza del proyecto que tenemos entre manos, viviendo una etapa diferente, no por ello, menos fecunda.

AL 164 “..El vínculo encuentra nuevas modalidades y exige la decisión de volver a amasarlo una y otra vez. Pero no sólo para conservarlo, sino para desarrollarlo. Es el camino de construirse día a día. Pero nada de esto es posible si no se invoca al Espíritu Santo, si no se clama cada día pidiendo su gracia, si no se busca su fuerza sobrenatural, si no se le reclama con deseo que derrame su fuego sobre nuestro amor para fortalecerlo, orientarlo y transformarlo en cada nueva situación”

Para ello necesitamos reencontrarnos, hablar, disfrutar de las pequeñas cosas y dedicarnos momentos y gestos de ternura. No mirar desde el rencor, sino desde el amor que en su día nos hizo comprometernos.

Nunca es tarde para recuperar y revivir ese amor, para redescubrir la belleza del matrimonio y ser testigos de su fecundidad de nuestro amor. Merece la pena. 

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
5
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
6
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
7
FALSO
Ary Waldir Ramos Díaz
¿La cruz pectoral del papa Francisco es masónica? 
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.