Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Abraza a tu niño interior, pasará algo prodigioso

Olga Strelnikova | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 03/10/21

Cuando me vuelvo hacia ese pequeño y le consuelo entiendo que Dios es mi Padre y a Él le importa todo lo que me duele

Hoy Jesús bendice a los niños y me bendice a mí en ellos.

«Acercaban a Jesús niños para que los tocara, pero los discípulos los regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: – Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis, pues de los que son como ellos es el reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en brazos los bendecía imponiéndoles las manos».

Quisiera ser como esos niños que se acercan a Jesús sin miedo. El niño sano confía en sus padres, no vive con miedo.

Todo es seguro en su vida porque su familia es un fuerte, un lugar sagrado donde nada tiene que temer.

El niño vive el presente y lo valora como un don. Es capaz de sorprenderse siempre, nunca se desilusiona porque la vida guarda siempre sorpresas.

El niño mira con inocencia a los demás, no los juzga, no sospecha, no se asusta ante ellos.

Sonríe con facilidad y sólo se enfada cuando las cosas no salen según sus planes. Pero pronto recupera la calma.

La seguridad de un niño amado

MATKA I CÓRKA

Los niños se acercan a aquellas personas que emanan bondad. No desconfían, no dudan. El niño tiene un alma pura, inocente que ve todo bien y se alegra con los regalos de cada día.

Se entusiasma con las aventuras y siempre está dispuesto a emprender un gran viaje.

El niñonecesita el abrazo de los suyos para sentirse seguro. Un abrazo tierno y firme. Un abrazo cálido en el que descansar el rostro.

Quisiera tener un corazón de niño para enfrentar la vida. El niño no es blando, puede tener una gran capacidad para sobrellevar las contrariedades.

Hablo de un niño sano, de un niño amado.

Atento al mundo

young boy looking outside

El niño que en sus primeros años ha percibido el amor incondicional de sus padres, de su familia, no tiene miedo.

Vive en la paz de un hogar donde es aceptado y querido en su verdad. El niño sano descansa y sonríe. Vive volcado en el mundo. Escribe Albert Espinosa:

«Los niños miran mucho hacia fuera y poco hacia dentro. Los adultos mucho hacia dentro y poco hacia fuera. Sólo los niños que sufren miran hacia dentro».

Y hay muchos niños que sufren, que han sido heridos, que han perdido la inocencia por el camino.

Niños a los que el sufrimiento ha vuelto herméticos y desconfiados. Los ha hecho huidizos y poco cariñosos.

Mi niño interior

CHILDREN

Tengo un niño dentro que ha sufrido y ha vivido. Que a veces tapo para que no grite dentro de mi alma queriendo salir.

Un niño al que le gustan los juegos y las personas alegres. El niño sencillo y amante de las diversiones. Tengo dentro de mí un niño enamorado de las aventuras y de los sueños.

Quiero volverme hacia dentro en un gesto nuevo. Abrazar como Jesús, muy dentro de mí mismo, a ese niño herido por la vida que vive dentro de mí.

A ese niño amante del presente que se ha vuelto desconfiado. Ese niño alegre que de vez en cuando llora.

Ese sin memoria que guarda rencor. El niño sencillo que se complica ante la vida y sus complejidades.

Quiero abrazar al niño que llora dentro de mí, o vive con rabia los contratiempos de la vida. Quiero reírme con él y saber que la vida es más sencilla de como yo la veo.

Recuperar la condición de hijo

FAMILY

Necesito recuperar mis ojos de niño. Esos ojos capaces de asombrarse con la vida y disfrutar los regalos que esta le regala cada mañana. Esos ojos de niño que siempre confían.

El padre José Kentenich hablaba mucho de la entrega filial de los niños, la entrega confiada que cada uno debería tener:

«La apertura y entrega filiales son siempre elementos constitutivos de la perfección del hombre y de la mujer. Ni el hombre ni la mujer pueden carecer de ella. Y en este sentido hay que entender las palabras del Señor: – Si no se hacen como los niños».

Kentenich Reader Tomo 3: Seguir al profeta de Peter Locher, Jonathan Niehaus

La paz de reencontrar al Padre

Abrazando a mi niño interior me sano. Me vuelvo más filial y confiado. Entiendo que Dios es mi Padre y a Él le importa todo lo que me duele. Confío en su poder y nada temo en medio de las olas.

Me gusta esa mirada de niño que quiero conservar. Dios tiene el timón de mi barca y yo nada temo.

La confianza me lleva al abandono. Mi vida está en las manos de Dios. ¿De qué me sirve preocuparme tanto por las cosas?

Todo va a estar bien. Nada va a salir mal si confío en el poder de Dios en mi vida.

Tags:
hijo de Diospadrepazseguridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.