Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 octubre |
San Juan Pablo II
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Unción de los enfermos: Para unirse a Dios y a Su redención

Marinella Bandini - publicado el 02/10/21

El enfermo recibe la fuerza de unirse a la pasión de Cristo y ofrecer su sufrimiento por el bien del pueblo de Dios

Entre los siete sacramentos de la Iglesia católica hay uno destinado de manera especial a quien vive una grave enfermedad o está por morir: la Unción de los enfermos.

Curaciones milagrosas

En su vida terrenal Jesús realizó muchas curaciones milagrosas. No solo perdonaba también los pecados: sanó a toda la persona humana, cuerpo y alma.

Las curaciones del cuerpo eran signo de una curación más radical: la victoria sobre el pecado y la muerte a través de Su cruz y resurrección.

Desde entonces, el sufrimiento y la enfermedad  asumieron un nuevo significado, se volvieron instrumento de unión con Él y de colaboración con Su obra de redención.

Completo en mi carne  lo que falta a los padecimientos de Cristo,  para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia.

Col 1,24

Misión sanadora

Jesús enseñó a los apóstoles Su misma predilección y cuidado por los enfermos y los que sufren y los volvió partícipes de Su misión sanadora.

Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios.

Mt 10.8

La Iglesia sigue la misión de Jesús tanto a través del cuidado como de la oración de intercesión y el sacramento de la Unción de los enfermos.

Desde sus orígenes han habido testimonios de un rito específico para los enfermos.

Si está enfermo, que llame a los presbíteros de la Iglesia,  para que oren por él y lo unjan  con óleo en el nombre del Señor.

Stg 5,14

¿Quién puede administrar el sacramento?

La Iglesia todavía hoy celebra de manera similar la Unción de los enfermos.

Solo un sacerdote puede administrar este sacramento: impone las manos al enfermo en peligro, reza sobre él y lo unge en la frente y en las manos con el óleo sagrado.

El sacramento se puede repetir si la enfermedad empeora.

Si un enfermo sana, puede recibir nuevamente este sacramento en caso de otra enfermedad grave.

Condiciones para recibirlo

La condición esencial para recibir este sacramento es estar en peligro de muerte por ejemplo también en caso de una cirugía de riesgo.

No es necesario estar al borde de la muerte: la Iglesia aconseja recibir este sacramento posiblemente cuando la persona todavía está en su sano juicio y con esperanzas de vida para poder participar más plenamente de sus beneficios.

En el sacramento, el Espíritu da consuelo, paz y valentía para enfrentar el último tramo de la vida, renueva nuestra fe y nos fortalece contra las tentaciones del maligno, como el desánimo y la angustia frente a la muerte.

El enfermo recibe la fuerza de unirse a la pasión de Cristo y ofrecer su sufrimiento por el bien del pueblo de Dios: la Iglesia intercede por el enfermo y el enfermo contribuye a la santificación de la Iglesia.

Si el enfermo no está plenamente consciente es posible administrar el sacramento si la persona «no rechaza  a sabiendas» el regalo de la gracia.

La última unción

Es lo que sucede en el Bautismo de los niños. Después del Bautismo y la Confirmación, la Unción de los enfermos es la última unción de nuestra vida cristiana y nos prepara para enfrentar las últimas batallas antes de entrar en la Casa del Padre.

También por esto, la Iglesia ofrece a quien está por dejar esta vida la Eucaristía, como viático para la vida eterna.

Lo que la Iglesia propone no es un rito mágico de sanación sino el consuelo y la certeza de la cercanía de Jesús:

En el momento del dolor y de la enfermedad no estamos solos: quien se hace presente  en el sacramento es el Señor Jesús mismo, que nos toma de la mano, nos acaricia y nos recuerda que le pertenecemos y que nada —ni siquiera el mal y la muerte— podrá jamás separarnos de Él.

Papa Francisco

Tags:
cristianismoenfermosiglesia catolicasacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
5
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
6
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
7
FALSO
Ary Waldir Ramos Díaz
¿La cruz pectoral del papa Francisco es masónica? 
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.