Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Los «no» que te hacen más fuerte

cougarsan | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/09/21

¿Sabes reconocer tus límites? ¿Te agobia defraudar a las personas? A veces decir no a algo o alguien es decir sí a Dios

Aprender a decir que no es una tarea esencial en la vida.No tengo que decir que sí siempre y no puedo contentar a todos.

Es difícil, porque quiero agradar y estar a la altura. Cumplir con todas esas expectativas que el mundo me presenta.

Quiero llegar a la cumbre que se dibuja en medio de mis nubes. Cubrirlo todo, hacerlo todo, salvar a todos. Pero no es posible.

Me cuesta defraudar a quien me mira confiado, a quien espera más de mí. ¿Perderá la fe si yo no estoy presente? ¿Dejará de creer en Dios?

¿De qué tengo miedo?

Pero no, esa no es la pregunta que realmente me turba. Es otra, más egoísta, más auto referente. ¿Me valorará tanto como yo necesito? ¿No cambiará su imagen sobre mí?

Sí, esas son las preguntas que me quitan la paz. No tanto el bienestar de la persona que me busca, sino mi fama, mi nombre, mi imagen.

He construido una imagen con esfuerzo y pensar que pueda cambiar me turba. ¿Quién me conoce de verdad? ¿Quién sabe cómo soy en mi interior?

Uno ve rostros, no corazones. Un error, un pecado, una omisión no pueden cambiar mi alma, cómo soy por dentro.

Nadie puede cambiarlo. Soy yo con toda mi belleza y mi fealdad. Quererme así, al completo, es la tarea de toda mi vida.

Aprender a defraudar

Y mientras tanto tendré que aprender a defraudar las expectativas de los que me rodean, de los que piden, suplican y esperan, de los que demandan y requieren mi amor y mi entrega.

Aprenderé a decir que no cuando lo que me pidan no sea capaz de hacerlo, o no quiera, o no sepa.

Diré que no sabiendo que en ese gesto le estoy diciendo que sí a Dios, y a mi propia vida.

No dependo de la aceptación de todos para ser feliz. No puedo vivir en tensión intentando que el mundo esté feliz conmigo.

No, no he nacido para satisfacer a todos en sus deseos, para contentarlos, para que sean felices.

No puedo con todo

He nacido sólo para sembrar una semilla, desmalezar un camino, ahondar la profundidad de un pozo, sanar un corazón enfermo, alivianar la aflicción de un alma sufriente. Sólo eso, no mucho más.

No habrá aciertos postreros que sanen heridas causadas en mi pasado. Y no habrá errores al final de mi vida que echen a perder la belleza de mis pasos.

Necesito en medio del camino ser asertivo. Decir lo que pienso, lo que siento, lo que no puedo hacer y lo que sí puedo.

No es tan sencillo, lleva su tiempo. Me cuesta hacerlo. Escribía Victor Hugo:

«No, no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo asertivo, selectivo de lugares, personas, costumbres e ideologías. He dejado ir apegos, dolores innecesarios, personas, almas, y corazones, no es por amargura es simplemente por salud».

Ser capaz de tomar mi vida en mis manos y decidir me acaba salvando. No es ser egoísta, es ser sincero conmigo mismo.

Asumo mis límites. Respeto los riesgos de esta vida que es corta y quiero vivir con intensidad.

Me elijo a mí eligiendo de esa forma a quienes amo. No es un acto egoísta elegirme a mí. Siempre y cuando no sea por comodidad o por miedo al compromiso.

Me elijo a mí para tener fuerzas, para salvar mi corazón cuando acepto que no puedo llegar a todo, porque es imposible.

¿Mi amor es interesado?

Me gusta ver la vida así, me da más fuerza. Decía el padre José Kentenich:

«Cuando hablamos de amor desinteresado queremos decir que no hay amor alguno que no tenga de alguna manera también una relación con el yo. La diferencia estriba solamente en lo siguiente: el hecho de que yo obtenga algo de la relación de amor no debe o no debería ser, con el tiempo, un fin en sí mismo, sino una consecuencia«.

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

El amor está en referencial al yo, a mi alma, a mi deseo de ser feliz, de saberme amado. Hay una referencia a mí mismo, pero como consecuencia del amor que doy.  

Cuando amo con todo mi ser, con mis palabras y gestos, es normal que reciba amor en ese intercambio. Recibo más incluso de lo que doy.

Doy alegría y recibo más alegría. El que no da nada, el que no se entrega, poco es lo que recibe.

Claro que el corazón se alegra cuando recibe amor. Pero ese no es el fin de mi entrega.

Descartando concentras fuerzas

Aprender a decir que no en ciertos momentos de mi vida me fortalece por dentro. No todo lo que me piden que haga es necesario que lo haga.

No estoy atado por una fuerza que me obliga a actuar de una determinada manera. Yo lo elijo continuamente y vuelvo a empezar.

Ser asertivo me salva en mis relaciones. No voy a decir una cosa por otra. Ni voy a despertar expectativas que luego no podré cumplir.

No voy a hacer que los demás crean que voy a darles todo mi tiempo, cuando eso es imposible.

Amar no significa decir siempre sí. Seguir a Jesús no significa que tengo que apagar todos los incendios y salvar a todas las personas que encuentro en el camino.

Me gusta reconocer mis límites y aprender a respetar mis necesidades que no son necesariamente egoístas. Me capacitan para la vida. Me dan más fuerza para el camino.

Aprendo a decir que no para que cuando diga que sí, mi palabra tenga más hondura y más verdad. 

Tags:
amorlibertadlimitesrenuncia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.