Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconA Fondo
line break icon

El sacerdote que embarca para rescatar inmigrantes

DON LUIGI USUBELLI

Gentileza Don Luigi Usubelli | Shutterstock | MarcoPachiega

Jorge Martínez Lucena - publicado el 20/09/21

Entrevista a Don Luigi Usubelli: "Lo que hacemos en este barco no es una experiencia humanitaria, sino espiritual"

Entrevistamos a Don Luigi Usubelli, sacerdote italiano, recién llegado de su primera misión en el Astral, un velero de dos mástiles de la ONG Open Arms.

El Astral surca el mar Mediterráneo en busca de botes de inmigrantes en peligro, con la intención de salvaguardarlos de los posibles naufragios y de avisar a salvamento marítimo para llevarlos a puerto seguro.

Don Luigi es el capellán de la comunidad italiana de Barcelona, lleva el pelo largo y tiene bigote y perilla de espadachín. Desborda simpatía y cordialidad.

– ¿Cómo surgió esta aventura, atípica en un cura, de convertirse en tripulante de una embarcación que intenta proteger a inmigrantes africanos? 

Yo también soy inmigrante. Soy italiano y vivo en Barcelona. Es verdad que pertenecer a la Unión Europea lo hace todo más fácil, pero antes de España he estado de misión en Australia y en Cuba, siempre acompañando a la comunidad italiana en esos países.

Por eso mi vida es una experiencia de acogida, en la que soy acogido. De ahí que sea bastante sensible con los migrantes.

– El hecho de que un cura se sume a una expedición de este tipo resulta sorprendente en nuestros días.

La Iglesia siempre se ha caracterizado por estar, por llegar o por quedarse, en lugares donde nadie estaba, llegaba o se quedaba. En este sentido, me pareció que laicos, consagrados y sacerdotes católicos estaban un poco ausentes o eran poco visibles.

Nos faltaba representación. Aunque no soy el primer sacerdote en hacer una experiencia de este tipo. Antes que yo estuvo Don Mattia, también italiano, en el Mediterranea Saving Human, en pleno Mar Jónico.

DON LUIGI USUBELLI

– ¿Qué tal ha sido la experiencia como grumete en el Astral?

Ha sido corta, aunque humanamente intensa porque das el paso de lo virtual a lo real, de lo que has visto en la televisión a la carne de la propia vida.

Es muy diferente estar ahí. Percibes más el drama de la gente que lo ha arriesgado todo por estar en esa barca precaria para llegar a Europa.

En cuanto a la dificultad más física, pese a ser de Bérgamo, un pueblo de interior del norte de Italia, no me he mareado apenas. Lo más duro fue la vuelta, porque había mucho mar de fondo y me maree. Todos nos mareamos.

– ¿Estaba previsto volver tan pronto?

La intención inicial era estar 20 días. Al final, hemos estado una semana solamente, porque tras llegar al mediterráneo central y rescatar tres embarcaciones de inmigrantes tunecinos que querían llegar a Italia, se estropeó uno de los motores. Y el capitán decidió volver a puerto porque el pronóstico del tiempo era malo y no éramos una tripulación profesional.

Desgraciadamente no puedo enrolarme en la nueva misión que zarpa el 20 de setiembre porque tienen previsto volver a principios de noviembre, y yo tengo bodas y comuniones antes que eso.

– Cuando surgió la posibilidad de formar parte de esta expedición, ¿qué opinaron tus superiores en la Iglesia?

Tras tener un encuentro vía telemática de quince minutos con Óscar Camps, el director de la ONG, gracias a las gestiones de Mn. Peio, Rector de la parroquia de Santa Anna de Barcelona, pregunté a mi superior en las comunidades italianas en el extranjero, al Dicasterio correspondiente, al Cardenal de Barcelona y al Obispo de Bérgamo, y a todos les pareció muy bien.

– ¿Qué tal ha sido la experiencia como representante de la Iglesia en el Mare Mortum?

La Iglesia tiene que estar donde la gente más sufre. Hay que estar con un estilo sobrio. Uno dice: soy cura y estoy aquí como vosotros. De ese modo sencillo se han abierto vías de diálogo con el resto de la tripulación.

Incluso el capitán del barco, un griego ortodoxo me puso en la guardia junto a él, de 9 a 12 de la noche, para poder hablar de ciertas cosas. Con la mera presencia, sin estructura, las inquietudes nacen.

DON LUIGI USUBELLI

– ¿En ti han nacido inquietudes acerca de la acogida o de la hospitalidad durante el viaje?

He tenido tiempo para pensar. La acogida es algo humano. Somos todos acogidos porque todos nacemos. Nadie nace si no lo acogen. Por eso la humanidad de uno se desarrolla más en la medida en que es acogido y en la medida en que acoge.

Yo creo que la acogida empieza por esa parte de nosotros mismos que no queremos o no nos atrevemos a mirar. La acogida empieza cuando decides librar la batalla para abrazar esa parte de tu humanidad a la que temes.

Por eso digo que lo que hacemos en este barco no es una experiencia humanitaria, sino espiritual: hemos decidido arriesgarnos a que emerja toda nuestra humanidad.

– ¿Y qué pasa si decides no entablar esa batalla espiritual de la que hablas?

Al no dejarte abrazar por completo, escondiendo una parte de ti, dejas que te venza el miedo. Y de ese miedo a ese otro que hay en ti surge el odio hacia el otro que está fuera de ti, hacia el diferente, hacia el que no se parece a ti.

Los migrantes son solo una de las cuestiones exteriores de esa dificultad espiritual para dejarse abrazar por completo.

– ¿Cómo resumirías escuetamente lo que te llevas de estos días en alta mar?

En el evangelio se dice muchas veces: «No tengáis miedo». Es lo primero que dice Jesús al resucitar, curiosamente. Ya no hay que tener miedo. Por eso la periferia no está solo fuera de nosotros, sino también dentro. El miedo genera violencia con los demás.

Salir a rescatar a estas personas que huyen de las distintas crisis que los azotan, es embarcarse en busca de nuestro propio yo. Como apóstoles somos pescadores de hombres, y ese pescar hombres tiene que ver con pescar la propia humanidad tantas veces censurada.

Tags:
españainmigrantesmarsacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.