Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconCultura e Historia
line break icon

El primer Congreso Eucarístico después de la II Guerra Mundial

BARCELONA

Filmoteca Española

Dolors Massot - publicado el 11/09/21

El papa Pío XII envió un mensaje radiofónico y se celebró una misa multitudinaria con 1.500.000 asistentes

Año 1938. Nadie podía imaginar que al acto de clausura del Congreso Eucarístico Internacional que se celebraba en Budapest le iba a seguir un largo paréntesis causado por la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). El conflicto bélico hizo imposible que en ese tiempo se organizara un acto multitudinario en ningún país. Serían tiempos de hambre, carestía, muerte.

Por fin, en 1952, la Iglesia decidió que había llegado el momento de volver a celebrar una reunión mundial en torno a la Eucaristía. Barcelona tomaba las riendas de un nuevo encuentro, esta vez convocado por el papa Pío XII, quien había sido elegido seis meses antes de que estallara la Guerra Mundial.

La Eucaristía y la paz

El lema se justificaba por sí mismo: “La Eucaristía y la paz”, que era la palabra más clamada por la Humanidad. En el himno «De rodillas», que se compuso especialmente para esos días, se escuchaba: «Tiradas a tus plantas las armas de la guerra…»

El Congreso se celebró del 27 de mayo al 1 de junio de 1952 y asistieron 300.000 congresistas procedentes de 77 países. Era el primer acto en el que la España posterior a la guerra civil (1936-1939) y gobernada por Franco, recibía a tantos extranjeros.

A continuación hay una galería fotográfica con imágenes que son un auténtico documento histórico de aquel Congreso Eucarístico:

La mayor ordenación sacerdotal de la Historia

Si bien las cifras no son lo más importante en la vida de la Iglesia, en este caso pueden ayudar a hacerse una idea de la movilización que supuso. Hubo 12 cardenales; 302 obispos, arzobispos y abades; y 15.000 sacerdotes, religiosos y seminaristas. Tuvo lugar también, en el estadio de Montjuïc, la ordenación sacerdotal más numerosa de la Historia: 820 presbíteros.

BARCELONA
Vista aérea de la ordenación sacerdotal en Montjuïc.

El Congreso fue promovido por el obispo de Barcelona, Gregorio Modrego, quien enseguida quiso que el encuentro fuera sensible a la situación social que atravesaba España.

Se construyeron viviendas para los migrantes

Desde los años veinte, Barcelona había recibido un gran número de inmigrantes procedentes en su mayoría del sur de España, sobre todo de Andalucía y Murcia. Muchos de ellos vivían en condiciones de pobreza y de insalubridad. Ante eso, se vio que había una necesidad imperiosa de dotar de viviendas a muchas familias que estaban en chabolas. Así nacieron las viviendas del Congreso, un barrio que sigue hoy en pie.

El barrio del Congreso

Este barrio se creó en el distrito de Sant Andreu y fue proyectado por Josep Soteras (director de la Oficina de Urbanismo del ayuntamiento de Barcelona), Carles Marquès y Antoni Pineda. Se levantó por iniciativa de la Iglesia y se sufragó con los 100 millones de pesetas de superávit del Congreso Eucarístico. Se hicieron 3.000 viviendas, 300 locales comerciales, una iglesia (la parroquia de San Pío X, que se construyó a posteriori), servicios y equipamientos escolares para niños y niñas (La Salle Congrés y un colegio de Teresianas), deportivos y culturales. Era un modo gráfico de llevar a cabo la Doctrina Social de la Iglesia en una ciudad que había sufrido el anarquismo y la violencia anticlerical a finales del XIX y comienzos de siglo XX, y que había vuelto a ver iglesias y conventos quemados en la guerra civil. En España, habían muerto más de 4.000 sacerdotes y más de 2.500 religiosos entre el 36 y el 39.

El Congreso Eucarístico se tomó como manifestación pública de fe y de petición de paz para los cinco continentes, en plena posguerra mundial.

El Papa envió un mensaje radiofónico

En este sentido, el mensaje radiofónico que envió el papa Pío XII era muy claro:

“…para nosotros no hay más que una paz verdadera y posible, la de Aquel cuyo nombre es «Princeps pacis» (Is 9, 6) y cuyo Reino no consiste en goces terrenales, sino en el triunfo de la justicia y de la paz : «Non est enim regnum Dei esca et potus, sed iustitia et pax» (Rom 14, 17); una paz que se deduce como un imperativo ineludible de la fraternidad y del amor, que brota de lo más profundo de nuestro ser cristiano y que es el supuesto indispensable para otros bienes mayores y de un orden superior.”

Pío XII trazó unas líneas sobre cómo se entiende la paz vivida por un auténtico cristiano:

“La paz es unidad; pues, ¿dónde ir a buscarla sino en este sacramento «totius ecclesiasticae unitatis»? Es fruto de la caridad; pues entonces, ¿dónde encontrarla, sino en este «sacramentum caritatis, quasi figurativum et effectivum»?. Y si, como bien sabemos, los enemigos de la paz son la soberbia, la codicia y, en general, las pasiones desordenadas, ¿qué mejor remedio podremos anhelar que esta medicina celestial, con la cual crecen la gracia y las virtudes, somos preservados del pecado, se complementa nuestra vida espiritual  y, aumentando en el alma la caridad, son enfrenadas las pasiones?”

La ciudad vivió una renovación urbanística en poco tiempo. Se ajardinó la actual plaza Francesc Macià con un proyecto de Rubió i Tudurí. Quedaron iniciadas las hoy avenidas Josep Tarradellas y riera de Cassoles. Se creó una fuente en la confluencia de la Gran Via de les Corts Catalanes y el Paseo de Gracia…Todas eran obras que quedaban ya en la ciudad. En cuanto a las Viviendas del Congreso, la primera entrega se hizo en 1954 y la última (con pisos de una calidad algo superior) se hizo en 1967-1968.

Una cruz en medio de la plaza Cataluña

Entre las actuaciones provisionales del Congreso Eucarístico estaba una cruz levantada en la plaza Cataluña, con un pilar que medía 35 metros. Hubo también un Monumento a los Caídos, esculpido por Josep Clarà, que en el siglo XXI ha desaparecido por sus connotaciones políticas. No hay que olvidar que Franco asistió al Congreso Eucarístico y para ello llegó al puerto de Barcelona -desde Valencia- a bordo del crucero Miguel de Cervantes (el buque insignia de la segunda Flota del Mediterráneo de la Armada española por aquel entonces), junto con su esposa, Carmen Polo.

Un hervidero cultural

Los actos de aquellos días se vivieron por toda la ciudad. Hubo encuentros culturales y conferencias en la Universidad de Barcelona. Pasaron por allí primeras espadas de la Teología y del mundo católico: el padre Garrigou-Lagrange, el escritor converso Paul Claudel, el liturgista Pius Parsch, el cardenal Agustín Bea… Hubo un certamen de poesía eucarística en el Palau de la Música Catalana y nueve exposiciones, entre ellas la de Arte Eucarístico en el Museo de Historia de Barcelona. Se representaron autos sacramentales del Siglo de Oro

BARCELONA
Imagen de la Diagonal llena de asistentes a la misa de clausura.

Millón y medio de personas en la misa

La apoteosis llegó con el acto de clausura, con una misa celebrada por el cardenal Tedeschini, enviado del Papa, y en la que Franco encabezaba las autoridades civiles. Tuvo lugar en la recién bautizada plaza Pío XIIy se calcula que hubo 1.500.000 personas. Las chabolas que ocupaban los huertos de la Diagonal se habían derribado para entonces y el Patronato Municipal de la Vivienda había construido unos bloques en Montjuïc con el nombre de Can Clos.

BARCELONA
El cardenal Tedeschini, enviado del Papa.

Tres santos vinculados a Barcelona y la Moreneta

Pío XII, en su mensaje de clausura, pidió amparo a la «Moreneta», la Virgen de Maontserrat, patrona del Congreso Eucarístico. Y antes recordó a tres grandes santos barceloneses vinculados a la devoción a la Eucaristía:

«…el «Santo de la Eucaristía», que fue S. Ramón Nonato; una apóstol de la comunión cotidiana ya en el siglo XIII, que es Santa María de Cervelló; y un alma que subió a todas las alturas de la mística, nutriéndose algunas veces tan solo de Eucaristía, S. José Oriol

Tags:
congresoeucaristiaeucaristíaHungría

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.