Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconCultura e Historia
line break icon

La poesía religiosa de Quevedo, que llamó «gallina» a san Pedro

QUEVEDO

Shutterstock | jcm32

Dolors Massot - publicado el 08/09/21

El poeta barroco va más allá de la idea del paso fugaz del tiempo y de la muerte inexorable. Aquí podemos leer algunos versos religiosos

La obra religiosa de Quevedo es conocida, se ha publicado en las obras completas y en las antologías del escritor barroco, pero sigue siendo poco estudiada. Algunos autores afirman que esto se debe a que en su conjunto es de calidad desigual. También algunos observan que, así como sus poemas morales son de una gran profundidad humanística, al escritor la religión no parece darle esperanza.

Antonio Carreira, por ejemplo, señala en un artículo académico que propone el Instituto Cervantes: “Quevedo ha escrito docenas de poemas morales espléndidos, los mejores de los cuales se obstinan, se empecinan, en mostrar la nulidad del mundo, la omnipresencia de la muerte, y algo menos sobado: la amargura resultante, la certidumbre terrible de que no haya remedio ni esperanza”. Todo esto es muy propio de la vida en una España en crisis (1580-1645).

Sin embargo, continúa, “sorprende que un humanista cristiano, biblista y neoestoico, en la primera mitad del siglo XVII, se limite a constatar y lamentar que el mundo y la vida no sean nada”.

Dejando esta cuestión al estudio de los filólogos, lo cierto es que de Quevedo podemos leer versos que hablan de Cristo y, sobre todo, del hombre pecador, en esa visión negra del poeta. Identifica el corazón del hombre con una roca durísima, habla de la ceguera del mundo para las grandezas de Dios… Son poemas que llevan a la meditación.

Una vida agitada y agitadora

La vida de Quevedo -inteligente, mordaz y cáustico por demás- fue de continua agitación. En lo personal, vivía sin casarse con Lisi, a quien amó y le fue fiel hasta el fin de sus días (un tema que tratar al estudiar su excelente poesía amorosa). En lo literario, lanzó numerosos poemas satíricos pero también fue blanco de críticas (Góngora lo llegó a llamar Francisco de Quebeboy le recordó que era cojo)…

Y en lo político, fue desterrado por ser hombre de confianza del Duque de Osuna cuando este cayó en desgracia. Pero una vez levantado el castigo, trabajó como autor de libelos (libros en que se denigraba y calumniaba a otros) para el Conde Duque de Olivares… Sin olvidar que padeció tuberculosis ósea.

Los poemas religiosos de Quevedo tienen la finalidad de mover a la penitencia o de recordar la doctrina (catequizar), dos aspectos que en el siglo XVII, en plena Contrarreforma, se subrayaban. Tampoco podemos olvidar que la España de Quevedo era la de un imperio que se estaba empobreciendo, en el que abundaba el hambre, la violencia y la muerte. Esto, por contraste, cristalizará en una literatura de primera magnitud: el Siglo de Oro.

El poeta nació el 14 de septiembre de 1580 en Madrid y murió el 8 de septiembre de 1645 en Villanueva de los Infantes. Aunque no fuera lo central en su obra, compuso versos religiosos a lo largo de toda su vida. Estos son algunos ejemplos:

En la muerte de Cristo

Pues hoy derrama noche el sentimiento

por todo el cerco de la lumbre pura,

y amortecido el sol en sombra oscura

da lágrimas al fuego y voz al viento;

    pues de la muerte el negro encerramiento

descubre con temblor la sepultura,

y el monte, que embaraza la llanura

del mar cercano, se divide atento,

    de piedra es, hombre duro, de diamante

tu corazón, pues muerte tan severa

no anega con tus ojos tu semblante.

    Mas no es de piedra, no; que si lo fuera,

de lástima de ver a Dios amante,

entre las otras piedras se rompiera.

Vinagre y hiel para sus labios pide…

    Vinagre y hiel para sus labios pide,

y perdón para el pueblo que le hiere:

que como sólo porque viva, muere,

con su inmensa piedad sus culpas mide.

    Señor que al que le deja no despide,

que al siervo vilo que le aborrece quiere,

que porque su traidor no desespere,

a llamarle su amigo se comide,

    ya no deja ignorancia al pueblo hebreo

de que es Hijo de Dios, si, agonizando,

hace de amor, por su dureza, empleo.

    Quien por sus enemigos, expirando,

pide perdón, mejor en tal deseo

mostró ser Dios, que el sol y el mar bramando.

En otro poema, muestra el contraste entre Jesús y Adán:

Adán en Paraíso, Vos en huerto;

él puesto en honra, Vos en agonía;

él duerme, y vela mal su compañía;

la vuestra duerme, Vos oráis despierto.

Él cometió el primero desconcierto,

Vos concertastes nuestro primer día;

cáliz bebéis, que vuestro Padre envía;

él come inobediencia, y vive muerto.

El sudor de su rostro le sustenta;

el del vuestro mantiene nuestra gloria:

suya la culpa fue, vuestra la afrenta.

Él dejó horror, y Vos dejáis memoria;

aquel fue engaño ciego, y esta venta.

¡Cuan diferente nos dejáis la historia!

En el siguiente poema se centra en la figura de san Pedro en la Pasión del Señor para recordarnos a todos de qué somos capaces:

¿Adónde, Pedro, están las valentías

que los pasados días

dijistes al Señor? ¿Dónde, los fuertes

miembros para sufrir con él mil muertes,

pues sola una mujer, una portera,

os hace acobardar desa manera?

A Dios negastes; luego os cantó el gallo,

y otro gallo os cantara a no negallo;

pero que el gallo cante

por vos, cobarde Pedro, no os espante:

que no es cosa muy nueva o peregrina

ver el gallo cantar por la gallina.

A estudiosos como Carreira este último poema le parece muy malo por el juego de palabras que Quevedo, grandísimo poeta conceptual, se permite con el concepto del «gallo». Pero quién sabe, creo que encaja muy bien con su carácter burlón y con el acento satírico de poemas como el soneto “A un nariz”, que comienza así: “Érase un hombre a una nariz pegado”. O con aquella sorprendente anécdota que se cuenta de él, que fue capaz de decirle a la reina con un calambur:

«Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad es-coja».

Llamar a san Pedro “gallina” y emplear la expresión “otro gallo os cantara” no lo hace más vulgar sino más efectivo para la lección de catequesis. Un poema así no se olvida, que es de lo que se trata.

Volvamos a un poema que nos habla de la dureza del corazón del hombre. Es el soneto 151, «A la muerte de Cristo, contra la dureza del corazón del hombre»:

Pues hoy derrama noche el sentimiento

por todo el cerco de la lumbre pura,

y amortecido el sol en sombra obscura

da lágrimas al fuego y voz al viento;

pues de la muerte el negro encerramiento

descubre con temblor la sepultura,

y el monte, que embaraza la llanura,

del más cercano se divide atento;

de piedra es, hombre duro, de diamante

tu corazón, pues muerte tan severa

no anega con tus ojos tu semblante.

Mas no es de piedra, no, que si lo fuera,

de lástima de ver a Dios amante,

entre las otras piedras se rompiera.

Tags:
barroco latinoamericanoliteraturapoesía

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.