Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconEspiritualidad
line break icon

Una oración para cuando la hostia y el cáliz son elevados en la misa

POPE FRANCIS

Antoine Mekary | ALETEIA

Philip Kosloski - publicado el 05/09/21

Renueva en tu alma una sensación de asombro y maravilla en el momento de la consagración

La Iglesia Católica cree firmemente que después de las palabras de consagración dichas por el sacerdote en la misa, por el poder del Espíritu Santo, el pan y el vino se transforman en el cuerpo, sangre, alma y divinidad de Jesucristo. Es un gran misterio que nos ha sido transmitido por Jesucristo en la Última Cena.

Oración eucarística

En el Rito Romano de la Iglesia Católica, es costumbre durante la oración eucarística elevar tanto la hostia consagrada como el cáliz con la preciosa Sangre, para que la gente los vea.

Si bien esta acción del sacerdote suele ser breve, se anima a los fieles a realizar un acto silencioso de amor a Dios. Muchos escritores espirituales sugieren usar las palabras del apóstol santo Tomás cuando encontró a Jesús resucitado, mientras el sacerdote eleva la hostia.

Dios está verdaderamente ahí

“¡Señor mío y Dios mío!”(Jn 20, 28)

Es tradición rezar en silencio, cuando el cáliz es elevado,

“¡Jesús mío, misericordia!”

Es una manera de expresar la creencia de que Dios está verdaderamente ahí, superando cualquier duda que se pudiera tener, similar a lo que experimentó Santo Tomás.

Otras oraciones

Otros libros espirituales ofrecen oraciones más extensas, como las siguientes dos oraciones del Manual de San Vicente publicado en 1856.

¡Salve, víctima de la salvación! ¡Rey eterno! Verbo Encarnado, sacrificado por mí y por toda la humanidad. ¡Salve, precioso Cuerpo del Hijo de Dios! ¡Salve, carne sagrada, desgarrada con clavos, perforada con una lanza y sangrante en una cruz, por nosotros, pobres pecadores! ¡Oh asombrosa bondad, oh infinito amor! ¡Oh! ¡Que ese tierno amor ruegue ahora en mi favor! ¡Queden aquí borradas todas mis iniquidades, y que mi nombre quede escrito en el libro de la vida! Yo creo en ti; en ti espero; te amo a ti. A ti sea el honor, la alabanza y la gloria de todas las criaturas por los siglos. ¡Salve, sangre sagrada, que fluye de las heridas de Jesucristo y que lava los pecados del mundo! ¡Oh! ¡Limpia, santifica y preserva mi alma, para que nada me separe de ti! ¡He aquí, oh Padre eterno! tu santo Jesús, y mira el rostro de tu Cristo, en quien te complaces. Escucha la voz de su sangre, que te clama, no por venganza, sino por perdón y misericordia. Acepta esta oblación divina y, por los méritos infinitos de todo lo que Jesús soportó en la cruz por nuestra salvación, complácete mirarnos a nosotros y a todo tu pueblo con ojos de misericordia.

Hagas lo que hagas durante la consagración en la misa, mira hacia arriba y ve al Señor Resucitado y ofrécele tu amor y adoración. Viene durante la misa por ti y desea morar en tu corazón.

Tags:
consagracionmisaoracionsacramentos

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.