Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconEstilo de vida
line break icon

Administración: las tres buenas razones para reconocer tus límites

WEB2-MANAGEMENT-shutterstock_1960379689.jpg

Par eamesBot I Shutterstock

Agnès Pinard Legry - publicado el 04/09/21

Invadida por una búsqueda y reconquista del sentido, nuestra época cuestiona habitualmente el entorno empresarial y las prácticas de gestión que se aplican en él. A través de una serie de artículos, Aleteia ofrece claves para volver a hacer del ‘management’ algo fascinante y poner a la persona en el centro de las preocupaciones empresariales

Ampliar nuestros límites, vencer nuestros miedos, superar nuestros bloqueos… Ya sea a nivel personal o profesional, a través de los medios sociales o en el círculo privado, es una buena práctica presentar las mejores cualidades de uno mismo. Ser esa persona que se atreve, que no tiene miedo, que se supera constantemente. ¿El límite? El límite se pone para cambiarlo y llevarlo aún más lejos. The sky is the limit, como dirían algunos arribistas. Aunque este mantra funciona –como mucho– cuando hablamos de las últimas vacaciones, toma una dimensión temible en la empresa. Disponibilidad, reactividad, polivalencia, sociabilidad, eficacia… ¿Llevar los medidores al máximo en todos los ámbitos es el ejemplo que debe dar el jefe de la empresa o el gerente? ¿Y para eso sirve la labor de la gestión?

Reconocer los límites y aceptar la fragilidad

Fabienne Alamelou-Michaille, titulada por la escuela de negocios ESSEC en Francia, teóloga y autora de Manager avec son âme (Gestionar con el alma), invita a recalibrar la noción de gestión o management para que tenga en cuenta la dimensión espiritual que hay en todos nosotros. Entre los muchos consejos que prodiga, identifica tres razones que empujan al dirigente a reconocer los límites y aceptar la fragilidad.

Rechazar los límites es contraproducente. Es cómodo para un jefe de empresa o un gerente parecer sólido, no mostrar debilidades o dudas. Pero negar lo que conforma nuestra humanidad conduce por caminos escarpados. Esto genera relaciones impregnadas de mentiras, de apariencias, y lleva a entrar en el círculo vicioso de la violencia en todas sus formas. Por tanto, aceptar estos límites es liberador y evacua las tensiones psíquicas. “La mayor parte del tiempo, los dirigentes que prefieren no mostrar sus defectos porque consideran que eso no es admisible por sus colegas sufren una gran soledad y se someten a unas fuertes imposiciones que, a largo plazo, les resultan perjudiciales”, explica Fabienne Alamelou-Michaille. “Esta forma de ocultar los límites de uno mismo implica también el rechazo de los demás”.

La fragilidad y el fracaso son fuentes de emergencia de lo radicalmente nuevo.

Descubrirse incompleto abre al trabajo colaborativo a través del reconocimiento de lo que aporta el otro. Podría reformularse así: la fragilidad y el límite abren a la relación y a la cooperación. El o la dirigente que se sabe vulnerable acepta la noción de carencia. Sin embargo, ¡la carencia abre a la alteridad! El exceso de confianza en uno mismo limita la aptitud del dirigente para aceptar el feedback, los comentarios y las evaluaciones de los demás, según explica Fabienne Alamelou-Michaille. “Puede conducir a sentimientos de omnipotencia y comprometer a los dirigentes en proyectos insensatos”. En contra de la imagen que se suele dar de ellos, los límites deben ser percibidos como una oportunidad, una apertura a la colaboración. “Un límite no es un menos, sino un más: más de relación, más de conexión. La fragilidad es el pasaporte al auténtico trabajo colectivo”.

Por último, reconocerse perfectible abre a la progresión y autoriza la de todos, precisamente porque esta dinámica de progreso está inscrita en nuestra humanidad. “La fragilidad y el fracaso son fuentes de emergencia de lo radicalmente nuevo”, señala la autora del libro. “Los momentos de debilitamiento pueden contribuir a la maduración humana”. Bien entendida, aceptada y acompañada, la experiencia de la fragilidad es un formidable trampolín para reincorporarnos y progresar… Con total humanidad.

Tags:
empresalimitesmanagementtrabajo

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.