Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconCultura e Historia
line break icon

Beata Regina Protmann: Renunció a la clausura para ayudar a los pobres

REGINA PROTMANN

Shutterstock | Irina Borsuchenko

Sandra Ferrer - publicado el 01/09/21

Repasamos la historia de fe y caridad de la Fundadora de la Congregación de las Hermanas de Santa Catalina de Alejandría

En el siglo XVI, Europa se vio sumida en una de las crisis religiosas más profundas de su historia. La aparición de la reforma luterana provocó un cisma en el seno de la Iglesia Católica que tuvo como respuesta una profunda Contrarreforma materializada en el Concilio de Trento celebrado entre los años 1545 y 1563.

De las muchas disposiciones aprobadas, se definió una nueva manera de abrazar la vida religiosa para las mujeres basada en la voluntariedad de la misma. Ninguna mujer podía tomar los votos forzada por nadie. La que lo hacía, debía aceptar que la clausura iba a ser una de las principales bases de la vida conventual femenina.

Sin embargo, hubo muchas religiosas que veían la necesidad de salir de las rejas del convento para ayudar a quienes sufrían cerca de ellas, por lo que no fueron pocas las que pidieron poder continuar con labores asistenciales. Ese fue el origen de una de las muchas órdenes creadas por mujeres valientes que quisieron llevar el ejemplo de Jesús hasta las últimas consecuencias.

De niña no le faltó nunca de nada

Regina Protmann nació en aquel convulso siglo de guerras entre imperios y estados en las que los cristianos de la Vieja Europa se enfrentaron entre sí. El año que llegó al mundo, 1552, su ciudad natal, de Braunsberg-Ermland era uno de los principales focos de la actual Polonia que se levantaron a favor de la reforma de Lutero. La familia de Regina, sin embargo, se mantuvo fiel a los dictados de Roma y así lo transmitió a sus hijos e hijas.

Hija de una familia católica burguesa, Regina creció rodeada de cariño y no le faltó nunca de nada. Además de recibir una buena educación, sus padres se esmeraron en transmitir a sus hijos las vidas de los santos. De las muchas historias que Regina escuchó durante las largas veladas en las que su padre les leían historias de hombres y mujeres santificados por la Iglesia, quedó impresionada por la biografía de Santa Catalina de Alejandría. Un ejemplo de vida que marcó para siempre su destino.

Cuando Regina tenía diecinueve años, dejó atrás la vida acomodada en la que había nacido y crecido. A pesar del rechazo inicial de su familia, que vio como su hija desestimaba una importante proposición de matrimonio, finalmente aceptaron que Regina quisiera abrazar la vida religiosa.

Vida de austeridad y oración

Junto a otras jóvenes, se instalaron en un edificio medio en ruinas y empezaron una vida basada en la austeridad y la oración. Pero la vida contemplativa no iba a ser el único objetivo para esas mujeres que veían la necesidad de salir al mundo y ayudar a los más necesitados.

En 1571 fundó la Congregación de las Hermanas de Santa Catalina de Alejandría, forjando una comunidad alejada de la estricta clausura y volcada en la oración y la vida contemplativa pero también en la asistencia a pobres y enfermos así como la educación, principalmente de las niñas. La congregación fue oficialmente reconocida en 1583 y aprobada por el Papa Clemente VIII en 1602.

Tuvo un papel muy importante en el cuidado de enfermos en hospitales y en sus propios hogares, en la formación cristiana con la fundación de escuelas femeninas y en la ayuda asistencial y caritativa en general. Un proyecto basado en el lema “Como Dios quiera” y que pronto se extendió desde Polonia a otros países de Europa así como a lugares alejados de su lugar de origen como Brasil y Togo.

Las palabras «como Dios quiera» se convirtieron en lema de su vida

Regina Protmann fallecía tras una larga enfermedad el 18 de enero de 1613. Su labor, sin embargo, continuó viva hasta la actualidad y en Grottaferrata se veneran sus reliquias.

El 13 de junio de 1999, el Papa Juan Pablo II celebró la homilía de beatificación de Regina Protmann en Varsovia.

Durante la misa, el pontífice le dedicó estas palabras: “La beata Regina Protmann, fundadora de la congregación de las Hermanas de Santa Catalina, procedente de Braniewo, se dedicó con toda su alma a la obra de renovación de la Iglesia a fines del siglo XVI y principios del XVII. Su actividad, que brotaba de su amor a Cristo sobre todas las cosas, se desarrolló después del concilio de Trento. Se insertó activamente en la reforma posconciliar de la Iglesia, realizando con gran generosidad una labor humilde de misericordia. Fundó una congregación que unía la contemplación de los misterios de Dios con la atención a los enfermos en sus casas y con la instrucción de los niños y de las muchachas. Dedicó especial atención a la pastoral de la mujer. La beata Regina, olvidándose de sí misma, abarcaba, con una mirada clarividente, las necesidades del pueblo y de la Iglesia. Las palabras «como Dios quiera» se convirtieron en lema de su vida. Su ardiente amor la impulsaba a cumplir la voluntad del Padre celestial, a ejemplo del Hijo de Dios. No temía aceptar la cruz del servicio diario, dando testimonio de Cristo resucitado”.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.