Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconCultura e Historia
line break icon

Martirio en un campo de concentración: “Ella era un ángel en un abismo de mal”

Photo with the consent of the Dominican Sisters

Anna Gebalska-Berekets - publicado el 28/08/21

Fue brutalmente apaleada. La beata sor Julia Rodzińska sacó fuerzas y esperanzas de la oración. Recibió visitas de presos de diversas nacionalidades que querían rezar el rosario.

Sus compañeros presos la calificaban de ángel de bondad. La beata Julia Rodzińska murió en el campo de concentración de Stutthof a los 46 años. Se encontraba entre los 108 mártires que murieron durante la Segunda Guerra Mundial y que fueron beatificados por el papa Juan Pablo II. Fue la primera monja dominica en ser elevada a los altares.

En el campo, sor Julia Rodzińska lo compartía literalmente todo, incluyendo el pan, con los demás. Precisamente de una rebanada de pan se hizo las cuentas de un rosario. Extraía fuerzas y esperanza del rezo del rosario. Prisioneros de diferentes nacionalidades acudían a ella: “Vayan a sor Julia por el rosario”, solían decir.

Madre de huérfanos

Tras la muerte de sus padres, fue cuidada por monjas dominicas de un convento cercano dirigido por sor Stanisława Lenart. Tras terminar la escuela, Stanisława Maria (o Estanislava María) se educó en el Centro de Formación de Docentes de Nowy Sącz, Polonia.

A los 17 años de edad, decidió abandonar la escuela para ingresar en la congregación de las Hermanas de Santo Domingo. Vistió el hábito blanco y asumió el nuevo nombre de María Julia. Fue enviada a Cracovia, donde continuó sus estudios y, tras pasar el examen de cualificación, obtuvo una licencia de maestra permanente.

Era especialmente sensible hacia los huérfanos y cuidó de su vestimenta y su educación. Luego, prosiguió con su vocación en Mielżyn n. Gniezno, Rawa Ruska y Vilna. Cuidó de los niños y los jóvenes más pobres, trabajó como niñera en un orfanato, mostrando apoyo a los niños y ayudándoles a recibir una educación.

Cuando el ejército soviético invadió Vilna, la situación de las monjas cambió drásticamente a peor. En septiembre de 1920, las hermanas dominicas fueron despedidas de su trabajo y, con permiso de las autoridades eclesiásticas, empezaron a vestir ropa seglar.
Sor Julia siguió enseñando clandestinamente durante la ocupación alemana hasta su arresto en 1943.

Un ángel bueno en el infierno del campo de concentración

La monja fue encarcelada y torturada en Łukiszki. No obstante, no renunció a su fe ni a sus valores centrales. Estuvo cautiva durante un año en una celda de aislamiento y luego fue evacuada con otros prisioneros al campo de concentración de Stutthof.

A partir de entonces, Julia se convirtió en el número 40992. Las condiciones del campo eran duras. Suciedad, alimañas, acceso limitado a agua potable, pocas raciones de comida distribuidas en condiciones extremas que insultaban la dignidad humana… Sin embargo, ella no perdió la esperanza y era amable con todo el mundo.

Un día, se enteró de que un preso planeaba quitarse la vida en el campo judío, así que ella le estuvo enviando mensajes secretos hasta que él le aseguró que no se suicidaría. Más tarde, ese mismo hombre admitió que fue sor Julia quien le infundió esperanza para sobrevivir al infierno del campo.

Rosario hecho de pan

La monja animaba a los demás a rezar. Llegó incluso a fabricar las cuentas de un rosario usando una rebanada de pan del campo. Ewa Hoff, una de las supervivientes, describió un momento emotivo:

“Me tocó con suavidad, como solamente una madre podría despertar a un niño: ‘Tengo algo de sopa para ti y me gustaría que la comieras mientras aún está caliente. Es la única razón por la que te despierto’”, le dijo sor Rodzińska.

Mira las fotografías de la beata sor Rodzińska:

Una testigo de misericordia

Cuando una epidemia de tifus estalló en el campo en 1944, las autoridades aislaron el campo judío de las demás instalaciones. El plan era que todos los judíos murieran. Los prisioneros evitaban el bloque mortífero, pero no sor Julia, que organizó repartos de medicinas y agua. Continuó ayudando incluso cuando ella misma contrajo el tifus. Los presentes atestiguaron que Rodzińska “repartía misericordia en condiciones donde la existencia de la misericordia se había olvidado”. Murió la muerte de una mártir.

Uno de los presos cubrió el cuerpo desnudo de sor Julia, apilado sobre los demás cadáveres que habían de ser quemados, con una pieza de la vestimenta rayada del campo de concentración para expresar gratitud y respeto hacia su vida de sacrificio por los demás.

Ojos en la Eternidad

Durante la Sagrada Misa que marcó el 20.º aniversario de su beatificación, el padre Piotr Ciuba, OP, prior del priorato dominico de Cracovia, declaró: “Ella era un ángel en un abismo de mal que ofreció ayuda a quienes sufrían. Ella es prueba de que el bien puede florecer incluso donde el mal parece haber arraigado”.

Los supervivientes del campo la recuerdan como una “monja arrodillada sobre un tablón de madera, con la espalda recta y la mirada alzada, con los ojos fijos en la Eternidad”.

He empleado las siguientes fuentes: catholic.net; info.wiara.pl; dominikanki.pl; premium.brewiarz.pl; J.M. Dombek OP, “Moc w słabości – życie i męczeństwo Siostry Julii Rodzińskiej”, Cracovia 1998.

El texto fue publicado en la edición polaca de Aleteia: https://pl.aleteia.org/2021/05/12/w-bezmiarze-zla-byla-aniolem-meczenska-smierc-w-obozie-i-rozaniec-z-kromki-chleba/

Tags:
holocaustopolonia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.