Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 21 septiembre |
San Mateo
home iconCuriosidades
line break icon

Del honor al desprecio: los burros y el papado

DONKEY

Renata Sedmakova | Shutterstock

I.Media en exclusiva para Aleteia Vaticano - publicado el 28/08/21

Este humilde animal de largas orejas fue escogido por Cristo y, en ocasiones, por sus Vicarios

En su libro Jesús de Nazaret, publicado en 2007, el papa Benedicto XVI sorprendió a muchos lectores al señalar que el Evangelio de Lucas no menciona la presencia de un asno ni de un buey en el nacimiento de Jesús en Belén.

La adición de los dos animales es, de hecho, una construcción a posteriori derivada de un extracto de Isaías, el profeta que había anunciado la llegada del Mesías: “El buey conoce a su amo y el asno, el pesebre de su dueño; ¡pero Israel no conoce, mi pueblo no tiene entendimiento!” (Is 1,3).

Aunque la presencia de un burro o asno junto al bebé Cristo se limita, por tanto, a la tradición popular, no es la única vez que vemos a este animal acompañando a Cristo.

Fue este animal el que transportó a la Virgen María a Belén antes del parto, y luego a Egipto durante la huida de la cólera de Herodes.

Ante todo —y, ahora sí, según se referencia en la Escritura— fue este animal de largas orejas el que escogió Cristo para hacer su entrada “real” en Jerusalén justo antes de su Pasión.

Desde Cristo a sus Vicarios

Por tanto, el burro, un animal asociado a Cristo, se asocial también, como es natural, con el papado, aunque su presencia es discreta y ambivalente. Esto podría explicarse por la oposición original entre las Iglesias Oriental y Occidental a partir del siglo IV.

Lo cierto es que el patriarca de Constantinopla no montaba a caballo, sino que, por humildad, seguía el ejemplo de Cristo y montaba en burro. En cambio, parecía que el papado prefería el caballo, una montura más “noble” y rápida.

Sin embargo, el simbolismo asociado al asno ha estado ligado a los Papas durante mucho tiempo, como evidencia el festival medieval de Cornomannia, una especie de carnaval que se celebraba en Roma el primer sábado después de Pascua.

En esta ocasión, en presencia de la población romana, el Papa asistía a escenas burlescas en las que un arcipreste montaba a burro, pero de espaldas.

Era una postura especialmente humillante, ya que era lo opuesto a la de Cristo, y cumplía con una función catártica típica de este tipo de evento.

Unos cuantos años después, el antipapa Gregorio VIII, arrestado por el legítimo papa Calixto II en 1121, fue forzado, a modo de humillación, a montar de espaldas en un caballo con grandes orejas.

Hasta donde sabemos, pocos Papas han montado en burro. Uno de los únicos Pontífices que lo han hecho fue Celestino V, un monje ermitaño que fue famoso también por ser el único obispo de Roma en renunciar a su puesto antes de Benedicto XVI.

La crónica de la época atestigua que, cuando entró en la ciudad de L’Aquila a unos 100 kilómetros al este de Roma, en 1294, donde iba a ser coronado, el Pontífice escogió pasar por las puertas de la capital de la región de Abruzos sobre un asno, en un gesto que imitaba la entrada de Jesús en Jerusalén.

El burro, un insulto contra el Papa

El Renacimiento puso final al empleo simbólico del burro por los Papas, ya que el animal se asociaba cada vez más con la estupidez, como en la cultura pagana clásica que se redescubría en esta época. Hay un acontecimiento concreto que muestra esta evolución.

En 1495, el Tíber se desbordó. En el lecho del río, los atónitos romanos encontraron el cadáver de un extraño monstruo con una forma híbrida y cuya auténtica figura aún se desconoce a día de hoy. Las noticias recorrieron toda la ciudad, todo el Lacio y toda la península.

Algunos astutos impresores de la Ciudad Eterna aprovecharon la moda para vender litografías con representaciones de la bestia, dejando correr su imaginación, y tuvieron cierto éxito.

Los contemporáneos se asustaron más todavía y vieron en el aspecto de este monstruo en la ciudad de san Pedro la señal de una decadencia apocalíptica del papado.

En 1498, dos mercantes de Bohemia, Alemania, se toparon con uno de estos grabados y, de inmediato, asociaron el extraño monstruo –que tenía cabeza de burro– con la corrupción del Papa.

La imagen viajó de vuelta con ellos a Alemania y fue copiada por las imprentas, que difundieron la imagen del “Papst-Esel”, el Papa-burro, para burlarse del Trono de Pedro.

Pero la historia no termina aquí. En 1523, el mismo Martín Lutero, en asociación con Felipe Melanchthon y el grabador Lucas Cranach, recurrió a la herramienta de la propaganda y publicó un panfleto en el que hacía una exégesis de este siniestro monstruo que acechaba Roma.

La cabeza de burro, decía, es la señal de la idiotez de la curia romana; cada una de las otras partes, de otros animales –elefante, ave rapaz, buey–, las asociaba igualmente con un defecto de la Santa Sede.

Fue un golpe bajo, pero exitoso, ya que el Papa-burro se convirtió, como si de un hombre lobo o un vampiro se tratara, en un monstruo famoso en la tradición protestante.

Desde entonces, el burro o asno ha desaparecido por lo general del “zoológico” del papado. Únicamente mencionaremos, a modo de conclusión, que el papa Francisco admitió ante unos coristas en 2015 que ¡“si yo cantara, parecería un burro”!

Tags:
animalescuriosidadevangeliohistoria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
3
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
DEVIL,THUMBS UP
Marcello Stanzione
Así avanza la propaganda satanista en internet
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.