Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 29 septiembre |
San Wenceslao
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Greta Riccardi: gimnasta atropellada por un camión, hoy dirige un equipo

Greta Riccardi | Instagram

Giovanna Binci - publicado el 19/08/21

En 2017 fue atropellada por un camión fuera de la escuela. Cuatro años después, Greta Riccardi vuelve al podio de la gimnasia rítmica contra todo pronóstico y arrastra a sus compañeras a la Serie B

La vida se parece a esa cinta que Greta tiene entre sus manos: te hipnotiza en su fluir armonioso y perfecto, en las volteretas suspendidas en el aire e incluso en esos cortes inesperados y en los repentinos cambios de dirección.

La cinta de la vida

Me conmovió el texto que esta gimnasta de diecinueve años escribió bajo una foto en su perfil de Instagram:

“La vida es un flujo continuo que nosotros intentamos parar… Pero dentro de nosotros, en aquello que nosotros llamamos alma, y que es la vida en nosotros, el fujo continúa,… por otros diques, dentro de los límites que le imponemos al construirnos una conciencia, al edificarnos una personalidad. En ciertos momentos tempestuosos, todas esas nuestras normas ficticias se hunden miserablemente».

En estas frases de Pirandello, Greta Riccardi debió haber visto realmente su historia.

Promesa de la gimnasia rítmica, en 2017, al salir de la escuela en Pavia, fue atropellada por un camión al atravesar la calle. El flujo armonioso de una vida hecha de sueños, entrenamientos y muchas metas alcanzadas con horas de gimnasio desde que tenía cinco años, parece interrumpirse.

Nunca me di por vencida

Las certezas se derrumban, pero Greta no pierde el control de esa cinta. La agarra con fuerza. No pierde la consciencia mientras los paramédicos la trasladan a terapia intensiva en el San Matteo donde la situación es grave por las lesiones en las piernas y la pelvis.

El pensamiento va de nuevo a esa cinta: ¿tal vez se acabó todo? 

La gimnasta permanece en esa cama de hospital durante cinco meses, decidida a no soltar incluso ante la perspectiva de una larga y dolorosa rehabilitación.

“El dolor fue muchísimo, sentía como descargas desde la cadera al pie. Pero nunca me di por vencida. La disciplina y el rigor que siempre he puesto en el deporte me acompañaron también durante mi rehabilitación. Hacía fisioterapia dos veces al día con un equipo extraordinario que me ayudó a superar momentos realmente difíciles».

Corriere.it

Cuerpo y equipo

Me imagino a esta chica, con sus mallas de lentejuelas y la cinta en la mano, quieta, en el suelo y es como si esto también fuera parte de una de sus coreografías.

La rítmica está hecha de cuerpo y equipo y todo está en la armonía con que estas dos partes se relacionan. En esta inmovilidad forzada por el dolor, el flujo dentro de esta muchacha nunca se detuvo. El alma de la que habla Pirandello sigue llena de tenacidad y de la misma determinación que la guiaron en tantos podios.

La vida se asemeja precisamente a la cinta que Greta tiene entre las manos: no la puedes controlar, puedes bailar con ella, crear maravillosas coreografías que se encajan perfectamente en ese flujo, incluso cuando esa cinta repentinamente se arruga. Podemos escribir en el aire una historia maravillosa.

En un instante todo fue atropellado por los eventos, por el miedo al final, por la vida que sigue allá fuera y se estrella frente a lo que no puedes (todavía) hacer. Greta acoge todo como un valioso estímulo:

“Veía a las demás atletas entrenarse, a nivel psicológico fue una salvación, porque entraba en mi mundo. Después de un año de trabajo estaba ágil y coordinaba mis movimientos, hacía splits y volteretas. Me subí a la plataforma y todos en la grada estaban ahí para mí, sin rivalidad ni fans, me abrazaron con un largo aplauso”.

Ayudar a otros

La capitana del equipo de rítmica no solo volvió, sino que arrastró a su equipo a la meta de la serie B.

También hay otro objetivo por alcanzar en septiembre: ingresar a la facultad de fisioterapia para “ayudar a otras personas en dificultad, algo que para mí fue determinante».

Y entonces el flujo se desborda nuevamente, como en la frase de Pirandello, pero esta vez es pura felicidad y gratitud.

Tags:
accidentedeporteresilienciasuperaciónvalentía
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
2
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
3
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
4
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
5
P. Paulo Ricardo
¿Por qué la Iglesia católica está en contra de los métodos antico...
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
Redacción de Aleteia
Padres, bauticen a sus hijos lo antes posible, ¡hay diferencia!
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.