Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 23 septiembre |
San Pío de Pietrelcina
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo los padres militares pueden hablar con sus hijos sobre su trabajo

militaire avec son enfant

© dimid_86 - shutterstock

Claire de Campeau - publicado el 11/08/21

¿Deberíamos hablar de los riesgos? ¿Restarles importancia? ¿Y qué pasa con las épocas de misión?

Puede ser difícil hablar a nuestros hijos del servicio militar. ¿Deberíamos hablar de los riesgos del trabajo? ¿Deberíamos restarles importancia para hacer que su vida diaria sea menos estresante? ¿Cómo podemos mantener el contacto cuando un padre o madre militar está desplegado?

Aunque difícilmente podemos ocultar el peligro de la profesión a nuestros hijos, sí podemos encontrar formas de hablar del tema apropiadas a su edad. Marie-Armelle, cuyo marido sirve en una rama de las fuerzas armadas francesas, vive en barracones con sus cuatro hijos y no tiene intención de ocultarles las heridas o accidentes que su padre pueda sufrir en el ejercicio de su deber. Sin embargo, aunque no niega los riesgos del trabajo y habla de forma natural a sus hijos sobre ello, se abstiene de hablar de riesgos fatales.

Elise y Florian, una pareja donde el segundo está en las fuerzas armadas francesas, han decidido no hablar de los riesgos en absoluto a sus hijos porque son demasiado jóvenes aún. Según dice Elise:

No creo que debamos explicárselo antes de ser preadolescentes o antes de que ellos mismos hagan las preguntas. Prefiero centrar mis explicaciones en el hecho de que su padre está protegiendo a personas y tiene todo el entrenamiento y las herramientas para mantenerse a salvo.

Su definición del trabajo todavía es bastante simplista en este momento: “Papá protege a las personas de los malos”. Es fundamental subrayar a los niños pequeños el sentido de compromiso: “Es útil enfatizar el sentido de deber y de autosacrificio”.

A los niños que ven a uno de sus padres trayendo armas a casa no se les engaña durante mucho tiempo y pueden surgir problemas de ansiedad frente a una profesión que está llena de peligros. “Mi hijo mayor a menudo pregunta a mi marido si ha matado a alguien alguna vez”, explica Marie-Armelle. “Es algo que parece inquietarle. Mi marido llega a casa con su pistola, así que reciben recordatorios habituales del peligro que supone”.

Adaptación diaria 

Los periodos de ausencia de uno de los padres, aunque estén previstos y sean explicables, siguen siendo difíciles de vivir en un hogar. Los niños construyen su vida en torno a rituales y puntos de referencia estables, de modo que pueden quedar desestabilizados por los cambios en la vida familiar, como es el caso de una alternación constante entre presencia y ausencia.

Marie-Armelle y Elise leen cuentos a sus hijos que les ayuden a entender el trabajo de su padre. “Entender lo que hace la rama de las fuerzas armadas de su padre evita que inventen historias e imaginen cosas que les generen ansiedad”, afirma Elise.

Una herramienta concreta y tranquilizadora puede ser un calendario donde la familia pueda contar los días entre dos despliegues del padre o madre ausente. Para los niños pequeños, la ausencia puede ser un poco desmoralizante, explica Marie, cuyo hijo mayor tiene 5 años, ya que su noción del tiempo aún es bastante relativa. Sin embargo, no le faltan ideas para ayudar a que sus hijos pasen el tiempo con más facilidad:

Para el despliegue más reciente, imprimí y laminé dos fotos para cada niño: una de su padre en traje de faena y la otra del niño con su padre. Durmieron con esas fotos todas las noches. También, cada fin de semana durante un despliegue, marcamos la ocasión con una actividad divertida y un buen postre en la pastelería. Y, por encima de todo, les repito una y otra vez que papá está fuera por trabajo, no por culpa de ellos, y que les quiere muchísimo. Él, por su parte, graba pequeños vídeos en los que les explica in situ cómo es su habitación, su rincón de la tienda, su oficina, la enfermería, el campamento, etc. ¡y los niños no dejan de pedir más vídeos!

Con paciencia y ternura puede organizarse una vida diaria ordinaria en torno a un trabajo con un ritmo inusual y alto riesgo.

Mantener discretas las preocupaciones

Aunque es legítimo y normal que “quien se queda atrás” se preocupe, estas preocupaciones pueden ser delicadas de gestionar delante de los niños, dependiendo de su edad y su sensibilidad. Marie-Armelle recuerda la Navidad de 2019:

Vivimos un despliegue a una misión peligrosa. Yo tuve muchas dificultades para mantener la calma durante unos cuantos días muy estresantes. Tenía muy pocas noticias y las pocas que tenía no eran tranquilizadoras. Mis hijos tenían todos menos de cinco años, así que no se lo dije y volví a casa a visitar a mi familia antes de lo previsto.

Aunque es importante ser claros y honestos, no es necesariamente prudente explicarlo todo a los niños demasiado rápido. ¿De qué les serviría estar ansiosos dándole vueltas en la cabeza todos los días a la muerte cada vez que su madre o padre esté desplegado?

Admiración que ofrece consuelo

Si hay una cosa que une a los hijos de militares es la admiración sin límites que sienten por sus padres. Marie-Armelle comenta:

Mis hijos están totalmente impresionados con la profesión de su padre. Los dos mayores quieren ser gendarmes también. Les apasionan los libros que explican esta profesión, el uniforme y los vehículos. Es un mundo al que sienten que pertenecen desde que nacieron, porque vivimos en barracones.

El aspecto del “papá superhéroe” también fascina a los hijos de Marie, la esposa de un médico militar. Este aspecto extraordinario de su profesión, el ser un papá que salva soldados, ayuda a los niños al “hacer un poco más dulce el amargo trago de sus ausencias”. 

Tags:
dialogofamiliamilitarpadres-hijosprofesion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
Christine Stoddard
5 pequeñas oraciones para disminuir el estrés y tener paz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.