Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
home iconCultura e Historia
line break icon

Isabel Roser: la mujer detrás de san Ignacio de Loyola

SAINT IGNATIUS

Public domain

Sandra Ferrer - publicado el 09/08/21

Esta mujer devota ayudó con sus bienes al santo en la fundación de la Compañía de Jesús

La fundación de las distintas compañías y órdenes religiosas han necesitado del carisma, el tesón y la determinación de hombres y mujeres volcados en una misión divina para la cual nacieron.

Pero en este mundo material necesitaron también ayuda económica para poder continuar con su labor. En este camino de formación, las mujeres tuvieron un papel muy importante. 

En el siglo XVI, cuando un joven llamado Ignacio viajaba en busca de iluminación, se topó con un grupo de mujeres que le ayudarían a hacer realidad su sueño. Había sido en Manresa, donde hacia 1522 había pasado meses en una cueva forjando su espíritu y buscando respuestas a sus preguntas.

Allí, unas damas acomodadas y de profunda fe quedaron impactadas por las palabras de aquel hombre sabio y no dudaron en facilitarle los bienes materiales que necesitaba para subsistir. 

Un año después, en una pequeña iglesia de Barcelona conocía a otra mujer devota. Se llamaba Isabel Roser. Cuando vio a aquel hombre vestido de manera humilde y rezando con intensa devoción quedó tan impresionada que no dudó en invitarle a comer a su casa.

Junto a su marido, escucharon sus conmovedoras palabras. Ignacio les explicó que había pasado un tiempo en Manresa y ahora estaba de camino a Tierra Santa. 

«Madre» Isabel

Desde entonces, Isabel Roser se convirtió en una de sus principales benefactoras. Sufragó sus estudios y apoyó todas sus decisiones, manteniendo una intensa correspondencia en la que Ignacio la conocía respetuosamente como “madre”.

Tras años de trabajo y esfuerzo, en 1540 nacía la Compañía de Jesús. Isabel Roser se sentía parte importante de este gran proyecto por lo que, cuando un año después quedaba viuda, sintió el deseo de unirse a Ignacio en su camino creando una rama femenina de la compañía. 

Fue entonces cuando el religioso y su benefactora iniciaron un difícil periodo vital. Ignacio de Loyola no había previsto una rama femenina para su nueva orden religiosa.

Una de sus principales misiones se centraba en la vida de peregrinación, moviéndose de un lado a otro, algo que en pleno siglo XVI era inconcebible que realizara una mujer, puesto que para ellas estaba reservada la vida doméstica o conventual. 

A pesar de la negativa de Ignacio de Loyola, Isabel Roser no cejó en su empeño y llegó hasta Roma para alcanzar su objetivo. En 1545, el día de Navidad, consiguió junto a dos mujeres más, que el papa Pablo III les permitiera hacer votos perpetuos como miembros femeninos de la Compañía de Jesús.

Durante un tiempo, Isabel y las otras mujeres trabajaron intensamente en la casa de Santa Marta de la Ciudad Eterna acogiendo a prostitutas. 

Negativa del Papa

Nueve meses después, el papa revocó el permiso para que ejercieran como parte de la Compañía de Jesús e Isabel Roser tuvo que aceptar que la congregación de su querido Ignacio nunca aceptaría mujeres en su seno.

De regreso a Barcelona, ingresó en un convento de clarisas desde donde continuó manteniendo correspondencia con él y sintiendo por Ignacio el mismo afecto que la había impulsado a apoyarlo para que su sueño se hiciera realidad.

A pesar de las fricciones por querer formar parte activa en el proyecto del futuro santo, Isabel Roser e Ignacio de Loyola no rompieron nunca sus lazos afectivos y siempre mantuvieron un mutuo respeto. 

Isabel Roser fallecía a finales de 1554 en el convento de Santa María de Jerusalén de Barcelona. Meses después de su desaparición, otra mujer, la hermana de Felipe II Juana de Austria, era nombrada jesuita. Sería la única mujer en conseguirlo. 

Tags:
historiajesuitasmujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.