Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 23 septiembre |
San Pío de Pietrelcina
home iconEspiritualidad
line break icon

Santa Cristina de Bolsena, la mártir bautizada por el mismo Cristo

"Wellcome Library, London" | Wellcome Library, London

Maria Paola Daud - publicado el 07/08/21

“¡Haz un sacrificio a los dioses si no quieres ser cruelmente atormentada y dejar de ser mi hija!”, le retó su padre, pero ella permaneció fiel a Dios

Hay historias increíbles de santidad, y esta es una de ellas, de una niña de sólo 11 años que por no renegar su fe, sufrió más de un martirio, pero fue bendecida por el mismo Cristo que se apareció para bautizarla.

Su historia ha sido contada y escrita por varios autores a través de los siglos. El más antiguo data del siglo V, fue encontrado en un papiro de Oxjrhynchos, Egipto.

El texto para relatar su pasión es una adaptación de la “Legenda Aurea” del dominico Jacopo da Varagine (1228-1298):

Historia y pasión de santa Cristina

Cristina era una niña nacida en una familia noble en Tiro en Italia. Tan hermosa que muchos la querían como esposa, pero sus padres ya habían elegido su destino. Decidieron consagrarla para el culto a los dioses.

Por esta razón la encerraron en una torre junto a doce doncellas y varias estatuas de dioses en oro y plata. Pero Cristina adoraba a un solo Dios, un Dios que a la vez era trino.

Cuando su padre lo vino a saber, por boca de una de las doncellas, le dijo que no entendía, si podía adorar a Tres, por qué no podía adorar a más. Ella le contestó que en realidad era una sola Divinidad.

Rechazando adorar los otros dioses, Cristina arrojó el incienso que le habían dado para rendir culto por la ventana de la torre. Luego rompió las estatuas y distribuyó el oro y la plata entre los pobres.

El padre se enojó tanto que la hizo desnudar y golpear por doce sirvientes, quienes cumplieron la orden hasta desfallecer por la falta de fuerzas.

Cristina, entonces dijo a su padre: “Hombre sin honor ni vergüenza, odiado por Dios, los que me golpearon ahora están sin fuerzas y ninguno de tus dioses podría devolvérselas”.

Y su padre ordenó que la encadenaran y la encerraran en la cárcel.

Estando la niña en la cárcel, fue su madre a visitarla con la intención de hacerle cambiar idea, pero ella le hizo saber que era solo hija de Dios.

El padre enfurecido, la llevó a la corte y dijo:

“¡Haz un sacrificio a los dioses si no quieres ser cruelmente atormentada y dejar de ser mi hija!”.

Y ella: “Me has concedido un gran favor al no llamarme hija del diablo, porque del diablo solo puede nacer un demonio”.

El padre, furibundo, ordenó desgarrarle la carne con clavos de hierro y cortar cada miembro en pedazos; pero Cristina tomó los pedazos de su propia carne y los arrojó en la cara de su padre, diciendo: “¡Toma, tirano, y come la carne que has engendrado!”.

Luego su padre hizo que la pusieran en una rueda, donde la hizo prender fuego avivándolo con aceite. La llama creció tanto que mató a 1.500 paganos, pero no a Cristina.

El padre atribuía todos estos milagros a las malas artes de su hija. La volvió a encarcelar. Y cuando llegó la noche, ordenó a sus sirvientes que le ataran una piedra al cuello y la arrojaran al mar.

Pero los ángeles la levantaron en brazos y Cristo mismo descendió a ella bautizándola con estas palabras: “Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Luego la confió al arcángel Miguel, quien la devolvió a tierra.

Su padre admirado con tanta “brujería” ordenó que la encerraran nuevamente en una prisión y la decapitaran al día siguiente. Pero esa misma noche el padre cruel, que se llamaba Urbano, fue encontrado muerto.

Un martirio sin fin

Su sucesor fue un juez no menos injusto llamado Elio, que hizo sumergir a Cristina en un caldero hirviendo lleno de aceite, resina y brea, y ordenó a cuatro hombres que lo agitaran.

Pero Cristina alabó a Dios en el caldero y le agradeció porque recién nacida en la fe, permitió que la mecieran suavemente.

Entonces el juez, enojado, hizo que le raparan la cabeza a la santa y ordenó que la llevaran desnuda al templo de Apolo.

Tan pronto como llegó allí, el ídolo cayó al suelo en pedazos. Ante esta noticia, el juez murió asustado de un ataque al corazón.

Le sucedió Giuliano, que encendió un horno para arrojar a Cristina; aquí la niña permaneció cinco días en compañía de los ángeles, sin sufrir ningún daño.

Cuando Giuliano se enteró de esto, atribuyó el milagro a las malas artes de la niña y ordenó que le arrojaran dos áspides, dos víboras y dos culebras.

Pero las víboras se enrollaron a sus pies, los áspides rodearon sus pechos y las culebras lamieron el sudor alrededor de su cuello.

Entonces Cristina ordenó a las serpientes que se fueran al desierto.

Giuliano exasperado ordenó arrancarle los pechos a la niña, y estos manaban leche en lugar de sangre. Después le cortaron la lengua, pero Cristina no perdió la palabra por esto.

Finalmente Giuliano hizo perforar a la niña con dos flechas en el corazón y una en el costado.

De esta manera, Cristina devolvió su alma a Dios aproximadamente en el año del Señor 297, bajo el reinado de Diocleciano.

Chapel of our Lady of the Rosary of Santi Giovanni e Paolo (Venice) – Martyrdom of St Christina by Sante Peranda

Santa Cristina es patrona de los molineros y de las ciudades de Palermo, Ciudad de Osma, Huerta de Abajo (Burgos), Artana (Castellón de La Plana). Su festividad es el 24 de julio.

El cuerpo de la santa descansa en Bolsena, Viterbo. La ciudad de Tiro estaba ubicada cerca de Bolsena, y con el tiempo fue destruida desde sus cimientos.

Tags:
martiresniñasantoralsufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
Christine Stoddard
5 pequeñas oraciones para disminuir el estrés y tener paz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.