Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 21 octubre |
Santa Laura Montoya
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

6 santos que vivieron con miedo, y sirvieron a Dios igualmente

SAINTS

Public Domain

Meg Hunter-Kilmer - publicado el 05/08/21

San Agustín de Canterbury (604)

Fue enviado por San Gregorio el grande a predicar por Inglaterra. Pero mientras la compañía viajaba hacia el norte, se les obsequió con historias sobre las formas salvajes de los paganos ingleses y los peligros de cruzar el Canal de la Mancha. Los hombres estaban tan aterrorizados que Agustín dio instrucciones a los otros de quedarse en Francia mientras el volvía a Roma a consultar al Papa. Presumiblemente, Agustín esperaba que Gregorio cancelara la misión; en vez de eso animó a Agustín, quien volvió con sus hombres, finalizó su viaje a Inglaterra, y experimentó un éxito tan grande que es conocido como “el apóstol de los ingleses”.

Sebastián Valfrè (1629-1710)

Parecía seguro y agradable, pero sus escritos cuentan otra historia: estaba aterrorizado. Estaba asustado de que no fuera válido para ser un cura predicador, y por culpa de eso empezó a estar asustado de Dios. Aun así seguía rezando, aunque a veces era angustioso. Celebraba misas, oía confesiones, predicaba el evangelio, todo mientras luchaba con la ansiedad. Y eso es lo que le puso en el camino de la santidad. En muchas formas, Valfrè fue un cura extraordinario. Pero ser un sacerdote corriente en medio de la duda, la angustia y el terror (lo que parece probable que haya sido un trastorno de ansiedad) es casi un milagro.

Francis Libermann (1804-1852)

Había sido siempre sensible, fácilmente asustadizo. Aunque encontró una gran paz y alegría al convertirse al catolicismo desde el judaísmo, eso no significó la ausencia de miedo y ansiedad. Libermann estaba preocupado por haber decepcionado a su padre, por el antisemitismo que vivió, por la epilepsia que le obligó a abandonar sus sueños de sacerdocio y por la terrible responsabilidad de ser director espiritual. Estaba tan preocupado que durante un tiempo tenía miedo de cruzar puentes porqué temía tirarse por ellos. Libermann fue ordenado finalmente y se convirtió en el fundador de una orden misionera; aunque seguía luchando contra el miedo, al final dejó de ser dominado por su ansiedad.

María Yi Seong-Rye (1801-1840)

Estaba casada con San Francis Choe Kyong-Hwan. Pero cuando los dos fueron arrestados por ser cristianos, el menor de María estaba con ella en la cárcel, muriendo de hambre mientras a ella se le secaba la leche. Así que la mujer, que no habría negado a su Señor para salvar su propia vida, apostató para salvar a su hijo. Fue liberada, su fe no cambió pero su corazón se rompió debido a su apostasía. Pronto María fue arrestada de nuevo. Esta vez confió a su hijo a personas que cuidarían de él. Sabiendo que estaría seguro, pudo soportar la tortura física; Por muy grave que fuera, nunca podría compararse con el miedo angustioso de una madre por la seguridad de sus hijos.

Santa Francisca Javiera Cabrini (1850-1917)

Cayó a un arroyo cuando tenía siete años y casi se ahoga. Este accidente la dejó con un miedo al agua de por vida. Así que cuando se acercó al Papa para preguntarle por su aprobación por una nueva orden religiosa misionera en China, esperaba viajar por tierra. En vez de eso, el Papa la envió a los Estados Unidos. Pero Cabrini no estaba dispuesta a dejar que sus miedos se interpusieran en el camino de la salvación de las almas, por lo que subió a bordo de un barco, el primero de más de una docena de transatlánticos a los que subiría en su camino hacia convertirse en la primera santa americana.

San Oscar Romero (1917-1980)

No siempre fue el arzobispo valiente dispuesto a dar su vida. Por naturaleza Romero era tímido y callado. El gobierno opresor de El Salvador lo quería como arzobispo por una sola razón: estaban seguros de que sería fácil de controlar. Pero Romero vio el sufrimiento de su gente y empezó a ser más regido por el amor que por el miedo. Finalmente, el amor por su gente le llevó a vivir valientemente, luchando por ellos a cualquier precio. Aunque sus diarios revelan que Romero seguía siendo luchando (muchas veces preocupado de que su programa de radio saliera mal), dejó de vivir en el miedo y ganó la corona del martirio.

  • 1
  • 2
Tags:
ansiedadmiedosantosvalentía
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.