Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 23 septiembre |
San Mauricio y compañeros mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

Tengo fe pero lo que pido es imposible, ¿qué hago?

Korawat photo shoot | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 26/07/21

No puedo lograr que todos tengan una vida plena y feliz, acabar con todo el mal del mundo, pero puedo ofrecerle lo que tengo a Dios

Lo primero que experimentocada vez que enfrento un nuevo día, es el desborde, la impotencia, la conciencia de mi propia pequeñez.

Es ese momento que se desliza entre la noche y el amanecer en el que siento que nada está bajo control y todo parece perdido.

Un instante sutil en el que me confronto con lo que parece un problema irresoluble, una imposibilidad real.

Una misión que supera mis fuerzas. Un desafío que me saca de mi comodidad.

Necesito ponerme en marcha hacia ningún sitio. Arrojarme en el vacío esperando una mano amiga que me salve. Una sonrisa que sostenga mis lágrimas. Un abrazo que contenga mis miedos.

Pero tengo que pasar por ese momento en el que todo parece imposible.

Sólo entonces comprendo que no puedo seguir aferrándome como un náufrago a la tabla que me sostiene en el mar, sujeto por mis propias fuerzas y méritos.

Desprendido entonces de mi capacidad humana dejo espacio a la fuerza de Dios.

Nada de lo humano alcanza

Me he dejado caer, abismado en el océano profundo. He saboreado la amargura de la derrota. He sentido la punzada del miedo.

Y he atisbado una salida que no se ve, gracias a esa fe que nace en lo profundo de mi alma.

Sólo cuando he experimentado la propia debilidad e impotencia comienzo a creer en los milagros.

Nada basta, nada de lo humano alcanza. Si no pongo mi nada, nada sucede. Y sólo si la pongo puede suceder todo.

Pero antes entro en ese instante de pánico lleno de dudas y miedos. ¿Será posible esta vez? ¿No estaré tentando la suerte?

¿No será que Dios me ha abandonado? ¿No será imposible todo lo que he soñado realizar?

Me limito yo mismo

Los planes de Dios superan los planes humanos. Me planteo un proyecto a la medida de mis manos, abarcable. Pero cuando supera mis fuerzas lo abandono por miedo al fracaso.

Yo me pongo los límites y delimito las barreras que no puedo atravesar, porque no sé hacerlo, porque no logro enfrentarlo, porque no tengo aptitudes suficientes.

Yo me limito tantas veces y digo que es imposible. Comenta Jacques Philippe:

«Nuestra prisión somos nosotros, los limites de la percepción de la realidad, nuestras estrecheces de pensamiento y corazón».

Jacques Philippe, Si conocieras el don de Dios

Mis límites no me dejan ver más allá del horizonte marcado por mi vista. Me falta fe en lo que no veo.

Sólo observo el límite y la carencia. Aplico la lógica y hablo de lo que es razonable y lógico, de lo prudente.

Un baño de realismo

Lo imposible se yergue ante mí con una fuerza inaudita. No puedo avanzar porque yo mismo me he defraudado de la vida.

Se me exige algo que no puedo dar. No puedo multiplicar los panes para que lleguen a muchos.

No puedo lograr que todos tengan una vida plena y feliz. No puedo salvar a todas las personas que Dios pone a mi alrededor.

No puedo acabar con todo el mal del mundo. Ni mitigar el sufrimiento de tantos, ni abolir las leyes que atentan contra el amor.

Tampoco puedo conseguir que no haya más injusticias ni muertes. No puedo, es imposible.

Pero no es imposible tomar esos denarios en mis manos, o esos panes y peces y ofrecérselos a Dios.

Sé que no puedo lograr lo imposible, porque no me corresponde. Pero en ese momento de duda y miedo sólo tengo que llegar ante Dios y decirle al oído:

Oración

«Jesús, sé muy bien que es imposible.
Humanamente no hay cómo salvarlo.
Pero Tú sabes más que yo.
Tienes el poder que yo no tengo.
Tú eres el infinito más allá de mi horizonte.
Y eres el amor que supera todos mis amores mezquinos.
Tú no tienes medida, porque para ti todo tiene un sentido.
Nada sin ti existe y nada sin ti sobrevive».

Sólo Dios salva

Aceptar que mi vida descansa en las manos del poder de Dios es lo que me salva.

Por más que hago cálculos humanos, busco medios factibles, hablo de plazos y de empresas posibles, al final sólo Dios me salva.

Por mucho que yo me esfuerce en añadir un día más a mi vida sé que será imposible.

Por más que pretenda que todo sea perfecto, lo que hago, lo que pienso, lo que digo o lo que escribo, no lo logro.

Cuanto antes asuma mi imposibilidad para vivir plenamente, seré más feliz, tendré más paz y mi vida será sin tensión.

No intentaré convencer al mundo de lo que no soy. Ni intentaré mostrar una imagen intachable buscando el reconocimiento.

No esperaré que nunca nadie conozca mi debilidad, incluso mis pecados. Tampoco me tensionaré todos los días pretendiendo ser yo el que haga posible lo imposible.

Me enfrento hoy como los discípulos a una imposibilidad real. No es posible dar de comer a tantos. Alzo la vista al cielo con desesperación y con fe.

No es posible acabar con la pandemia. No es posible salvar a todos los enfermos, a los más queridos. Lo acepto, no está en mis manos.

Se lo entrego a Dios y confío en que su amor me dará paz en mi debilidad.

Tags:
felimitesmalNecesidadoracionrealidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
Christine Stoddard
5 pequeñas oraciones para disminuir el estrés y tener paz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.