Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconEstilo de vida
line break icon

Los frutos amargos del egoísmo

COUPLE

Shutterstock | NDAB Creativity

Orfa Astorga - publicado el 13/07/21

Cuando no se da la ayuda mutua, el bien de los esposos

Uno de los fines del matrimonio es la ayuda mutua que se orienta fundamentalmente a ayudar al otro a ser feliz, siendo mejor persona. Un amor de benevolencia en el que, ante todo, se busca el bien del ser amado.

Los mutuos defectos

Lo normal en el enamoramiento, es que solo se tengan ojos para ver en la persona amada, su parte angélica, como su juventud, belleza, gracia, simpatía, etc. etc. En psicología, a esta actitud se le denomina “sesgo perceptivo”.

Sin embargo, tal actitud forma parte de la atracción natural a toda la persona, y que dispone a amarla en un compromiso de por vida.

La verdad del amor

Luego, tal parece que, con los primeros años en el matrimonio, se fuera corrigiendo una miopía que impedía verse los defectos que como todo ser humano se tienen, es cuando surge la verdad del amor, para ayudarse y amarse, no a pesar de sus defectos, sino a través de ellos.

Un amor, que igualmente descubre las cualidades que verdaderamente se tienen para fomentarlas y hacerlas crecer, logrando que, con el tiempo tengan un mayor peso que los defectos.

Se trata de una suma y resta, con un saldo positivo, que forma “el capital del amor”.

Un oscuro sesgo perceptivo

Sucede cuando, al empezar a emerger aquellos defectos que no se vieron en la fase de enamoramiento, el sesgo perceptivo inicial de ver solo lo positivo, se invierte radicalmente para ver solo lo negativo, poniendo de manifiesto la inmadurez de desear quedar instalado solo en las sensaciones placenteras que se obtenían del otro en el enamoramiento.

Es entonces, que las cualidades y valores que realmente tienen ambos cónyuges, comienzan a debilitarse ante la falta de estímulo amoroso.

Un amor propio enfermo

Suele suceder que uno de los dos adopta la postura de ser el poseedor de la verdad, y comienza a juzgar duramente al otro, cuya imagen comienza a hundirse y desvanecerse en una zona de oscuridad y penumbra, haciéndose cada vez más opaca, para terminar en la mente de quien desvaloriza, como una caricatura deformada, demasiado negativa.
En realidad, en un ser desconcertado, sufriente y naturalmente angustiado.

Por ese camino, el juzgador será ya incapaz de sintonizar con el dolor que causa, de compadecerse, y que, de esa compasión, brote el deseo de pedir perdón para aliviar la pena del conyugue, y rectificar.

Se ha olvidado de su compromiso en la ayuda mutua, como un fin y un bien del matrimonio, para los esposos.

La evasión del compromiso

Quien “tomo ventaja” pretende entonces siendo más ,en vez de ser mejor, y, desde esa errónea perspectiva, elabora razonadas sin razones sobre su cónyuge, como: “Jamás imaginé que fuera así” o “nunca será capaz de valorarme”.

Lo que en realidad busca, es zafarse del vínculo contraído, sin que le importe ya el faltar al respeto, ni hacer que la otra persona se sienta descalificada, carente de todo valor e injustamente tratada.

Un triste final

Quien no ha sabido dar el valor a su conyugue, no le permite crecer y el mismo se ha encogido, por lo que, con la mirada turbia, busca en otra relación lo que según él ya no tiene, mientras juega con la indisolubilidad del matrimonio.

Se ha convertido en víctima de una realidad, que el mismo ha construido.
Entonces, con el sucedáneo de una imagen virtuosa busca intimar con el sexo opuesto, victimizándose con frases, como: “Yo he hecho todo por mi matrimonio… pero…” “… y ha sido muy dura mi desilusión”.

Finalmente, encuentra a quien le cree, y se divorcia, para volver a formar pareja, comenzando un nuevo ciclo de autoengaño, hasta que el destino lo alcance.

Por Orfa Astorga de Lira
Consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org

Tags:
matrimoniopareja
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.