Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

9 frases de santa Celia Martin, la madre de santa Teresa de Lisieux

ZELIE MARTIN

Wikipedia PD

Michael Rennier - publicado el 12/07/21

Estas palabras de la madre de santa Teresita abren una puerta para vislumbrar lo que podría haber sido ser miembro de la familia Martín

Todo gran santo tiene padres. Algunos de esos padres eran maravillosos, aunque otros tenían problemas o estaban totalmente ausentes. Algunos ayudaban a sus hijos a crecer en la fe, mientras que otros se oponían a su progreso espiritual.

Y resulta que, algunos santos, tenían padres que también son santos. Santa Teresa de Lisieux, la Pequeña Flor, es una de esos afortunados niños.

Sus padres, Luis y Celia Martin, fueron declarados santos en 2015. Su día festivo es el 12 de julio.

Santidad casera

Estos dos católicos aparentemente ordinarios encontraron la santidad no a través de
martirios espectaculares, milagros o influencia en la Iglesia.

Se labraron su camino hasta la santidad de una forma más humilde, con su devoción, su matrimonio y su paternidad, todos elementos que, a su modo, son bastante heroicos.

Luis y Celia crearon una familia católica cálida y amorosa, una pequeña Iglesia doméstica repleta de oportunidades para crecer en virtud.

Teresa era una de las cinco hijas Martín que sobrevivieron hasta la edad adulta. Todas y cada una de ellas se hicieron monjas. Más tarde, Teresa se percató de su vocación dentro de la vida religiosa, y escribió:

“En el corazón de la Iglesia, que es mi madre, ¡yo seré el Amor!”.

No puedo evitar sentir que este amor que expresó con tanta vehemencia lo aprendió
primero en su hogar
, cuando era una niña pequeña que aprendía a rezar junto a sus padres.

Cartas para hacerse a una idea de la familia

La familia Martin era una familia normal, como cualquier otra, con sus pequeñas rarezas,
su alborotadora particular –que resultaba ser Teresa, la futura santa– y muchas
oportunidades para aprender a amarse mutuamente incluso en una vida con tanta proximidad.

Las cartas de Celia, en particular, ofrecen una colorida perspectiva sobre lo que debió de
haber sido pertenecer a esta familia.

Aquí tienes 9 citas de un libro sobre la correspondencia familiar de los padres de santa
Teresa, Call to a Deeper Love: The Family Correspondence of the Parents of Saint Therese of the Child Jesus (“Llamada a un amor más profundo: La correspondencia familiar de los padres de santa Teresa del Niño Jesús”).

Cómo vivir bien se conecta con morir bien

“Sabes bien que la vida no es larga. Tú y yo llegaremos pronto al final y estaremos muy
agradecidas por haber vivido de una forma que no amargue demasiado nuestra última
hora”.

Celia a su hermano Isidoro

Cómo la dificultad en esta vida señala el camino a la verdadera felicidad

“En ciertos momentos de mi vida, cuando decía que era feliz, no podía pensar en ello sin temblar porque es cierto y probado por la experiencia que la felicidad no está en la tierra.
No, la felicidad no se puede encontrar aquí abajo, y es una mala señal cuando todo va bien.
En Su sabiduría, Dios lo quiso de este modo para hacernos recordar que el mundo no es
nuestro verdadero hogar”.

Celia a Isidoro

Los auténticos ricos no siempre son lo que pensamos

“Pero muy a menudo admiro los escrúpulos de Luis y me digo: ‘Este es un hombre que
nunca intentó hacer fortuna. Cuando estableció su negocio, su confesor le dijo que abriera esta joyería los domingos hasta mediodía. Él no quiso aceptar el permiso para hacerlo y prefirió renunciar a unas buenas ventas. Y, sin embargo, es rico’”.

Celia a María, su cuñada

Palabras de aliento y un desafío para su hija

“Estoy muy satisfecha contigo porque eres una buena chica, muy afectuosa y muy dulce. En otras palabras, eres todo lo que querríamos, pero aun así, no lo bastante piadosa”.

Celia a su hija Paulina

Reacción a la prematura muerte de su hija

“Fue hace once años, ayer, cuando nació la pequeña Helena, y he pensado mucho en ella.
Estaré muy feliz de verla de nuevo en el próximo mundo”.

Celia a Paulina, sobre su difunta hija

Los niños dicen cosas muy raras

“La pequeña [Teresa] es toda una granuja. Viene a acariciarme al tiempo que me desea la muerte: ‘¡Oh! ¡Cuánto deseo que mueras, mi pobre madrecita!’. Le reñimos y ella dice: ‘Pero es para que vayas al Paraíso, ya que dices que hay que morir para ir allí’. También desea la muerte de su padre cuando está en medio de una profusión de amor por él”.

Celia a Paulina

Apoyando la vocación de su hija

“Una noche, hace bastante poco, mientras decía mis oraciones después de leer Madame de Chantal, de repente pensé que María sería monja. Pero no quise centrarme en esto porque he notado que siempre sucede lo contrario a lo que predigo. No le cuentes nada de esto porque imaginará que es lo que yo quiero y, la verdad, solo lo quiero si es la voluntad de Dios. Siempre que ella siga la vocación que Él le dé, seré feliz”.

Celia a Paulina, sobre su hija mayor, María

La fuerza de una madre

“‘Si no soy buena, ¿entonces iré al infierno? Pero no, sé lo que haré. Me marcharé volando para estar contigo, que estarás en el Paraíso. Entonces me abrazarás muy fuerte entre tus brazos. ¿Cómo podría Dios llevarme?’. Vi en su expresión que estaba convencida de que Dios no podría hacerle nada si estaba en los brazos de su madre”.

Extracto de una conversación con Teresa escrita por Celia a su segunda mayor, Paulina

El vínculo de hermandad entre las hijas de Celia

“El domingo, Teresa tuvo a bien dejar su camita para ir a dormir con Celina. La asistenta estaba buscándola para vestirla. Por fin la encontró, y la pequeña le dijo mientras abrazaba estrechamente a su hermana: ‘Déjanos en paz, mi pobre Luisa, puedes ver que ambas somos como las gallinitas blancas, ¡no se nos puede separar!’”.

Celia a Paulina
Tags:
cartafamiliamadresantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.