Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 20 septiembre |
San Andrés Kim y compañeros mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

5 claves para la humildad

Alystin | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 12/07/21

Sin hacerse uno con lo débil, con lo vulnerable, no hay posibilidad de que las cosas cambien, en la fragilidad se muestra el poder de Dios

“Se quejaba un novicio de su poco valer (…) Pero hermano, ¿y usted cree que Dios ya no tiene fuerzas? ¿Se acuerda lo que hizo Sansón con una quijada de burro, cómo destrozó a los filisteos? ¿Qué hará Dios ahora que tiene en sus manos un burro entero?”.

Padre Alberto Hurtado

La humildad consiste en ponernos en nuestro verdadero sitio. No significa pensar que somos los últimos, sino reconocer ante Dios nuestra dependencia absoluta. De este modo, Él nos irá mostrando cuál es nuestro lugar.

Sabemos que no siempre es fácil. Por eso para los que nos cuesta, acá les traemos 5 claves para alcanzar la humildad:

1Agacharse

“Si yo tuviera que elegir uno solo entre los recuerdos de la ciudad de Belén, que he tenido la fortuna de visitar dos veces, sé que me quedaría, sin vacilar, con el de aquella puertecilla de entrada a la Basílica de la Natividad, aquella puerta de sólo un metro veinte de altura por la que sólo los niños podían entrar sin agacharse.

Recuerdo que, a mi lado, el guía franciscano explicaba que esa entrada se hizo así en la Edad Media para evitar que los jenízaros pudieran penetrar en el templo a caballo, aterrando y descabezando a los fieles en oración.

Pero yo no le oía. Estaba descubriendo en mi interior otra razón más alta: que a Dios sólo se puede llegar de dos maneras: o siendo niño o agachándose mucho”.

José Luis Martín Descalzo
CHURCH OF THE NATIVITY

Si vamos por la vida con la frente demasiado alta y medio encumbrados en lugares en donde no nos toca, no nos va bien.

Para encontrar nuestro lugar necesitamos agacharnos, adaptarnos a la realidad desde donde ella nos pide acercarnos.

No hay modo de transformar nuestro entorno si no es agachándonos, es decir, dando desde adentro lo poco que tenemos para ofrecer.

Sin abajarse, sin hacerse uno con lo débil, con lo vulnerable, no hay posibilidad de que las cosas cambien.

En la fragilidad se manifiesta el poder y la grandeza de Dios. Cuando seamos capaces de encontrarnos con nuestra propia pequeñez es que podremos ser auténticamente grandes.

2Ir a Dios

Solo el que reza es capaz de descubrirse dependiente de Dios. Esta certeza (por el contrario de lo que muchos piensan) es nuestra mayor fortaleza.

Nuestra confianza en que Dios puede más de lo que nosotros podemos por nuestras fuerzas, nace desde la certeza de que todo lo que somos y tenemos proviene de Él.

Por eso, ir a Dios, y más aún, permanecer junto a Él, es una de las cosas que nos harán humildes.

Solo siendo pequeños Dios nos robustece el alma, y nos permite en consecuencia, ser capaces de construir un mundo nuevo. 

3Agradecer

La gratitud es el rasgo característico de un corazón que ha sido visitado por el Espíritu Santo. La obediencia a Dios pasa por recordar todo lo que Él ha hecho por nosotros.

Se trata de ejercitar nuestra memoria para darnos cuenta de cuántas cosas buenas ha hecho Dios por cada uno, que nada nos pertenece y que por eso todo debe ser entregado con generosidad.

4Dar

Dar lo mejor de nosotros mismos en el reconocimiento de nuestra fragilidad. No lo hacemos con triunfalismos, lo hacemos con alegría, con confianza; con la certeza de que lo poco puesto en las manos de Jesús se transforma en algo grande.

Cada ofrenda que hacemos en la vida: el minuto ofrecido a alguien que nos necesita o el trabajo de todos los días, presentado como ofrenda a Dios, siempre es multiplicado por su amor. Él hace maravillas desde nuestra fragilidad.

La grandeza no la establece la dimensión de la ofrenda ni quienes se ofrendan, sino el que toma la ofrenda. Dios hace grande nuestra poquedad.

La gracia de la humildad no depende de cuántos actos de humildes hacemos, sino de cuánto lugar ocupa Dios en nuestro corazón.

La humildad es fruto de la grandeza de Dios, no de que el hombre se haga pequeño. Cuando Dios es grande el hombre queda en su lugar, no hay forma de que ocupe otro.

5Volver a Dios

Y si fallamos y nos puede la soberbia, el último paso (y por lo general) el más eficaz consiste en volver a Dios y pedirle que nos haga humildes. Solo Él puede concedernos esa gracia.

Tags:
dioshumildadsabiduríavirtudes

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
3
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
6
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.