Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconEspiritualidad
line break icon

El requisito para obtener milagros

Photographee.eu | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/07/21

Necesito creer para que suceda el milagro, sin fe no hay vida ni esperanza

Para hacer milagros Dios necesita fe. Sin esa fe no es posible nada extraordinario. Es el abono con el que puede crecer la planta. El agua que la riega, el sol que le da vida.

Sin la fe no hay milagros, ni grandes curaciones, ni grandes obras. ¿Para qué ayudan los milagros?

En primer lugar el milagro me devuelve la salud y me reinstala en mi vida de antes. No me vuelve mejor, simplemente me permite recuperar lo que había perdido o adquirir lo que nunca había tenido.

El paralítico, el ciego de nacimiento, el leproso, se alegran por la salud recobrada. Tuvieron fe y Jesús obró el milagro.

Dejaron de estar apartados del mundo por su limitación física. Jesús los devuelve al mundo.

¿No aumenta la fe con el milagro? Así debería ser. Que el milagro en mi vida me diera más fe, más amor a los demás, un cambio de vida.

Pero no siempre van de la mano un milagro físico y la conversión. Por eso Jesús muchas veces perdona además los pecados. Para que sane el alma junto con el cuerpo.

La fuerza de la fe

Lo que está claro es que necesito creer para que suceda el milagro. Sin fe no hay vida ni esperanza.

Y la fe no se fundamenta en algo que existe, en algo real, sino que es un don que desborda mi alma.

Quiero creer en el poder de Dios, quisiera tener más fe. Hoy rezo con las palabras del salmo:

«Nuestros ojos están en el Señor, esperando su misericordia.
A ti levanto mis ojos, a ti que habitas en el cielo.
Como están los ojos de los esclavos fijos en las manos de sus señores,
así están nuestros ojos en el Señor, Dios nuestro, esperando su misericordia. Misericordia, Señor, misericordia, que estamos saciados de desprecios;
nuestra alma está saciada del sarcasmo de los satisfechos,
del desprecio de los orgullosos».

Mis ojos están puestos en el Señor y confían. Me gusta esa fe de los niños que creen en lo imposible. Esa fe que no se derrumba en las adversidades.

Mejor que frustrarse, aceptar

WOMAN LOOKING

Caer y levantarse es parte del mismo espíritu que nunca se rinde. Creer tiene que ver con soñar y esperar mucho de Dios, de la vida, de los demás. Pero decía José Antonio Rodríguez:

«Hay discrepancia entre lo que deseamos y lo que obtenemos. Eso lo he aprendido de los niños».

Deseo mucho más de lo que me da la vida y acabo frustrado. Si no deseo nada, no avanzo.

Si deseo mucho y no obtengo lo que sueño y sufro, ¿cómo hago para no desanimarme?

La vida es corta. Es un don. Y me da lo que me puede dar. No quiero exigir más de lo que puedo tener.

Mi corazón está hecho para el cielo y por mucho que sueñe, en esta tierra nunca alcanzará toda su medida.

No dejo de creer y no dejo de aceptar las cosas como son, sacando siempre lo positivo, viendo el lado bueno de lo que sucede. Y creyendo una y otra vez, sin desconfianzas.

Expectativas razonables

PRZYJAŹŃ

Cuanto más crea en mí mismo más sacaré de mi interior, más lucharé, más entregaré con alegría.

Cuanto más crea en los demás, sacarán la mejor versión de ellos mismos. Cuando más crea en Dios y en su misericordia, sucederán milagros que no imaginaba.

Así es el amor de Dios, mucho más generoso que mi amor mezquino. Me falta fe, pido más fe en este tiempo difícil que vivo.

Quiero confiar en el poder de Jesús. En el poder de Dios en las personas que me rodean. Y no dejo de luchar hasta el final. No dejo de creer en la victoria final.

Creo y acepto lo que hay. Confío y amo la vida tal como es. El otro día leía:

«A veces nos creemos que las personas son décimos de lotería: que están ahí para hacer realidad nuestras ilusiones absurdas».

Carlos Ruiz Zafón, La sombra del viento

Creer en los demás no significa esperar que me solucionen la vida, que respondan a todas mis necesidades y solucionen todos mis problemas.

No espero esos milagros absurdos que a veces sueño. Los demás no son los que me arreglan todos los problemas.

Los veo en su belleza. Los acepto como el don que Dios me regala. Sin pretender que estén ahí para responder a mis deseos.

Tags:
esperanzaexpectativasfemilagro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.