Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconCuriosidades
line break icon

No hay 10 “mandamientos” en la Biblia

Champaigne, Philippe de. 1602-1674

Daniel Esparza - publicado el 08/07/21

Hay tres versiones bíblicas del Decálogo, pero ninguna de ellas contiene una lista de 10 elementos, ni los llama “mandamientos”

Encontrar los 10 mandamientos claramente enumerados en la Biblia es una tarea difícil, si no imposible. No porque estén crípticamente escondidos en algún pasaje oscuro y fácil de pasar por alto. Todo lo contrario. Es más bien porque hay tres versiones distintas de lo que se supone son estos “mandamientos.” Una se encuentra en Éxodo (20: 2-17), la segunda en Deuteronomio (5: 6-21) y la tercera en Levítico (19). Las tres están organizadas y redactadas de manera muy diferente. Extraer de estos textos una lista limpia de apenas 10 elementos claramente diferenciados es un asunto delicado que requiere habilidades hermenéuticas y editoriales excepcionales

No hace falta decir que, dependiendo de si el lector es judío o cristiano (más aún, según el tipo de cristiano que sea el lector), estos “mandamientos” se numerarán (y redactarán, interpretarán y organizarán) de manera diferente. Los católicos, por ejemplo, consideran que “no tendrás otro Dios” junto a “no te harás imágenes” es el primer mandamiento. Los luteranos están de acuerdo, pero otros cristianos protestantes separan este mandamiento en dos, haciendo de “sin imágenes esculpidas” es un mandamiento en sí mismo.

Las dos primeras versiones del Decálogo (Éxodo y Deuteronomio) son con las que los lectores modernos están más familiarizados. En términos generales, son relativamente similares. Pero esto no significa que no difieran entre sí en aspectos importantes.

Por ejemplo, en el libro de Éxodo, el mandamiento del sábado es relativamente físico”. El texto original del Éxodo dice “recordar” (zkr, en hebreo). Deuteronomio dice “guardar” o “preservar activamente» (shmr).

Desde luego, hay un aspecto práctico, “físico” en recordar. Uno recuerda haciendo cosas de forma activa que ayuden a preservar cualquier recuerdo. Pero la diferencia “física” entre un texto y el otro parece ser más radical cuando seguimos leyendo.

En Éxodo, la justificación del sábado es la historia de la creación de siete días. “Porque en seis días hizo Yahvé los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó el séptimo día; por tanto, Yahvé bendijo el día de reposo y lo santificó”. Incluso si el lector está dispuesto a aceptar que un Dios todopoderoso podría necesitar un poco de descanso después de crear el universo, relacionarse con un “Dios cansado” podría ser bastante desafiante.

¿Cómo puede el lector medir el grado de cansancio de Dios? ¿Cómo vamos a imaginar el día libre de Dios? ¿Cómo podemos imitar su reposo? Además, ¿cómo debemos entender este reposo, considerando que el Génesis no debe leerse literalmente? Como era de esperar, las tradiciones rabínicas (y cristianas) difieren mucho en estos puntos.

Deuteronomio, por otro lado, depende de un aspecto particular tomado de la narración del éxodo, la liberación de Israel de la esclavitud bajo el faraón: “recordarás que fuiste siervo en la tierra de Egipto, y Yahvé tu Dios te trajo de allí con mano poderosa y brazo extendido”. Preservar activamente en la memoria de uno la severidad y la crueldad del trabajo esclavizado e interminable parece agregar un horizonte muy diferente (más inmediato, menos metafísico) al mandamiento.

Esta es la mayor diferencia entre estas dos versiones, pero ciertamente no es la única.

Tanto Éxodo como Deuteronomio dicen “honra a tu padre y a tu madre”, pero Deuteronomio agrega “como Yahvé tu Dios te ha mandado”, mientras que Éxodo dice “para que tus días se alarguen en la tierra que el Señor tu Dios te da”.

Deuteronomio incluye largas transiciones entre los mandamientos que siguen a “no matarás”, mientras que Éxodo pasa directamente a “no cometerás adulterio”. Y, como explica Kristin Swenson en Un libro de lo más peculiar: La inherente rareza de la Biblia, “la codicia de la esposa y la casa se priorizan de manera diferente en las dos versiones (Éxodo comienza con ‘casa’, Deuteronomio con ‘esposa’) y Deuteronomio agrega ‘su campo’ al lote.”

Otras diferencias dependen de si uno hace que “Yo soy el Señor tu Dios” sea el primer mandamiento o no. En general, los cristianos dicen que esto no es realmente un mandato, ya que no requiere ninguna acción por parte del creyente.

La tradición rabínica, por otro lado, argumenta que no es solo un mandato, sino el mandato principal, en gran medida. Si tenemos que considerar el contexto histórico en el que se escribieron estos textos (uno de dioses en competencia, en el que el monoteísmo todavía era bastante raro), reconocer al Señor como el Único Dios fue un acto intencional, deliberado y, a menudo, arriesgado.

Pero, quizás más revelador que una lista completa de diferencias, es el hecho de que en ninguna parte de los textos bíblicos originales (ni en Éxodo, ni en Deuteronomio, ni en Levítico) se usa la palabra mandamiento.

En ninguna parte de la Biblia se identifican estas normas como tales. La palabra que el texto original usa para lo que la tradición se ha referido como “mandamientos” es simplemente “palabra”. Al comienzo de Éxodo 20, el texto simplemente dice “y Dios habló todas estas palabras”. Esto es lo que el Decálogo traduce literalmente: no “10 mandamientos”, sino “10 palabras”.

En una audiencia celebrada en junio de 2018, el Papa Francisco explicó que el uso de “palabra” en lugar de “mandamiento” destaca la diferencia entre recibir una orden y darse cuenta de que alguien está tratando de hablar con nosotros. Establece el ambiente para una relación de diálogo entre quien habla y quien escucha: los textos que componen el Decálogo apuntan, ante todo, al establecimiento de una relación entre Dios y su pueblo.

Francisco explica su punto refiriéndose al libro del Génesis, que entiende que tiene una relación tipológica con estos otros textos bíblicos. Recuerda cómo Satanás engañó a Adán y Eva precisamente en este punto: “Quiere convencerlos de que Dios les ha prohibido comer del fruto del árbol del bien y del mal para mantenerlos en sumisión. El desafío es precisamente este: ¿es la primera regla que Dios le dio al hombre la imposición de un déspota que prohíbe y obliga, o es el cuidado de un padre que cuida a sus crías y las protege de la autodestrucción? ¿Es una palabra o es una orden?”

En definitiva, considerar que el texto original dice “palabra” y no “mandamiento” nos recuerda que, como explica Francisco, “un mandato es un tipo de comunicación que no requiere diálogo. La palabra, en cambio, es el medio esencial de relaciones como diálogo. Se recibe una palabra, se comunica y los mandamientos son palabras de Dios: Dios se comunica a Sí mismo en estas diez Palabras y espera nuestra respuesta”.

Tags:
culturamandamientosmoisestradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.