Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconHistorias que inspiran
line break icon

A través de sus fotografías, capta lo sagrado de cada ser humano

Monika Bulaj

courtesy of Monika Bulaj

Marzena Wilkanowicz-Devoud - publicado el 08/07/21

Fotógrafa y fotoperiodista de reputación internacional, Monika Bulaj, italiana de origen polaco, siempre está viajando. ¿Su destino? Fronteras, bordes, márgenes o límites… En los confines de Europa, pero también de África y de Asia, que se convierten entonces en su universo de exploración y de contemplación a través de la espiritualidad de sus habitantes. Ella transmite estas realidades con imágenes cautivadoras. Entrevista.

Monika Bulaj (primera por la derecha): “Al fotografiar a las personas rezando, busco los reflejos de Dios en ellas”. 

A través de su exposición Las Gentes de Dios, un viaje a otra Europa, presentada en el pasado mes de mayo en el festival Etonnants Voyageurs de Saint-Malo, Monika Bulaj, fotógrafa italiana de origen polaco, presenta poderosos retratos de peregrinos, de místicos, de nómadas o de excluidos.

Cámara en mano, sabe captar la espiritualidad en sus matices, en toda su riqueza y su profundidad. Para ella, es precisamente a través de la espiritualidad que podemos “tocar el alma del país y el alma de cada uno”. Entrevistamos a esta fotoperiodista para la que su pasión es también una misión.

A continuación, en la galería fotográfica puedes ver algunas de sus magníficas imágenes:

Aleteia: Muchos fotógrafos o fotoperiodistas intentan inmortalizar en imágenes acontecimientos concretos. Por su parte, usted busca la trascendencia. ¿Por qué?

Monika Bulaj: Para mí, este trabajo es una necesidad visceral. Una necesidad de encontrarme con el otro en su interioridad, su misterio, su dignidad. Siempre me he preguntado cómo fotografiar la espiritualidad, algo que no existe materialmente. Pero, en el fondo, la espiritualidad acompaña a las personas en su día a día. Cuando las observo, las miro, intento estar muy cerca de ellas. En los lugares que fotografío, lo sagrado, lo cotidiano y la naturaleza se encuentran y se confunden.

Usted ha atravesado los confines orientales de Europa durante casi veinte años, 7.000 kilómetros desde el océano Ártico al mar Negro. ¿Qué le ha impactado más de los habitantes de estas tierras de tránsito?

Sin duda ha sido su conexión espiritual tan viva y tan multiforme. A fin de cuentas, no se sabe nada de los descendientes de los guerreros Tatar, que eran musulmanes practicantes y al mismo tiempo patriotas polacos. Se sabe muy poco de las minorías ortodoxas ucranianas enclavadas en lo hondo de los Cárpatos, de los sepultureros del gran tzadik, que atraen aún hoy a judíos del mundo entero…

¡Nuestro viejo continente oculta tesoros magníficos! Para mí, la frontera es siempre el lugar de todas las mezclas, de todas las influencias. De hecho, cerca de las fronteras geográficas aparecen muchos territorios invisibles. Ante todo, revelan el alma vital de Europa con su inimaginable riqueza espiritual.

La religión pertenece a la vida muy personal de las personas. ¿Cómo reaccionan a su “intrusión” en algo tan íntimo?

Intento hacer las fotografías solamente cuando siento que las personas me aceptan completamente y aceptan que me acerque a todo lo que es íntimo para ellas: sus gestos llenos de ternura, sus lágrimas acogedoras, su fe a veces muy sencilla y muy poderosa a la vez… Es un universo muy delicado y frágil. Es fácil de destruir. 

A veces, me requiere mucho tiempo y paciencia. Mi trabajo exige una atención especial, un respeto sincero y, sobre todo, una calma interior que me resulta bastante natural y que, de golpe, se propaga alrededor. Mi trabajo es para mí como una especie de meditación.

«Es una forma de expresar mi fe católica»

¿Busca usted a Dios detrás de su objetivo?

Me encanta esta frase de Charles de Foucauld: “En todo ser humano, detrás de los velos y las apariencias, ver un ser inefablemente sagrado”. La actitud de este santo que me resulta tan cercano me acompaña siempre en mi trabajo. Al fotografiar a las personas rezando, busco los reflejos de Dios en ellas. ¿Una forma de expresar mi fe católica? Sí, ciertamente.

Tags:
artefotografiareligiosidad popularviajes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.