Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconCultura e Historia
line break icon

Monjas iluminadoras haciéndose «selfies»

MARIA ORMANI

Public domain

Sandra Ferrer - publicado el 28/06/21

Descubrimos a unas religiosas de la Edad Media y el Renacimiento que firmaron sus obras con su propio retrato

No es habitual que las obras de arte medievales tuvieran identificado su autor. La labor que monjes y religiosas ejercían en sus monasterios era por y para la gloria divina; no era importante de quién fuera la mano que copiara o iluminara los hermosos manuscritos que se realizaban en los muchos scriptoria que dieron a la Europa medieval una producción literaria y artística excepcional.

Sin embargo, algunos de estos artistas conventuales, por alguna razón que desconocemos, sí quisieron dejar su impronta. Unos lo hicieron simplemente plasmando su firma. Otros, de maneras mucho más originales. Tal es el caso de estas mujeres que ahora os presentamos. Religiosas que vivieron entre los siglo XII y el siglo XV. 

Herrada de Landsberg (1130-1195)

De esta brillante monja alsaciana nos ha llegado una de las obras más hermosas e interesantes de la Edad Media. Su Hortus deliciarum (El Jardín de las delicias) aglutinó en cientos de páginas el saber científico recopilado por su comunidad de religiosas.

Desde la propia Herrada hasta sus hermanas que colaboraron en la creación del manuscrito fueron inmortalizadas en una de las muchas iluminaciones de la obra.

En la lámina que aparecen estas sabias religiosas, se sitúan a modo de orla, con sus nombres para que sean identificadas, destacando la propia Herrada que está pintada de cuerpo entero. 

Guda de Weissfauen (Siglo XII)

Contemporánea de Herrada de Landsberg, de esta monja alemana no se conoce prácticamente nada de su vida. Pero su nombre ha pasado a la historia por la original manera que tuvo de identificarse en uno de los muchos manuscritos que iluminó.

Religiosa de un convento alemán conocido como Weissfauen, Guda debió dedicar buen parte de su vida monástica a la iluminación de manuscritos. El más conocido de todos es la obra Homilías de San Bartolomé que, por la presencia de Guda en sus páginas también se conoce popularmente como El homiliario de Guda; hoy en día se conserva en la Biblioteca Nacional de Frankfurt.

Y es que en una de sus páginas aparece ella misma retratada como una mujer pequeña incrustada en una letra capitular, en una G. Guda sostiene con una mano la letra en la que aparece escrito: Guda, peccatrix mulier, scripsit et pinxit hunc librum (“Guda, pecadora, escribió e iluminó este libro”). 

Claricia (Hacia el siglo XIII)

De Claricia no sabemos ni tan siquiera cuál era su origen ni en qué monasterio vivió ni en calidad de qué. Unos afirman que era una novicia, otros una mujer laica, pero lo único cierto es que debió pasar largas horas en el scriptorium de algún convento alemán realizando iluminaciones.

En una de ellas, que se conserva en el Museo de Arte Walters de Baltimore, en los Estados Unidos, Claricia se autorretrató columpiándose agarrada a una gran letra capitular, una Q, con su propio nombre escrito alrededor de sus hombros. 

María Ormani (Siglo XV)

Ya en el periodo renacentista, encontramos a la monja agustina María Ormani, una religiosa italiana que en 1438 ingresó en el convento de Santa Caterina al Monte, cerca de Florencia.

Como sus antepasadas medievales, María Ormani dedicó parte de su vida conventual a la iluminación de manuscritos, dejando en uno de ellos, conocido como Breviarium cum calendario parthenonis ordinis s. Augustini in ditione Bononiensi, su autorretrato y su firma.

En esta obra, fechada en 1453 y custodiada en la actualidad en Viena, la monja italiana dejó escritas estas palabras que la identificaban como su autora: “Sierva de Dios, hija de Ormani y escritora del libro”. 

Todas estas mujeres no solo nos legaron unas curiosas representaciones de su propia identidad, sino que demuestran que durante siglos, fueron muchas las religiosas que dedicaron parte de su vida a la iluminación de hermosos manuscritos, estando a la altura de los grandes conventos masculinos. 

Tags:
arte religiosoedad mediareligiosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.