Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Padre Marcel: Perdoné al asesino de mi familia

FATHER MARCEL UWINEZA

Father Marcel Uwineza | Facebook

Annalisa Teggi - publicado el 27/06/21

Durante el genocidio de 1994 en Ruanda, el padre Marcel Uwineza era un niño que vio a su padre, su madre y tres hermanos asesinados. Su vocación brotó de ese mar de sangre y lo llevó a un encuentro decisivo: el asesino de su familia se arrodilló frente a él

Una vocación nacida en la sangre y el odio, la historia del padre jesuita Marcel Uwineza comienza con el asesinato de su familia cuando solo tenía 14 años. Era 1994 y alrededor de 1 millón de tutsis fueron asesinados en Ruanda en solo 3 meses.

Se usa la expresión ‘guerra civil’, pero solo traduce vagamente lo que muchos, como Marcel, tenían ante sus ojos: familiares que se mataron entre sí, vecinos que se convirtieron en verdugos. Un pueblo que se ha suicidado, una guerra ‘íntima’, como la define el Padre Marcel.

El odio interétnico entre hutus y tutsis, ambos con la fe cristiana común, fue la raíz del conflicto, incluso si la idea de una diferencia racial entre estos dos grupos étnicos es ajena a la historia de Ruanda y representa, en todo caso, una de las más polémicas de la herencia colonial belga.

De Korazym

De este mar de sangre solo una experiencia consigue arrebatarle la última palabra al mal: el perdón.

Sin familia, sin esperanza

Todo lo que llamaba hogar desapareció a los 14 años. Marcel Uwineza vio a su padre, madre, dos hermanos y una hermana asesinados por personas que hasta hace poco eran conocidos, con quienes incluso había jugado. Incluso un sacerdote católico se negó a darle refugio.

En los meses infernales del genocidio de 1994, el pueblo de Ruanda fue aplastado por un odio tan visceral y lacerante que dejó un trauma indeleble en los sobrevivientes, tanto en las víctimas como en los perpetradores. Esta es la extrema crueldad de la guerra, incluso el supuesto vencedor sangra.

Pero la aniquilación del ser humano nunca es total y sigue habiendo, por pequeñas que sean, huellas de quienes no se rinden al odio. Marcel se salvó de la masacre, junto con sus 3 hermanos menores, porque un hombre de etnia hutu – … debería haber estado en las filas de enemigos y verdugos – lo mantuvo a salvo, escondiéndolo entre las colmenas que poseía. A pesar de esta presencia buena, algo se había roto para siempre en la cabeza y el alma de ese niño que ahora es padre jesuita.

«Dentro de mí estalló una terrible guerra interior. ¿Cómo podría seguir viviendo? ¿Qué sería de mí? Durante tres años no puse un pie en una iglesia. Incluso los que se llamaban a sí mismos ‘hombres de Dios’ nos habían abandonado».

De Tracce

Pequeños pasos, hacia un paso imposible: perdonar

No es un argumento que derrote el veneno mortal inyectado en el corazón por la violencia fratricida. Acompañando a Marcel fuera de la sofocante habitación de la confusión interior y la desesperación estaba un tío médico, quien lo invitó a encontrarse nuevamente con el rostro amistoso de Dios.

Cuando comenzó a asistir a la iglesia nuevamente, Marcel se dio cuenta de que la única voz capaz de curar incluso las heridas más profundas del alma seguía estando allí. Y la cura proviene de una experiencia casi sobrehumana: reconciliarse con el pasado … y también con el enemigo.

De esta primera chispa siguieron otros hechos que no fueron más que preámbulos del encuentro más inaudito de todos. Marcel se centró en su vocación y decidió unirse a los jesuitas.

Después de su noviciado y antes de completar sus estudios en el extranjero, regresó a su pueblo para rezar ante las tumbas de su familia. Y allí, de repente, se encontró ante un gesto imposible de imaginar: uno de los asesinos de sus hermanos lo alcanzó y se arrodilló.

Con motivo de un discurso pronunciado en Naciones Unidas en 2019, el padre Marcel Uwineza definió el perdón que brotó de ese encuentro con estas palabras:

«Hay algo que es más poderoso que nosotros. No se puede medir en el laboratorio. Le da sentido a nuestras vidas, pero no se puede explicar. Esa cosa poderosa me conmovió ese día».

De Boston College News

Un cementerio, una víctima, un asesino: de un lugar de muerte y de dos almas mortalmente heridas, nació una nueva mirada a todo. El perdón nunca es único y ni siquiera, bien mirado, una elección. Quizás se pueda decir que es una respuesta.

En el caso de Marcel, fue el hombre que destruyó a su familia quien desencadenó la experiencia plural que es la reconciliación. Y no es un momento idílico, es un verdadero trabajo.

Todos somos vulnerables, por eso necesitamos el perdón.

«En ese instante me di cuenta de lo vulnerables que éramos los dos. Él llevaba las heridas del crimen cometido, yo las del odio por lo que había sufrido. Y se me abrió la posibilidad de volver a mirar hacia adelante. Antes de decirle que lo perdonaba, solo tenía un monstruo frente a mí. Pero cuando reconocí su vulnerabilidad y la sinceridad de su petición de perdón, ese hombre volvió a ser una persona. Si no perdonaba, me quedarían un puñado de piedras blancas. Y no estaríamos aquí hablando de eso. El perdón ha convertido un desafío en una oportunidad. Mi prueba se convirtió en testimonio. Cada vez que pienso en ese momento, recuerdo esa energía más grande que yo en la que me sentí atrapado. Y yo, esa energía, la llamo Dios ”.

De Tracce

A partir de este momento ya no nos enfrentamos a una historia de guerra en una tierra lejana a la nuestra. En cambio, estamos en el centro de nuestra vida. De la prueba al testimonio, qué maravillosa síntesis: la prueba nos llama a un acto de libertad, dentro de cada aflicción nos acompaña la energía – la mano – de Dios que implora nuestra voz para recordar al mundo entero que el apretón asfixiante del odio puede ser derrotado con un abrazo.

Tags:
genocidiomuerteperdonruanda
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.