Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Miedo? Sí, pero también paz

Kamila Bay | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/06/21

Aprender a confiar en Dios, a abandonarme en su amor no es tan sencillo...

Quiero aprender a confiar en el Dios de mi vida. Necesito esa actitud de abandono.

Quiero ser capaz de seguir navegando en medio de la tormenta sin dudar, guardando los miedos, entregando la vida.

¿Cómo puedo aprender a abandonarme en el amor de Dios? ¿Cómo hago para soltar el timón y dejar que Dios lo tome en sus manos?

No es tan sencillo.

El huracán, las olas, el frío, el viento y mis dudas. Todo parece contrario a lo que quiero. En ese momento sólo quiero sujetar mi barca, calmar los vientos y acabar con los miedos.

No es posible. El miedo es fuerte en el alma. Es como una cadena que se aprieta y no me deja respirar.

Miedos

CUKINIA, FUNDACJA GAJUSZ

Hay miedos evidentes. El miedo a lo desconocido, el miedo provocado por la incertidumbre de un futuro abierto, el miedo que me da perder lo que hoy poseo y me hace feliz.

El miedo a la derrota, al fracaso, a la persecución, a la crítica y a la condena. El miedo a no ser amado tanto como yo amo.

El miedo a perder la salud que hoy me permite navegar feliz mis mares. El miedo a una soledad no deseada.

El miedo a perder los sueños y que se vuelvan imposibles. El miedo a empezar de nuevo, desde cero y resurgir desde las cenizas.

Miedo a perder

El miedo a perder a quiénes más amo y ver cómo se alejan rumbo al cielo. El miedo a no ser requerido, preguntado, buscado.

El miedo al descrédito y al olvido. El miedo a no ser feliz en esta vida haciendo lo que hago.

El miedo a poner en duda todo lo construido hasta ahora. El miedo a que alguien rompa mis seguridades y penetre en mi lugar más cómodo y seguro.

El miedo a las tormentas no deseadas, no buscadas, ni soñadas. El miedo a no ser yo el dueño de mi vida y dejar así que el control de todo lo tenga otro.

El miedo a que alguien decida por mí y asuma el mando de una vida que pensaba yo que la tenía bajo control.

Mi barca a la deriva en un mar revuelto. Sin saber bien si la playa a la que arribaré será la misma que un día soñaba. Y si la tierra prometida y dorada que perseguía no es aquella en la que atraco después de la tormenta.

No tengo claro lo que sería vivir sin miedos o al menos con la calma inmensa de saber que estoy donde tengo que estar.

Las amenazas nos unen en la vulnerabilidad

A veces pienso que debería hacer otras cosas diferentes a las que hago para avanzar, para mejorar y reinventarme. Pero no lo consigo.

La vida no es como yo quisiera y me pueden mis hábitos adquiridos y los miedos a emprender algo nuevo que acabe con mis fuerzas. Comentaba el papa Francisco en la pandemia:

«La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades. […] Con la tempestad, se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa bendita pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos».

Papa Francisco, Encíclica Todos hermanos

La tormenta con sus amenazas me une a los que están conmigo. Me vuelvo vulnerable.

El miedo es más fuerte en mí cuando me siento débil, cuando veo que no soy dueño de mi vida y no puedo lograr lo que me propongo.

Es sano verme vulnerable y frágil. Dejo de sentirme por encima de todos, poderoso y dueño de mi vida. Acaricio la dureza del camino y mi fragilidad se vuelve manifiesta.

Incertidumbre en pandemia

mère et fille NÉPAL

En esta pandemia ha sido más potente la incertidumbre. Y el oleaje del mar me ha mostrado la debilidad del armazón de mi barca.

No puedo resistir todos los vientos. No logro hacer frente a todas las olas. El miedo a la muerte se impone por encima de los miedos.

El miedo a no poder despertar a un nuevo día. El miedo a que una enfermedad apague mis fuerzas y me sienta débil y frágil.

El miedo a no estar a la altura de los sueños que un día empujaron mis velas en hondos mares.

El miedo a perder, el miedo a no vivir como deseo, el miedo a que nada salga como esperaba.

Certezas y paz

PEACE

El miedo forma parte de mi vida y no puedo pretender vivir sin él. Pero cierto es que puedo vivir con paz aun con miedo. Pacificada mi alma y en calma. Tranquilo sabiendo que todo está en las manos de Aquel que me ama con locura.

Tengo pocas certezas en mi vida. Sólo algunas. Amores humanos que percibo como roca en medio de las olas rompiendo contra ellas.

Amores humanos y el amor de Dios que un día irrumpió en mi vida, en mi barca, para mostrarme caminos diferentes a los que yo buscaba.

«Vamos a la otra orilla«, me dijo.Y yo me dejé hacer por la fuerza del viento de Dios para surcar aguas ignotas.

Y sentí en la piel el dolor del calor y la sal que me hacía confiar en medio de las aguas. Y así lo hice, con miedo y sal, con paz y llanto.

Recorrí esos mares desconocidos guiado de su viento, de su mano. El temor y la paz conviven en mi alma. Y siento que me calmo al notar cerca su aliento. El de Dios, no dudo.

Tags:
feincertidumbremiedopandemiapaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.