Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Pareja: Cuando el sexo se convierte en el centro de la relación

sexual happiness

MiniStocker - Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 22/06/21

Cuando una pareja "funciona" solo a nivel sexual, ¿significa que va a ser exitosa en el resto de las facetas de la relación? Más bien al contrario

Felicidad y placer sexual no son sinónimo, lo que resulta evidente ante los casos de rápido fracaso de ciertos matrimonios prematuros, separaciones, violencia de género, etc.

Es así, porque cuando el placer se vuelve un fin en sí mismo, entonces llegan la adicción, el hastío, desprecio, incluso odio, mientras que en la auténtica felicidad contundentemente… no.

Diálogos de consultorio

– Mi novio y yo “hacíamos el amor“ con una pasión tan intensa, que acordamos que, al casarnos, retrasaríamos al primer hijo para seguir disfrutando con toda libertad. Solo que algo en nosotros comenzó a enfermar, cuando con frecuencia teníamos relaciones solo como algo fisiológico y hasta banal – contaba en consulta una joven mujer. 

Fue cuando recibimos el equivocado consejo, de que debíamos insistir en el cómo sentir el sexo aun con mayor intensidad, proponiéndonos que adquiriéramos ciertos productos y artilugios que acabaron de dar al traste con nuestra raquítica comunicación. 

Y comenzamos a discutir, como unos desconocidos. 

Ahora. pensando en el matrimonio, nos sentimos desencantados. y con una mutua y rara desconfianza, que nos agobia – agrego bajando los ojos.

–Bueno, el punto es aprender que existe un orden en el amor —le comenté creando un clima de confianza.

– ¿Orden… para hacer el amor? 

– Me refiero a un orden, por el que el amor no “se hace”, sino que se “es”

Para explicarlo, usemos la figura de una escalera de cuatro peldaños, para ascender a la íntima y verdadera unión, en la que el amor se “es”, y cuya incapacidad para lograrlo por ahora, les está provocando una justificada inquietud.

Primer escalón: El amor personal

En el noviazgo, lo más profundo del amor cala en el ser de los que se aman, para convertirse en un bien el uno para el otro. Un amor en el que se considera a la persona amada, como un bien en sí misma.

En esta etapa, la intimidad sexual no solo no es necesaria, sino impide el necesario conocimiento personal y la dignidad de la entrega plena y total dentro del matrimonio.

Segundo escalón: La unión espiritual y corporal

Ya en el matrimonio, los cónyuges manifiestan ese amor personal a través de sus cuerpos, al unirse íntimamente, con la confianza y la alegría de una sincera y plena entrega, para lo cual el detonante natural es el deseo sexual, espontáneamente expresado.

Es entonces, que el placer en las relaciones es algo buen y legítimo, al expresar la donación personal y aceptación total del otro, en cuanto varón y en cuanto mujer, estando responsablemente abiertos a la vida. 

Tercer escalón: La intimidad sexual personalizada

Por aprendizaje natural, las relaciones íntimas se dinamizan por todo aquello que se siente en lo psicológico, emocional, afectivo, así como todo lo que deviene por lo bioquímico, como la testosterona, los estrógenos, serotonina y más, que conjuntado todo, hacen su valiosa aportación a la pasión de amor.

Sin embargo, hay quienes piensan que el tercer escalón en realidad debe ser el primero y más importante, confundiendo la pasión de amor con el verdadero amor.

Es cuando el placer se convierte en un fin en sí mismo, degradando el amor personal.

Cuarto escalón: La dimensión del verdadero amor

Cuando prevalece solo la pasión de amor, esta no expresa cariño, respeto o delicadeza, debido a que, quien dice amar, no tiene consciencia de que los dinamizadores bioquímicos, afectivos y sentimentales que el sexo convoca, ante todo, contienen y manifiestan su ser personal.

Dicho de otra manera, no es que esos dinamizadores se tengan como quien tiene cabello, sino que en ellos se “es”, desde lo más profundo del ser personal, por lo que la expresión el amor no se “hace” sino que se “es”, adquiere su más profunda verdad.

Mi consultante hizo muchas preguntas, por las que evidenciaba que había logrado entender, que, si debía rectificar, debía hacerlo en el verdadero orden del amor, escalón por escalón, y para ello haría nuevos propósitos que se proponía compartir con su futuro esposo.

Cuando el amor se “es”, lo más importante “es ser el uno para el otro”, transformando el propio ser del varón y la mujer, en una abnegación virtuosa contra el egoísmo y la apropiación del otro, como mero objeto de placer, para dar cabida a la verdadera alegría del verdadero amor.

Consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org

Tags:
amor de parejamatrimoniosexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.