Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 05 agosto |
La Virgen de las Nieves
home iconEspiritualidad
line break icon

La impactante carta que Luis Gonzaga escribió antes de morir a su mamá

SAINT Aloysius

Marco Sete | Shutterstock

Philip Kosloski - publicado el 22/06/21

El santo de 23 años escribió unas líneas a su madre llenas de fe y ánimo

Luis Gonzaga trabajó incansablemente por los enfermos en Roma, cuidando a los que estaban muriendo a causa de una epidemia.

Como era de esperar, Luis contrajo la enfermedad, y murió a la edad de 23 años.

Mientras estaba en su lecho de muerte, escribió esta sincera carta a su madre, asegurándole su destino final.

Es una carta hermosa y nos recuerda que aunque la muerte puede ser triste, también es una fuente de gran alegría que perdura por la eternidad.

«Ha de ser inmensa tu alegría, madre»

Pido para ti, ilustre señora, que goces siempre de la gracia y del consuelo del Espíritu Santo.

Al llegar tu carta, me encuentro todavía en esta región de los muertos. Pero un día u otro ha de llegar el momento de volar al cielo, para alabar al Dios eterno en la tierra de los que viven.

Yo esperaba poco ha que habría realizado ya este viaje antes de ahora. Si la caridad consiste, como dice san Pablo, en alegrarse con los que se alegran y llorar con los que lloran, ha de ser inmensa tu alegría, madre ilustre, al pensar que Dios me llama a la verdadera alegría, que pronto poseeré con la seguridad de no perderla jamás.

Te he de confesar, ilustre señora, que al sumergir mi pensamiento en la consideración de la divina bondad, que es como un mar sin fondo ni litoral, no me siento digno de su inmensidad, ya que él, a cambio de un trabajo tan breve y exiguo, me invita al descanso eterno y me llama desde el cielo a la suprema felicidad, que con tanta negligencia he buscado, y me promete el premio de unas lágrimas, que tan parcamente he derramado.

Considéralo una y otra vez, ilustre señora, y guárdate de menospreciar esta infinita benignidad de Dios, que es lo que harías si lloraras como muerto al que vive en la presencia de Dios y que con su intercesión puede ayudarte en tus asuntos mucho más que cuando vivía en este mundo.

Esta separación no será muy larga; volveremos a encontrarnos en el cielo, y todos juntos, unidos a nuestro Salvador, lo alabaremos con toda la fuerza de nuestro espíritu y cantaremos eternamente sus misericordias, gozando de una felicidad sin fin.

Al morir, nos quita lo que antes nos había prestado, con el solo fin de guardarlo en un lugar más inmune y seguro, y para enriquecernos con unos bienes que superan nuestros deseos.

Todo esto lo digo solamente para expresar mi deseo de que tú, ilustre señora, así como los demás miembros de mi familia, consideréis mi partida de este mundo como un motivo de gozo, y para que no me falte tu bendición materna en el momento de atravesar este mar hasta llegar a la orilla en donde tengo puestas todas mis esperanzas.

Así te escribo, porque estoy convencido de que esta es la mejor manera de demostrarte el amor y respeto que te debo como hijo.

Un hombre purificado

San Luis Gonzaga es el patrón de los jóvenes y de los que luchan por la pureza. Su ejemplo de castidad sigue siendo una inspiración.

Aquí una oración para pedir ayuda a san Luis para tener un cuerpo y una mente puros. Está inspirada en una plegaria recogida una antigua publicación de la Santa Sede con oraciones y devociones relacionadas con indulgencias llamada Raccolta:

Luis santo y puro, que viviste con autenticidad y virtudes:
desde mi miseria te encomiendo especialmente mi castidad,
pídele a Jesús y a su madre María
que conserven puros mi cuerpo y mi alma,
que me guarden de disgustar a Dios.

No permitas que ninguna mancha de impureza me contamine.
Cuando me veas en peligro de caer,
aparta de mi mente los malos pensamientos y deseos,
y despierta en mí la nostalgia de la eternidad cercana, y de Jesús crucificado.

Ayuda a mantener en mi corazón un profundo respeto al Padre del cielo
y un ardiente fuego de amor divino.

Permíteme seguir tus pasos aquí en la tierra
para que en el cielo sea digno de disfrutar contigo de la visión de nuestro Dios para siempre.

Amén.

Mira en esta galería de imágenes cómo estas mujeres murieron por defender su pureza:

Tags:
cartacastidadesperanzamadremuerteoracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Redacción de Aleteia
Explosión en Líbano: Encuentran el cuerpo de un joven agarrado a ...
3
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
4
Gaudium Press
10 enseñanzas del cura de Ars tras sus combates con el demonio
5
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
6
ST IGNATIUS,LOYOLA
Philip Kosloski
Aquí están las 8 reglas de san Ignacio para el discernimiento
7
Chiara Santomiero
¿Qué es el «Perdón de Asís»?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.