Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconCuriosidades
line break icon

Los dominicos devolvieron la vista a los ciegos… ¡»inventando» las gafas!

BBAMBINA, OCCHIALI, LIBRO

Shutterstock

Una penna spuntata - publicado el 20/06/21

Estamos en Pisa a finales del siglo XIII y gracias a la habilidad de un fraile, los dominicos aprenden a reproducir lentes y anteojos, inicialmente solo para corregir la presbicia. Para los miopes será necesario esperar hasta el siglo XV...

Si fray Alessandro della Spina hubiera sido más honrado, la historia de los ciegos, con toda probabilidad, habría resultado diferente.

Desafortunada o afortunadamente, el piadoso dominico adoptó una interpretación bastante flexible del mandamiento «no robarás»… y fue así que (¡gracias a un verdadero robo intelectual!) los italianos pudieron valerse – primeros en el mundo – de un invento extraordinario destinado a cambiar la vida de muchos.

Por qué… ¡qué pesadilla tenía que ser, descubrir que uno era miope, antes de que alguien inventara las gafas!

Sucede que otro fraile dominico, un tal Giordano de Pisa, fue el que nos dio uno de los primeros testimonios sobre la invención de las gafas. Estamos en 1305, y fray Giordano (el Beato) exclama con orgullo, predicando en la iglesia de Santa Maria Novella:

Aún no han pasado veinte años desde que se encontró el arte de hacer gafas que permiten ver bien, que es una de las mejores y más necesarias artes que tiene el mundo, y que hace tan poco que se ha encontrado: arte nuevo, que antes no había. […] Yo vi al primero que lo encontró y lo hizo, y hablé con él.

Que fray Giordano conoció a quien primero lo encontró, es una información que me permito dudar… pero ciertamente es muy probable que hablara largamente con el hermano que (no primero, sino segundo) se dedicó a la producción de gafas: en realidad, el religioso a quien tradicionalmente se atribuye la invención vivía en el mismo convento que fray Giordano.

Un fraile con un «don»

Fray Alessandro della Spina (así se llama) era – como dice su necrológica en la Chronica Antiqua del convento de Santa Caterina en Pisa – un «hombre bueno y modesto», «capaz de reproducir todo lo que veía».

Conrad von Soest
Conrad von Soest, ‘Brillenapostel’ (1403)

Una habilidad que sin duda es muy útil… de lo contrario, los maliciosos pensarían que fray Alessandro se dejó llevar un poco, cuando – como nos informa con candidez su necrológica –

comenzó a fabricar gafas, que inicialmente fueron inventadas por otro, pero que no quiso comunicar el secreto [de su fabricación]. Alessandro, por su parte, muy feliz y sumamente servicial, enseñó a todos a fabricar gafas.

Ejem.

El «verdadero» inventor de las gafas, el que tuvo la desgracia de encontrarse con fray Alessandro, era, con toda probabilidad, un comerciante laico.

Durante muchos siglos, la historiografía ha estado convencida de que se trataba de un tal Salvino degli Armati, heredero de una histórica familia florentina. La investigación moderna ha demostrado que este Salvino nunca existió (o, si alguna vez lo hizo, ciertamente no inventó las gafas).

La verdadera identidad del bendito inventor parece destinada a permanecer envuelta en un misterio. Por lo que sabemos, también podría haber sido un veneciano, con quien fray Alessandro habría entrado en contacto por cualquier motivo. De hecho, parece claro que, a finales del siglo XIII, existían en Murano unos hornos dedicados a la fabricación de lentes graduadas; la Serenísima guardaba celosamente el secreto de su fabricación.

En cualquier caso: parece razonable suponer que el inventor de las gafas era un laico, probablemente un gran comerciante o un artesano especialmente hábil.

Un «generoso» robo de ideas

Quienquiera que fuera, con toda probabilidad pretendía sacar un buen provecho de su invento, diferenciándose en esto del piadoso fray Alessandro, que (obligado por el voto de pobreza y, en todo caso, amparado por su convento) no deseaba hacerse rico.

Tal vez podamos llegar a imaginar que el comerciante adoptó precios de monopolio, juzgados inmorales por los religiosos dominicos. O, tal vez, esto es solo una conjetura mía, y disculparía al pobre fray Alessandro: el caso es que, después de haber logrado hacerse con unas gafas, el religioso supo comprender su técnica de fabricación.

Estábamos en Pisa a finales del siglo XIII y las oficinas de patentes aún no existían. Fortalecidos por el descubrimiento de su hermano, los dominicos comenzaron a producir las primeras lentes, vendiéndolas a precios realmente generosos.

En poco tiempo, habían montado un verdadero taller artesanal en uno de sus conventos florentinos, entregándose a la fabricación de lentes para la presbicia (las lentes para corregir la miopía, de construcción más compleja, se inventaron a mediados del siglo XV).

Dado que los dominicos fueron tan generosos como para compartir la técnica de fabricación con cualquiera, otra ciudad, Florencia se convirtió rápidamente en la indiscutible «capital de las gafas», suplantando en gran medida incluso a la Serenísima Venecia.

Solo piensa en esta noticia: a mediados de la década de 1400, la familia Sforza encargó más de trescientos pares de anteojos a una tienda florentina para su séquito. El encargo se procesó en quince días (compara con los sitios de comercio electrónico, que tienen tiempos de envío más largos …), lo que nos permite asumir que, para esa fecha, se habían desarrollado tiendas especializadas en Florencia que ya tenían productos listos, lentes graduadas esperando a ser colocadas en su soporte. En definitiva: como ocurre hoy, ni más ni menos.

Una revolución

Evidentemente, no sé de óptica, pero los libros que consulté para este post me aseguran que la invención de las gafas fue una auténtica revolución. El hombre ya conocía desde hacía mucho tiempo la existencia de las lupas, y sin duda esas ya eran de gran ayuda, para todos aquellos que tenían problemas de visión.

Sin embargo, las lupas eran «sólo» de ayuda porque aumentan artificialmente el tamaño del objeto. Las lentes graduadas biconvexas son otra cosa, que forman «un todo» con el ojo afectado de presbicia, compensando la insuficiente convexidad de su lente.

La lupa, colocada sobre un libro, agranda los personajes y todo lo demás; pero la lente te permite ver los objetos, más claramente que antes, en su tamaño real. Y, si me lo permites, ¡esto es una revolución!

Faltaban las monturas

Solo otra revolución tenía aún que irrumpir en la historia de las gafas: la invención de las monturas. Inicialmente, las gafas se acercaban a los ojos sujetándolas en la mano con un asa lateral larga, de la misma forma que tenemos ciertas máscaras de Carnaval en nuestras manos: muy elegantes y estilizadas … pero un poco incómodas.

Alternativamente, las gafas se colocaban en el puente de la nariz, una técnica que, sin embargo, terminaba dificultando la respiración, dando una sensación perenne de «nariz tapada».

Los miopes y hipermétropes tuvieron que esperar hasta el 1700, antes de que las gafas tomaran un aspecto similar al actual: inicialmente, se sujetaban a la cabeza mediante una cinta que se enrollaba alrededor de las sienes y se ataba detrás del cuello; finalmente, se «anclaron» a las orejas mediante monturas especiales.

En resumen, todavía quedaba un largo camino por recorrer antes de llegar a nuestras gafas modernas … sin embargo, en la Edad Media, ya se habían hecho grandes avances, para el deleite de todas las personas ciegas en Italia.

Y todo ello, gracias al ingenio y la generosidad de un pequeño fraile muy, muy especial …

AQUÍ EL ENLACE AL ARTÍCULO ORIGINAL PUBLICADO POR EL BLOG UNA PENNA SPUNTATA

Tags:
ciegodominicoshistoriainventositalia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.