Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconContenido de partner
line break icon

“El pediatra tiene el futuro en sus manos”

La doctora María Molina, pediatra, habla del eje de su vida y su trabajo: servir a la comunidad hispana a la que pertenece. Ahora más que nunca, en tiempos de pandemia

María Molina es una pediatra de origen dominicano que vive y trabaja en la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos. “Siendo adolescente -recuerda- mi madre emigró a Estados Unidos buscando un futuro mejor”, recuerda. El ejemplo de su madre le marcó: “Vino aquí a trabajar en factoría” y cosía vestiditos de muñecas. “Es de quien tengo yo el honor de haber aprendido la mística del trabajo y la dedicación al trabajo.”

Se preocupa de que los adolescentes estudien

La doctora Molina estudió Medicina y hoy atiende a los niños y a sus familias. Su trabajo no solo se limita a la atención médica de los pequeños: “Yo creo -dice- que el pediatra tiene, al igual que el maestro, el futuro en sus manos. Recalco mucho, especialmente en mis pacientes adolescentes, que la forma sana y segura de llegar al éxito y de pasar los niveles socioeconómicos es a través del estudio.”

“Mi mamá trabajaba en una factoría y yo pude estudiar”, afirma. Y eso mismo desea para sus pacientes: “Aquí hay muchas oportunidades”, dice refiriéndose a Estados Unidos. “Pero a veces [además de la madre] tenemos que trabajar con el padre, para que también inspire al joven a seguir estudiando”.

Ella sabe que es algo que cuesta en los ambientes de migrantes hispanos, “porque hay mucha distracción”. La doctora Molina habla a los adolescentes en consulta y los impulsa a “que cojan una carrera que les guste.

Así, anima a cada uno “para que no se levante para trabajar sino para vivir, que les traiga alegría, pasión”.

La doctora Molina trabaja desde hace años en SOMOS, la red de médicos que atiende a personas vulnerables en Nueva York. Al declararse la pandemia, su labor se ha visto intensificada y más necesaria que nunca.

“Unidos podemos dar más a nuestra comunidad”

“SOMOS -explica- significa para mí unidad. Ha sido una vía para nosotros, los médicos de la comunidad, para unirnos y dar servicio. No estoy yo dando un servicio por aquí y otro por allá. Estamos unidos y unidos podemos dar más.”

Y es que SOMOS ha tenido un papel crucial, en su opinión, en el modo de afrontar la crisis de la covid-19. “SOMOS no solamente ofrece servicios médicos. Nos ha brindado la oportunidad de dar más que eso. SOMOS está en la comunidad dando hasta comida al que tiene hambre.

“En tantas situaciones sociales -añade- hemos estado ayudando. Desde el comienzo de la pandemia, con las pruebas nasales, que seguimos haciendo. Y ahora trabajando aún más en lo que es la solución de la pandemia, que son las vacunas, y llevándolas a los barrios donde más se necesita.

Para María Molina, la pandemia ha generado una etapa nueva en su vida como pediatra y como persona. “Actuamos -prosigue- en los barrios más afectados, los que más pérdidas hemos sufrido en la pandemia. La gente pobre siempre queda más pobre en casos como este”, dice. Sin embargo, “SOMOS ha dicho presente y nosotros estamos tan alegres de decir presente con SOMOS.”

En el plano personal, confiesa: “Yo me siento doblemente compensada porque no solamente puedo ayudar, sino que puedo ayudar y servir”. Y concreta: “A nuestra comunidad, a nuestra gente vulnerable, a quien más lo necesita.”

“Creo que sirviendo, no importa a quién sirvas te vas a sentir bien. Pero es alegre poder dar servicio a donde más se necesita”, afirma.

Y explica la clave de su satisfacción: “Es el hecho de servir a esta comunidad, poderlo hacer en mi idioma, poder hablarle a mis pacientes: a los padres, a los abuelitos, a la madrina y al padrino que a veces acompañan [al niño o adolescente en las visitas, porque] el latino es así. Es una maravilla poder hacerlo”, concluye.