Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 12 junio |
Beata Mercedes María de Jesús Molina
home iconEspiritualidad
line break icon

Mejor amar que ganar (sea cual sea la batalla)

TinnaPong | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 09/06/21

Algunos matices llenos de sabiduría sobre la victoria y el éxito para enfocar mejor tus prioridades, luchas, expectativas y esperanzas

Me asusta pensar que la vida se define sólo en ganar o perder. Gano el amor de los demás, de Dios o lo pierdo todo y me quedo solo.

Gano el tiempo o lo dejo escapar y mi vida se apaga. Gano una oportunidad que me abre puertas o pierdo el tren que pasa ante mi estación, dejándolo ir sin hacer nada.

Gano opciones de ser mejor o pierdo la ilusión y ya no lucho por llegar a las estrellas que se dibujan ante mí.

Pierdo el tiempo de ahora por no poder salir de casa por la pandemia o lo gano haciendo aquellas cosas que de otra forma hubieran sido imposibles.

Gano un partido o lo pierdo, no cabe el empate, sólo puede ganar uno. Gano o pierdo. Parece todo tan sencillo…

Perder… o no

MATKA

En la vida quizás pierdo más veces que gano. Pierdo la salud y enfermo. O pierdo los años y me vuelvo viejo sin quererlo.

Gano la oportunidad de entrar por una puerta estrecha, seguir un sendero casi escondido o pierdo los mejores años de mi vida haciendo lo que no deseo.

Ganar o perder en una lucha constante. Gano prestigio con artimañas, gano el afecto engañando, gano la devoción con mentiras.

O lo pierdo todo, la fama, el prestigio, la posición, sólo por ser fiel a mí mismo, por ser veraz y auténtico, por no mentir.

Ganar o perder es relativo. Una oportunidad perdida no siempre es la peor opción a la que me enfrento.

El verdadero éxito

MEDYTACJA

A veces elegir sin pensar demasiado lo que pasa ante mis ojos puede hacer que me precipite en un camino sin rumbo.

No sé cuándo gano de verdad. Ni sé si al perder a veces puedo llegar a ganar otras cosas diferentes, no imaginadas ni buscadas.

El perdedor de una batalla puede ganar otros caminos posibles. Y el que ha perdido se levanta más fortalecido, porque la derrota hace que el alma madure y se haga fuerte.

No sé si quiero ganar o perder si al final lo que me queda es mejor que lo que tenía antes de empezar a luchar.

No sé si quiero ganar a los míos para el bien usando caminos sucios. O prefiero con la verdad exponerme a quedarme solo.

La autenticidad es un don que aprecio más que a mi vida. Y estoy dispuesto a perder la vida por cuidar a los que más amo, a los que me ha confiado una mano amiga, esa mano que me tiende Dios.

La respuesta segura: el amor

HOSPICJUM

Temo perder algo en la vida. Pero luego sé que retener y guardar no me dan la felicidad soñada.

Y en ocasiones, vacío y roto tras alguna derrota, he tenido más paz que después de mil victorias.

Ya no me afano tanto por ganar siempre en la lucha. Decido dar amor pase lo que pase y eso no es amor perdido.

Porque todo el amor no sé bien cómo se deposita en el cielo, en una nube segura que me espera al final del camino, haya ganado o perdido. Con derrotas o victorias.

Prefiero perder acompañado por el consuelo de los míos. Antes que verme victorioso y solo en medio del desierto de la vida.

Lo único seguro

Las victorias pasan, aunque sean sufridas. Y se olvidan, porque la vida sigue. Y todo se juega en el presente cruel y bendito que decide mis días.

No quiero ganar humillando. Ni quiero que la victoria me lleve a la vanidad y al orgullo enfermizo.

Siempre puede perder el que siempre gana. Y siempre puede ganar el que pierde siempre.

No hay nada tan seguro como el hecho de que un día acabarán mis días y mis rachas de buena o mala suerte.

Dejaré mi último suspiro sostenido en el viento. Y cerraré los ojos para abrirlos a una vida nueva. Será mi gran victoria, quizás en mi derrota.

Pero veré ya el cielo y comenzaré de nuevo. Y ya no habrá vencidos, ni derrotados. No habrá dolor ni pena después de haber perdido.

Me gusta más incluso esa vida ganada o recibida al fin, como don con mi muerte. No se gana el cielo en el que habitaré. Es un don, es misericordia.

Sin miedo

No se pierde la vida que se entrega, aunque se diluya en sangre derramada. No se gana la vida que se esconde por miedo a la derrota en el amor, que es la más dolorosa.

No se gana peso sin comer y no se pierden kilos sin perder el tiempo y la vida en ello. No gano siempre que creo haber vencido.

A veces he perdido cosas más importantes que las que perseguía. Deseando el mejor puesto perdí a los míos o la oportunidad de amarlos con tiempo, con alegría y salud.

Me desgasté por entero pensando que ganaba y perdí la salud y dejé de cuidar lo que de verdad importa.

No siempre ganar es ganar. Y no siempre una derrota es sólo pérdida.

Perder un puesto de trabajo o la fama no siempre es pérdida total. Se abrirán nuevos caminos y descubriré de nuevo la esperanza, desde la altura de mi caída. Porque no toda caída es el final de mi vida. Es sólo un parón, o un nuevo comienzo.

Ya no me afano siempre por ganar donde todos buscan la victoria. Ni me tomo mal mis derrotas, son parte de la vida.

No me ofusco con objetivos que me alejan de lo realmente importante, el amor que es el que construye la vida.

Un nuevo inicio

No siempre matando gano. A veces es sólo al morir cuando venzo y entiendo la vida.

Me gusta pensar que Dios da siempre nuevas oportunidades. Y que donde un día hubo lágrimas más tarde puede que haya sonrisas.

No le tengo miedo a comenzar de nuevo, porque así aprendo nuevas formas de hacer las cosas y aprendo con humildad del que construye mejor que yo la casa de su vida.

No temo el final de nada, porque creo en los nuevos comienzos. Y cada dificultad es una oportunidad que la vida me da, un don que Dios me entrega.

Tags:
amoréxitoexpectativasfracasolibertad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
LITTLE BRIDESMAID
Felipe Aquino
La niña china que murió por reparar una ofensa a la Eucaristía
3
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
4
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
5
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
6
PILAR SUEVOS
Dolors Massot
La receta de una mujer de 102 años sobre el matrimonio
7
ARGENTINA
Esteban Pittaro
Un juez suspendió la ley del aborto en Argentina y aquí sus argum...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.