Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 14 junio |
San Eliseo
home iconEspiritualidad
line break icon

Fui a misa distraído y Jesús me dio una gran lección

muratart | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 07/06/21

Llegué tarde y me senté sin ni siquiera saludar a Jesús, y algo me dijo: mira a tu izquierda...

“Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí”

Juan 6, 57

Desde niño me he sentido maravillado por la Eucaristía. Saber que el pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo frente a mis ojos, es algo que me sobrepasa.

Por eso cuando me hablan de milagros suelo decir: “Ve a misa, allí verás el mayor de todos”. Y luego les sugiero:

“Al terminar no salgas apurado de la iglesia, quédate unos minutos en fervorosa oración y agradece a Dios por las gracias que te ha conferido. Y si puedes, antes de marcharte pasa por el oratorio donde tienen el sagrario y dile a Jesús que le quieres”.

Santos que saben sobre la Comunión

Me gusta llegar temprano a misa para tener un rato de oración previo. Este pensamiento del Padre Pío es muy cierto:

“Hijos míos, nada es demasiado a la hora de prepararnos para la santa comunión».

Luego voy al sagrario y le digo a Jesús: “Llegué. Aquí estoy, por ti y para ti”.

San Francisco de Asís, un gran enamorado de Jesús Sacramentado escribió admirado:

“Cuando el sacerdote ofrece a Jesús en el altar y lo lleva a algún lado, todas las personas deberían doblar las rodillas y rendir al Señor, AL DIOS VIVO Y VERDADERO, alabanza, gloria y devoción”.

Una lección en misa: mira a la izquierda…

Ayer, por algunos contratiempos llegué tarde a misa. Entré distraído y me senté en la banca distante, con los pensamiento en el problema que dejé atrás.  ¿Te ha pasado alguna vez?

Haces lo imposible por ir temprano y llegas a misa cuando acaba de empezar. No quieres distraer y prácticamente corres a la banca. Pero olvidas persignarte al entrar a la iglesia y saludar a Jesús.

Jesús, ¡qué gran amigo eres!

Sabe darme grandes lecciones. Y vaya que esta fue una lección aprendida. Ya lo conozco. Él es así.

Miré hacia el sagrario para saludarlo. Tengo la costumbre de hacerle saber que llegué a la iglesia y voy a saludarlo. Cuando llego encuentro otras personas afuera orando. “Cuánto te aman Jesús”.

Te comentaba que estaba un poco distraído y sentí la necesidad de mirar hacia la banca de mi izquierda. Era como si Jesús me dijera: “Mira Claudio”.

En esa banca estaba de rodillas un anciano. Rezaba en silencio con tal fervor que no pude evitar unirme a su oración con la Eucaristía. Se notaba que amaba a Dios profundamente.

Toda la misa estuvo de rodillas mirando el altar, siguiendo la Eucaristía con tal amor, que sentí deseos de aprender de él y amar más a Dios.

Ese hombre sencillo me hizo sentir vergüenza por mi actitud desconsiderada con Jesús. Me recordaba con su devota actitud que debemos amar más la Eucaristía, y guardar respeto por la Casa de Dios.

Necesito ir a Misa. Mañana iré temprano para acompañar a Jesús antes de la eucaristía, en el sagrario.

Le pediré que me perdone y le diré que le quiero a ver si logro arrancarle una sonrisa de alegría. ¡Te quiero Jesús!

Tags:
comuniondevocioneucaristiamisa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.