Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconActualidad
line break icon

Hermana Rosario fallece por Covid-19: “Humildad, generosidad y amor”

@CEVmedios

Ramón Antonio Pérez - publicado el 06/06/21

Junto a la Madre Teresa de Calcuta llegó a Venezuela en julio de 1965. En Cocorote (Yaracuy) fundaron la primera Casa de la Caridad fuera de la India, manteniéndose “con humildad, generosidad y amor

“Gracias Madre Rosario por tu testimonio de amor y ternura para con los más necesitados. Gracias por tu amistad, cercanía y oraciones por mí. Gracias por el amor tan grande que profesaste hacia esta tierra venezolana y por tu total ofrenda por su paz y bienestar. Descansa en Dios”.

De esta manera, monseñor Víctor Hugo Basabe, obispo de la Diócesis de San Felipe, estado Yaracuy (Venezuela), anunció el viernes 4 de junio, el fallecimiento de Silvia Toppo, una misionera de la caridad conocida como “Hermana Rosario”.

La Madre Teresa de Calcuta junto a la Hermana Rosario y otras cuatro Misioneras de la Caridad: María Nírmala, María Dolores, María Elena y María José, llegaron a Venezuela en julio de 1965, para fundar en Cocorote, Yaracuy, la primera Casa de la Caridad fuera de la India. De ese grupo, Rosario era la última que todavía quedaba con vida.

Una víctima de la pandemia

La Conferencia Episcopal Venezolana, mediante una nota enviada a Aleteia, confirmó la noticia de su muerte que llena de dolor a diversos sectores del país. Pero, además, habla de la razón de su fallecimiento. “Con 88 años de edad, la Hermana Rosario falleció a consecuencia de Covid-19”. Tenía cuatro días ingresada en el Hospital Central de San Felipe, pero ante su delicado estado de salud no logró superar la enfermedad.

Para la CEV la Hermana Rosario cumplió fielmente con su vocación: “asistir a todo aquél que necesitara encontrar la ternura de Dios, a través de las obras de misericordia corporal y espiritual. Quienes la conocieron dan fe de la dulzura que emanaba en su trato con el prójimo, su amor por el servicio y su dedicación a la oración constante”.

Entre las personas afectadas por el fallecimiento de la Hermana Rosario, estaba la periodista Laura Castellanos, quien la conoció y entrevistó para la famosa cadena CNN. Laura publicó un destacado hilo en Twitter con aspectos inéditos de la religiosa.

Con generosidad y amor todo se puede

En 26 años de carrera este fue un personaje que me cautivó”, escribió Castellanos en la red social. “Menudita, bajita -y dulce como el pan- me recibió con la sonrisa más bella que he visto, feliz, con su andadera a pesar del calor sofocante de Yaracuy”, dijo.

Cuando la conocí en 2016 me sentí bendecida. Nunca había sentido tanto amor y admiración por alguien”, indica. “Ese día me habló del alma, de cómo no entendíamos la palabra de Dios y lo sencillo de su amor. Me regaló una hojita con citas bíblicas de su puño y letra, varias estampitas de la Madre Teresa y dos medallitas de la Virgen María”.

Hace un año, Laura Castellanos también había hablado de la Hermana Rosario en Facebook: “Si me preguntan cuál líder he conocido que me ha marcado, hablaría sin dudarlo de la Madre Rosario (…) No sé si lo saben, pero la Madre Teresa vivió en Venezuela y fundó junto a la Hermana Rosario una misión de ayuda que aún hoy existe”.

Laura le preguntó a Rosario por qué seguía en un país como Venezuela y cómo hacía para seguir al frente de la Casa de la Caridad a pesar de su edad. “Su respuesta fue: ‘con humildad, generosidad y amor todo se puede’. Me contó que muchas veces los voluntarios o hermanas no entendían de números rojos, gobiernos o reglas. Entendían de amor y dedicación, de ayudar a los otros y ayudarse entre sí”.

Vida y obra de la Hermana Rosario

De acuerdo con la biografía enviada desde la CEV, la hermana María Rosario nació el 6 de enero de 1933 con el nombre de Silvia Toppo, en una pequeña de aldea de agricultores cerca de Chainpur, al oeste de Gumla, en La India. Fue hija de Emil Toppo y María Tirkey. Silvia era la última de seis hermanas: Julia, Josefina, Serafina, Lucía y Savina. La familia Toppo Tirkey, era creyente de dioses paganos y politeístas.

Pese a ello, Silvia quiso estudiar y con el apoyo de toda la familia, se inscribió en Ursiline Convent, instituto donde por espacio de tres años se formó para alcanzar el grado de maestra. Teniendo a su cargo la formación de niños, tuvo noticias sobre la obra que estaba realizando una misionera en la lejana ciudad de Calcuta, “algo que le llamaba la atención y sentía un cercano deseo de conocer a profundidad”.

Silvia, junto con otras seis maestras, escribió una carta a la Madre Teresa. Al poco tiempo recibieron respuesta de la hoy santa de la Iglesia. Ella las esperaba con los brazos abiertos, invitándoles a vivir la enorme responsabilidad de ser Misioneras de la Caridad.

El 31 de mayo de 1955 fue exactamente el día del encuentro entre las maestras de Chainpur con la Madre Teresa, quien teniendo de frente a Silvia Toppo, la bautizó de una vez con el nombre de “María Rosario”, para su vida religiosa.

Luego de los procesos de formación, toma de hábitos, consagración y misión dentro de la India, en 1965 María Rosario integra un equipo de Misioneras de la Caridad para una labor fuera de las fronteras de su país natal. Los preparativos concuerdan con el otorgamiento del “Decretum Laudis” (Decreto de Alabanza), concedido a la congregación por Su Santidad El Papa Pablo VI, en febrero de 1965.

Cofundadora en Venezuela

Luego viajan a Roma inicialmente el 13 de julio de 1965, y desde allí a Venezuela. El equipo de misioneras estaba integrado por las hermanas María Nírmala, María Dolores, María Elena, María José y María Rosario, quién ya llevaba grabado en sus hábitos el número 045, entre más de cinco mil que actualmente integran la obra universal.

De este modo, al viajar a Venezuela, la Hermana María Rosario es cofundadora de la obra de las Misioneras de la Caridad en Yaracuy, siendo la casa en Cocorote la segunda creada por santa Teresa de Calcuta, y la primera fuera de la India.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.