Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 14 junio |
San Eliseo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo es el desarrollo del lenguaje en los niños?

LINGUAGGIO BAMBINI

Di New Africa|Shutterstock

Ospedale Bambino Gesù - publicado el 04/06/21

Las fases de un desarrollo normal del lenguaje en los niños y los posibles indicadores de trastorno o malestar que requieran la consulta con un especialista

El primer año de vida

Podemos pensar en la comunicación como un puente que llena la distancia entre nosotros y los demás. El niño empieza a desarrollar la comunicación desde pequeño, a percibir que él y los papás son dos cosas distintas.

En el primer año y medio de vida por lo tanto, incluso antes de hablar de lenguaje, es importante prestar atención a la capacidad del niño de comunicar y relacionarse con los demás, en primer lugar con los papás.

Las señales importantes de la capacidad de comunicar son:

  • Mirar a los ojos
  • Sonreírle a otro
  • Los llamados «gestos deícticos«, es decir mostrar, indicar, dar – acompañados de la mirada que se desplaza entre el objeto y la persona
  • Los gestos «referenciales»: aplaudir para decir «bravo», abrir y cerrar la mano para decir «hola-adiós», agitar la cabeza para decir «no»

La aparición de estas habilidades nos dice que el niño está desarrollando un buen impulso para querer comunicarse (la llamada “intencionalidad comunicativa”), que es el requisito previo para abrirse al lenguaje. Si estas competencias cuestan en aparecer después del año y medio del niño, es recomendable hablar con el pediatra o un psicólogo.

Entre 1 y 3 años

Paralelamente, a partir del año, empieza a desarrollarse el lenguaje, que es la forma más evolucionada de comunicación. Los niños empiezan a comprender cada vez más palabras y a pronunciar algunas.

El lenguaje de los dos años

Entre los 18 y los 24 meses, el vocabulario aumenta rápidamente, pero cada niño es diferente. Un niño de dos años generalmente tiene una excelente comprensión del lenguaje (logra entender las peticiones de los padres como «ve al baño», «toma la pelota grande», «¿dónde está papá?» sin necesidad de acompañar la frase con gestos) y logra expresar bien sus necesidades aunque no use las palabras.

Si esto no succede, o si el progenitor tiene la impresión de que el niño no oye, está distraído y desinteresado en la relación y la comunicación, es bueno consultarlo con el pediatra y evaluar la posibilidad de una cita con el psicólogo.

A los tres años el lenguaje es un instrumento de relación social

Durante el tercer año de vida (entre los 2 y los tres años), el lenguaje se desarrolla muy rápidamente y a partir de los 3 años se vuelve un instrumento muy importante en las relaciones sociales del niño.

Es común observar momentos de rabia y frustración en los niños que no logran expresarse bien. Es importante acoger estos momentos y evaluar junto con los especialistas si es apropiado ayudar al niño con un curso de logopedia, para apoyar el desarrollo del lenguaje.

Antes de la escuela: de los 3 a los 6 años

Durante los años de maternal (de los 3 a los 6 años), es importante tener bajo control la evolución del lenguaje prestando atención a la precisión de los sonidos y a una adecuada construcción de la frase.

En este periodo, son comunes los momentos transitorios de tartamudeo que, normalmente, se resuelven espontáneamente. En estos casos, es bueno que el progenitor no estrese al niño, no lo anticipe, sino que respete sus tiempos con dulzura y serenidad.

Si los periodos de tartamudeo se prolongan o están asociados a otras señales de estrés (como trastornos del sueño, nerviosismo…) es bueno consultar con el pediatra o con un psicólogo.

Entre los 3 y los 6 años, a menudo en coincidencia con el inicio de la escuela infantil, los niños pueden tener problemas para hablar en situaciones en que se espera que hablen, como en la escuela, mientras que logran hablar en situaciones en donde se sienten más cómodos, como en casa.

Mutismo selectivo

En estos casos se habla de mutismo selectivo, que es clasificado como «trastorno de ansiedad».

El mutismo selectivo interfiere con la comunicación social y los resultados escolares. Para un correcto diagnóstico, los síntomas deben persistir después del primer mes de escuela: de esta manera podemos excluir que el mutismo se deba al hecho de que el niño no conoce aún a sus compañeros y que no está acostumbrado al lenguaje hablado que se usa en la escuela.

En la escuela, los niños con mutismo selectivo se muestran normalmente inmóviles y sin ninguna expresión en el rostro. Algunos evitan también el contacto físico y visual. Estos niños son muy hábiles para usar el lenguaje no verbal: indican, hacen señas con la cabeza, escriben o se quedan impasibles hasta que el interlocutor adivina la respuesta. Es importante y esencial para posibles tratamientos y cuidados diferenciar la timidez del mutismo selectivo que son confundidos a menudo.

La timidez no es un trastorno clínicamente definido sino un rasgo de la personalidad, y no existen sugerencias para su tratamiento.

Una diferencia fundamental entre un niño tímido y un niño con mutismo selectivo es que el tímido, cuando es necesario, es capaz de hablar, incluso mínimamente, en ambientes públicos, mientras que el niño con mutismo a menudo no es capaz de hacerlo. Si los padres o los profesores sospechan que el niño padece de mutismo selectivo es bueno consultar con el pediatra y con un psicólogo.

De Silvia Amendola y Francesca Bevilacqua

Artículo original

Tags:
comunicacioneducaciónlenguajeniños
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.