Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 17 septiembre |
Santa Hildegarda de Bingen
home iconCultura e Historia
line break icon

Ana María Javouhey: La misionera que luchó por la emancipación de los esclavos

ANNE MARIE JAVOUHEY

Shutterstock | Claudio Giovanni Colombo

Sandra Ferrer - publicado el 02/06/21

Se hizo monja en plena Revolución Francesa y dedicó su vida a los enfermos y necesitados. Apoyó la emancipación de los esclavos a los que acogió con cariño en el seno de su congregación.

En el año 2011, un grupo de personas se acercaron a distintos pueblos de Francia en busca de la huella de una religiosa que había fallecido hacía más de un siglo. Eran los descendientes de unos ciento ochenta esclavos que la beata Ana María Javouhey había ayudado a emancipar en las primeras décadas del siglo XIX. Tal había sido el recuerdo imborrable de aquella mujer en los corazones de aquellas familias.

La historia de Ana María empieza en una pequeña localidad francesa llamada Jallenge, donde nació el 10 de diciembre de 1779. La quinta hija de una extensa familia de diez hermanos, Nanette, como la llamaban cariñosamente los suyos, creció en un entorno repleto de amor y de profunda fe. A sus diez años, Nanette fue testigo y protagonista de los acontecimientos que cambiarían la historia de Francia y de Europa para siempre.

Consagración a Dios

A esa edad, había recibido la primera comunión y no estaba dispuesta a renunciar a la misa, a pesar de las persecuciones que se empezaron a extender contra la Iglesia por toda la Francia revolucionaria. Además, Nanette vio en su propia casa como sus padres se jugaron la vida organizando ceremonias clandestinas y escondiendo a sacerdotes. Ella misma, se dispuso a reunirse con otros jóvenes de la zona para compartir sus ideas sobre la fe y el catecismo.

El 11 de noviembre de 1798, Ana María Javouhey se consagró a Dios y dos años después se unió a una pequeña comunidad de Besançon en la que se volcó en tareas caritativas y en la educación de los niños y niñas de la zona.

Durante un tiempo, la hermana Ana María estuvo viviendo en distintas comunidades francesas y suizas hasta que regresó a casa de su padre desde donde impulsaría su proyecto personal que se materializaría en una pequeña comunidad en Châlon-sur-Saône. En 1804, con motivo de la coronación de Napoleón, el Papa Pío VII se había trasladado a Francia y en su camino de regreso se detuvo en Châlon-sur-Saône. Ana María y sus hermanas acudieron a verlo y el pontífice las animó a continuar con su incipiente proyecto.

En 1806 se aprobaban los estatutos de la nueva orden que con el tiempo sería conocida como la Congregación de las Hermanas de San José de Cluny y en 1807 era reconocida por el obispo de la diócesis.

WEB2-ANNE-MARIE-JAVOUHEY-AFP-054_COR5071-1-e1605894574367.jpg
Bienheureuse Anne-Marie Javouhey (1779-1851) fondatrice de la congregation des Soeurs de Saint-Joseph de Cluny.

La oración y la educación a niños y niñas

Junto a Ana María, otras siete jóvenes, entre las que se encontraban algunas de sus hermanas, hicieron sus votos ante el obispo de Autun y tomaron el hábito religioso iniciando una andadura de vocación religiosa y servicio a los demás que continuaría hasta nuestros días. Las principales tareas, junto a la oración, se centraron en la educación de niños y niñas. Pero en 1810, con motivo de la guerra en España, empezaron a llegar un gran número de enfermos a los que las religiosas cuidaron y aliviaron su dolor.

Dos años después, las religiosas se trasladaron a un antiguo convento que estaba en venta en la localidad de Cluny estableciéndose definitivamente y adoptando el nombre de tan emblemática ciudad. Pero Ana María Javouhey no permaneció mucho tiempo en la casa madre. Tenía muchos proyectos en mente y otros que le fueron propuestos por las autoridades francesas que vieron en ella a una líder y una personalidad única.

Ana María fundó varias escuelas para niños en Francia hasta que en 1822 aceptó el reto de viajar hasta Senegal. En su vida como misionera, fundó distintas escuelas y hospitales en varios países africanos. Un año después regresaba a París donde ayudó en la creación de una escuela para formar a futuros clérigos africanos que emprendieran una labor de evangelización en África.

Continuaron su labor en la Guayana francesa

En 1828 se trasladó con un grupo de religiosas de su congregación hasta la Guayana francesa donde continuó con su labor misionera. Ana María y sus hermanas se ganaron el cariño de las personas de aquellas lejanas tierras por el ejemplo dado y el esfuerzo realizado entre aquellas gentes que nunca olvidarían a la religiosa.

Fue en Mana, donde ya había fundado una leprosería, que la hermana Ana María Javouhey inició su importante labor de emancipación de los esclavos por orden del rey. El reto no era pequeño. Cientos de esclavos liberados recibieron de la comunidad de Ana María una formación religiosa y apoyo incondicional que convertiría a la religiosa en la madre de todos ellos. Cuando en la primavera de 1843 regresaba de nuevo a Francia, dejaba un vacío en los corazones de muchas de aquellas personas a las que había enseñado a vivir en libertad y a valerse por sí mismas.

Ana María Javouhey continuó con su labor de evangelización y de ayuda a los antiguos esclavos y esclavas. Siguió expandiendo su obra por todo el planeta. A su muerte, en 1851, la Congregación de las Hermanas de San José de Cluny contaba con más de mil hermanas y en la actualidad continúa con su labor misionera en todo el mundo.

El 15 de octubre de 1950, el Papa Pío XII proclamaba Beata a Ana María Javouhey.

Links relacionados:

Tags:
educaciónfrancianiños

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
5
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.