Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 17 septiembre |
Santa Hildegarda de Bingen
home iconEstilo de vida
line break icon

Ser abuelo, una etapa más del ser esposo y padre

grandparents

hedgehog94 - Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 01/06/21

Ver crecer a los nietos constituye una de las etapas más fructíferas de la vida conyugal... si se sabe enfocar adecuadamente

Para mis abuelos, ser padres de unos padres, no fue una cuestión de acumular más antigüedad en ese papel. Sino que empezaron una nueva etapa de su amor conyugal, en la que como en las anteriores, transitaron esforzándose por conservarse íntegros entre los claroscuros de su condición humana.

Alguna vez, en su transparencia, nos dijeron que habían aprendido echando a perder, pero que habían aprendido. Esto les permitió reeditar su paternidad en su relación con hijos y nietos, siendo orientadores bajo nuevas formas de consejo, consuelo y compañía.

Para sus hijos, solicito acompañamiento.

Para los nietos, un amoroso refugio en los accidentes infantiles, nuestras crisis de adolescencia, y los primeros golpes de nuestros ideales juveniles contra la realidad.

Alguna vez, mi abuela que era muy bromista, al apagar la vela de uno de sus cumpleaños, expresó su deseo de que toda la familia desarrollara gusto por la arqueología; pues así, mientras mi abuelo y ella más envejecieran, nosotros los encontraríamos «más interesantes».

Lo cierto era que mientras crecíamos, éramos cada vez más de nuestros abuelos, y ellos eran más nuestros, entre más envejecían.

En esos cortos y dulces años, se esforzaron porque aprendiéramos a conservar la paz en las situaciones más sencillas de todos los días, y, con el tiempo, hasta en las más difíciles, en las que los podemos recordar hablándonos en un tono acogedor y sosegado.

Consideraban y con mucha razón, que la paz se conquistaba con esfuerzo y dominio sobre los altibajos de nuestra naturaleza, condición indispensable para ser reflexivos y andar siempre en verdad. 

De ello daban un ejemplo inmediato y directo. Para nosotros significaba una sólida madurez afectiva, imposible de adquirir por el solo razonamiento, en los libros, la escuela o por una cultura de usos y costumbres que suele perderse en lo banal.

Así aprendimos a que nunca pesara más lo externo, sobre nuestra nuestra intimidad. 

Un principio que nos descubrió valores que nos acompañarían siempre, y que trasmitiríamos también a nuestros hijos y nietos, quienes a su vez harían lo mismo con sus descendientes.

Algunos de sus valores son:

  • Las cosas pequeñas, hechas por amor son extremadamente provechosas para hacer crecer.
  • En la familia se aprende a tener paciencia, ser generosos, solidarios y muchas virtudes más.
  • Que una comunidad de vida y amor, lo es porque se vive una común-unión en torno a los valores y el amor.
  • A socializar sin perder jamás el referente de nuestros valores familiares. 
  • A esperar en Dios, de quien no puede provenir nada malo.

Y mucho más…

No olvido el día en que nació mi primer hijo… su primer bisnieto.

Estábamos en la habitación de la clínica mi esposa y yo, como nuevos padres, mis padres estrenándose como abuelos, y mis abuelos como flamantes bisabuelos. Todos en torno al nuevo ser, irradiando ese calor que solo puede provenir de la intimidad misma de las identidades familiares.

Cuatro generaciones y un solo amor

Cumplido su ciclo de vida, mis abuelos fueron llamados por el Señor, rodeados por sus seres amados, mientras sacaban fuerza de sus almas para despedirse sonriendo.  

Hoy, aun los podemos sentir y escuchar, en esos murmullos con que solían comunicarse, por haber vivido entre si una dilatada unión amorosa. Una unión que dejaría un imborrable rastro de luz.

Los abuelos no son solo un escalón más de la consanguinidad en línea ascendente, mucho menos una etapa de estancamiento o degradación, sino una inédita y novedosa fase de conyugalidad, que se renueva como frondoso árbol para cubrir con su amorosa sombra a las nuevas generaciones.

Consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org

Tags:
abuelosamor de parejafamiliainfancia

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
5
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.