Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 19 junio |
San Romualdo
home iconEstilo de vida
line break icon

La raíz de la decepción amorosa

TELEFON DLA MAŁŻEŃSTW

Goncharov_Artem | Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 25/05/21

Hay decisiones que pasan del amor incondicional al abandono y la ruptura. ¿Cómo encajar esa dolorosa situación?

«Cuando juramos amarnos mi esposo y yo, me encontraba absolutamente segura de que, como en los cuentos de hadas, seríamos felices y comeríamos perdices en un sin final de nuestro amor. Hoy es tanta mi decepción, que hasta me siento enferma», contaba una joven mujer en una crisis matrimonial.  

Luego, una historia en la que la decepción se encuentra justificada, cuando quien dice amarnos, no tiene energía, ni ganas, ni voluntad de modificar los espacios y tiempos de su propia vida, para imponerlos a ese otro espacio y tiempo que solo al amor pertenece.

¿Cómo describir ese espacio y ese tiempo del amor?

Comencemos por remitimos a esa posibilidad de que, entre millones de seres humanos, precisamente, este varón y esta mujer, se conozcan y coincidan en el amor. 

Se encuentran ante una impactante novedad, que admiten como un verdadero milagro.

«Nací el día en que te conocí»

Y a un milagro se sucede otro, por el que son capaces de engendrar su “propio espacio y propio tiempo”, mientras se encuentran envueltos por ese otro espacio y tiempo de lo ordinario de existencia humana, convirtiendo la expresión “Nací el día en que te conocí”, en algo mucho más que una sentida frase.

Entonces, con la extraordinaria e inaudita presencia del amado en lo íntimo de su corazón, tienen la certeza de que “el amor todo lo puede”, como expresión de un deseo intenso de lucha sostenida por hacer que abarque todas sus vidas.

Por eso el compromiso.

Luego, puede ser fácil o muy difícil realizarlo hasta que la muerte los separe, pero lo cierto es que el amor conyugal, ya desde su encuentro, contiene en sí la posibilidad de lograrlo, pues trae concebido en su seno ese espacio y tiempo tan suyo, contra todos los demás espacios y tiempos.

Para explicarlo gráficamente, supongamos que alguien pide un préstamo a un banco, y firma un pagaré por la deuda total, haciendo el compromiso de pagarla, consciente de que para ello deberá poner todos los medios, trabajando duro el tiempo establecido.

 Y está seguro de que vale la pena, pues con ese dinero comprará el bien más preciado.

No podrá decir en un momento “no pago porque ya no quiero”, “porque ya no tengo ganas” o “porque soy libre de no hacerlo” pues, de ser así, habría consecuencias ya que se trataría de un dinero debido en justicia.

Una deuda de amor que vale la pena

Algo similar aplica al consentimiento matrimonial, por el que se contrae una deuda de amor, que igualmente habrá de pagarse a lo largo de la vida matrimonial, más de alguna vez con sangre, sudor y lágrimas.

Y también valdrá la pena.

Pagará, suceda lo que suceda, contando para ello con la capacidad de reorganizar el tiempo y el espacio del amor, para imponerlo a los claroscuros de ese otro tiempo y espacio en el que se desenvuelven sus vidas.

Cambios de ideas que son injustos y crean decepción amorosa

Mas lamentablemente, lo que está llamado a ser, puede no ser, cuando interviene para mal la libertad de quien no quiere seguir queriendo, o nunca amó con sinceridad.

Es entonces el dcuando el desertor del amor cambia la frase: “el amor cambió mi vida” por la de “la vida y sus circunstancias cambiaron mi amor”; ya que pasó tal cosa en lo económico, tal enfermedad, tales exigencias de un trabajo, aquel defecto… esto o lo otro.

Una actitud por la que, con razonadas sinrazones, trata de justificar lo injustificable, como si no hubiera sido el único protagonista y responsable de su amor, sino un tercero, un extraño.

Quien sufre una decepción amorosa, debe saber que es mejor sufrir una injusticia que cometerla, y que tarde o temprano las heridas cerrarán haciendo posible rehacerse en el buen amor. 

No se puede afirmar lo mismo del deudor, que se ha causado a sí mismo una herida que difícilmente sanará. 

Consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org

Thumbnail for read also
Te puede interesar:Vivir en el autoengaño
Tags:
infidelidadmatrimonionulidad matrimonial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
6
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
7
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.