Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Trabajar mucho no solo cansa, también puede matar

hard work

Nomad_Soul - Shutterstock

Jaime Septién - publicado el 20/05/21

Las jornadas laborales de más de 8 horas pueden tener efectos mortales sobre la salud

El poeta y Premio Nobel italiano Cesare Pavese tiene un poema que se titula Trabajar cansa. En efecto. Y trabajar mucho cansa mucho.

Pero trabajar en demasía, por ejemplo, rindiendo a una empresa, a una compañía, al sector público 55 horas o más a la semana, no solo puede dejar exhausto a quien así lo hace; también lo puede matar.

Así lo ha dado a conocer la revista Environment International, tras un reciente análisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizado en conjunto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En él se pretendía vincular la muerte con jornadas laborales excesivas.

Se estima que unas 745.000 personas murieron en el año 2016, víctimas de accidentes cardiovasculares y enfermedades cardiacas por haber realizado semanas de trabajo de 55 horas.

La mayoría de las muertes se produjeron entre los 60 y los 74 años en personas que entre los 40 y los 74 años habían cumplido ese tipo de semanas.

Retrato hablado de una posible muerte

Según este análisis, se puede establecer el siguiente retrato de las posibles víctimas (de acuerdo a los casos verificados por la OMS y la OIT): varón de mediana edad o ya persona mayor, residente en el Pacífico Occidental o el sudeste de Asia, muerto por complicaciones cardiacas.

En efecto, 72 por ciento de quienes murieron en 2016 fueron varones que vivían en alguno de los países de la costa del Pacífico o de los llamados “tigres” del sudeste asiático. Sorprendentemente, se valoran en Occidente – sin entender muy bien las consecuencias –por la capacidad productiva de sus trabajadores.

Lo que apenas estamos conociendo son los estragos que causa esta cultura del “rendimiento” (como la califica el coreano Byung-Chul Han).

Los datos señalan que de 2000 a 2016, las enfermedades cardíacas relacionadas con el trabajo prolongado aumentaron 42 por ciento; y los accidentes cerebrovasculares 19 por ciento.

En aras del progreso

En todo el mundo, las personas que trabajen 55 horas o más a la semana tienen un riesgo estimado 35 por ciento más de padecer un derrame cerebral; y 17 por ciento mayor de morir por una cardiopatía isquémica. Las cifras se estiman en comparación con quienes trabajan de 35 a 40 horas a la semana (siete a ocho horas diarias, lunes a viernes).

«Trabajar 55 horas o más por semana es un grave peligro para la salud», dijo en un comunicado la doctora Maria Neira, directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS.

Neira instó a gobiernos y a empleadores a que se den cuenta de que «las largas jornadas laborales pueden provocar una muerte prematura».

La muerte – según este análisis – puede sobrevenir por el estrés psicológico del exceso de trabajo o por respuestas perjudiciales al estrés. Entre ellas se encuentran fumar, beber demasiado alcohol, sedentarismo, ausencia de descanso y buen sueño y mala recuperación después de jornadas extenuantes.

La pandemia podría agravar los peligros

Cuando en marzo de 2020 se dio a conocer, por la propia OMS, que el mundo enfrentaba una pandemia, millones de trabajadores tuvieron que irse a sus casas para, desde ahí, realizar su rutina.

Una rutina que carecía de horarios fijos, o, si los tenía, era muy difícil llevarlos a cabo en condiciones estables.

La medición de los resultados post-pandemia está todavía muy lejos de enseñarnos el panorama completo.

Sin embargo, diversos sondeos registrados en todo el mundo demuestran que los empleados que pueden laborar a distancia están dedicando – en promedio – 2.5 horas más que las asignadas en sus empresas.

La pregunta que la OMS, la OIT, y todo el planeta se hace hoy mismo es: ¿merece el riesgo de un derrame cerebral o un accidente cardiovascular hacer trabajar a la gente más de lo que el cuerpo humano puede soportar?

En un momento como este – el de la luz al final de la pandemia – también vale la pena hacerse esta pregunta.

Tags:
bienestardignidad humanamuertesalud mentaltrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.