Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 15 junio |
Santa María Micaela
home iconEspiritualidad
line break icon

Cuando vayas a comulgar, trata a Jesús con delicadeza

Cavee | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 11/05/21

Un sagrario vivo, eso lo que todos somos al momento de recibir a Jesús


«Tomad, comed, éste es mi cuerpo.»

Mateo 26, 26

En ocasiones, durante la misa recuerdo a mi papá. Alguna vez te lo comenté, él era hebreo y se convirtió al catolicismo pocos años antes de morir.

Esto, gracias a mi mamá y a dos religiosas que fueron sus amigas espirituales: la Madre Teresa de Calcuta con la que conversó, sentado a su lado, en un viaje interminable por avión y la beata Sor María Romero Meneses a quien siempre visitaba en sus viajes a Costa Rica.

Recuerdo bien a mi papá cuando iba a comulgar. Le costaba caminar y casi arrastraba los pies para estar frente a Jesús Sacramentado.

Un día en misa, me senté en una de las bancas de atrás para tener la oportunidad de verlo, aprender de su relación personal con Jesús y guardarlo en mi memoria. Sabía bien que no duraría mucho tiempo con nosotros.

Cuando regresaba a su banca convertido en un sagrario vivo, lo que todos somos al momento de recibir a Jesús, se quedaba largos ratos en oración devota, en silencio.

Nada parecía sacarlo de este estado en el que conversaba con Jesús y le agradecía sus favores.

Aprendí de mi papá, enfermo, convertido, y su amor por la Eucaristía, por Jesús sacramentado y nuestra Iglesia.

El respeto del rey Luis

Hay una historia que leí de san Luis rey de Francia que siempre me ha impresionado. El
buen rey acudió una maña a la santa misa.

Al salir fue detrás de un humilde campesino, y se arrodilló delante de él. El campesino aterrorizado observaba a su rey de rodillas.

“Su majestad, ¿qué ocurre?”, le peguntó. Entonces el rey habló: “Es que usted ha
comulgado esta mañana en misa y lleva a mi Señor”.

Sagrario vivo

Cuando comulgo, suelo dedicar un tiempo a la oración para agradecer esta gracia inmerecida.

Soy consciente de que me he convertido en un sagrario vivo, que estoy con el Hijo de Dios.

Me gusta agradecer a Jesús, su presencia real en nuestras almas. Es un detalle de amor.

Me gusta mucho rezar el ALMA DE CRISTO después de comulgar, sobre todo cuando llego a la banca. Allí me quedo orando, meditando, reflexionado en este milagro de amor. ¿La conoces? Es una oración muy corta y dice así:

Oración «Alma de Cristo»

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Amable lector, cuando vayas a comulgar, trata a Jesús con delicadeza. Él merece lo mejor de nosotros.

A mí me guasta mucho consentirlo, abrazarlo, con una jaculatoria, mientras espero mi turno para recibirlo en la santa hostia consagrada. Le digo una y otra vez:

“Jesús, te amo. Yo siempre te amaré”.

No me avergüenzo decirlo en voz alta: “Te amo Jesús”.

Escríbeme y cuéntame tus experiencias en la santa Misa. Te dejo mi correo electrónico:
cv2decastro@hotmail.com
¡Dios te bendiga!

Tags:
agradecimientocomunioneucaristiamisatestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.