Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 31 julio |
San Ignacio de Loyola
home iconHistorias que inspiran
line break icon

La mujer de 72 años que hace de madre a un joven migrante

Dolors Massot - publicado el 03/05/21

Isabel acogió a Youssouf, que llegó a Canarias en patera. Lo cuidó 2 meses y lo acompañó al aeropuerto para que siguiera hasta Valencia.

Youssouf es de Senegal, donde malvivía de la pesca. Es padre de dos hijos. Buscando un futuro mejor para él y su familia, decidió emigrar de su país a Europa en el único medio a su alcance: una patera.

La embarcación llegó a las islas Canarias (España) el pasado mes de octubre. Los 103 migrantes que se hallaban a bordo carecían de agua y de víveres. Estuvieron a punto de morir todos. Gracias a Dios, un helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) los localizó y los rescató. Youssouf y sus compañeros, exhaustos, alcanzaron aun con vida el muelle de Arguineguín, en el sur de la isla de Gran Canaria, un punto que se ha hecho famoso por los miles de migrantes que van llegando en patera.

Las autoridades dieron alojamiento a los migrantes en varios hoteles canarios. Pero era tal la avalancha de personas que se les dirigió al campamento de Raíces, un lugar conocido por la mala atención a los migrantes, que allí están hacinados y malviven.

Vagabundeando

Youssouf oyó hablar de lo que ocurriría si lo trasladaban a Raíces, en la isla de Tenerife, y prefirió no ir. Se quedó vagabundeando por las calles.

Isabel, una mujer católica

Y ahí es donde apareció su hada madrina, o lo que es mejor, la mujer que iba a hacerle de madre. Madre porque eso es lo que sería Isabel para él. Y lo fue teniendo 72 años y toda la generosidad que uno pueda imaginar.

Isabel encarnó el mensaje del Evangelio y las peticiones que el Papa Francisco nos hace para que atendamos a los migrantes. Ella, una mujer católica, dice que lo que hizo fue «mirar con compasión a la gente, interesarse por su dolor».

Contó a Nius Diario que Youssouf «durmió en la playa, malvivió, hasta que mi hija y una amiga lo encontraron en un centro comercial».

«Estaba en muy malas condiciones, le preguntaron si quería comer y él aceptó que le pagaran un menú. Una semana después mi hija volvió a verlo en el mismo lugar, hambriento, sucio, aún peor… y decidió actuar».

«Nosotros somos mayores, mi marido tiene 82»

La hija de Isabel sabía que en su casa iban a responder bien. «Me llamó -dice Isabel- y le dije: Tráigalo a casa. Hablé con mi marido, que es un bendito, y me dijo que sí. Le pedí, eso sí, que se hiciera un test de antígenos, porque nosotros somos mayores, mi marido tiene 82«, añade. 

El test salió negativo y Youssouf entró en el que sería desde entonces su hogar. Los hijos de Isabel colaboraron: a partir de ese momento le llevaron ropa, calzado y lo que iba necesitando «porque el pobre no tenía nada», explica ella.

Youssouf aprendió a leer y escribir

Youssouf hablaba árabe y francés, e Isabel solo español, de modo que había dificultad para entenderse. Probaron con un traductor en el móvil, pero el sistema no funcionaba porque «descubrí que no sabía leer».

Pero para Isabel, que ha subido una familia, esto no iba a suponer un impedimento serio. Se hizo con unos cuadernillos Rubio, los de toda la vida con que los niños españoles aprendimos a escribir, y así fue como Youssouf comenzó a aprender.

Una madre que confía

En esos dos meses, Isabel lo trató como a un hijo. Le dio todo el cariño, lo cuidó y confió plenamente en él, lo que hacen todas las madres: «He intentado -dice- que se sienta como en casa. Le puse un cacharrito con un dinero, para que se lo fuera administrando, para que fuera al mercado y comprara algo que le gustara. Un hijo mío le regaló una bicicleta para que se moviera, y estaba feliz de la vida. Se ha sentido muy acogido y muy querido». No importaba si él era de otra religión.

La llama «mami»

«El lenguaje del corazón lo entiende todo el mundo«, asegura Isabel. Por eso Youssouf la llama «mami«.

Así fue como Youssouf le fue abriendo su corazón a Isabel; le contó que tenía un tío materno en Valencia y que había salido de África con intención de reunirse con él y trabajar como temporero en la recogida de fruta».

Malas noticias de África

Un día Youssouf recibió malas noticias desde Senegal. Su madre había fallecido. Lloró desconsolado, pero Isabel lo acogió más que nunca y le dijo muy claramente que ellos eran su familia.

Las hijas de Isabel trabajadoras sociales y el equipo de Pastoral de Migraciones, en marcha

Con la generosidad de los padres que saben que sus hijos deben seguir su propio camino, así mismo pensó Isabel que debía ocurrir con Yusuf. No debía retenerlo por más tiempo en casa, en Canarias. «Entre dos de mis hijas, que son trabajadoras sociales, y los abogados del equipo de Pastoral de Migraciones de la Diócesis de Gran Canarias, al que pertenezco, fuimos arreglándole la situación«.

Hasta la puerta de embarque

«Le ayudamos a solicitar asilo político y compramos dos billetes, uno para él y otro para mí». Isabel tenía claro que ella no iba a viajar en el avión, pero quería dejarlo en la mismísima puerta de embarque. Ni un minuto menos haciendo de madre.

En el aeropuerto las gestiones no fueron fáciles, pero Isabel iba pertrechada. El instinto materno le debió indicar que no se despegara de Youssouf hasta que este estuviera en el avión. No faltaron impedimentos: petición de papeles, firma digital del tío, más documentos, medidas anticovid… Fue una lucha en la que esta mujer de, ojo, 72 años, llegó a enfrentarse a la policía y a amenazar con denunciar que se estaba coartando las libertades de un ciudadano que lo único que quería era volar a Valencia. Llevaba una camiseta donde se leía: «Ninguna persona es ilegal».

Casi tira la toalla después de 3 horas de batallar. «Estuve a punto de abandonar», recuerda Isabel. Pero cuando ya solo faltaban 20 minutos para que saliera el vuelo, «cuando ya parecía que perdía el avión, nos dijeron que podía montarse«. 

Un abrazo único

Y así fue como Youssouf e Isabel tuvieron que darse una carrera hasta la puerta de embarque. allí se fundieron en un abrazo que, providencialmente, otra pasajera grabó y que se ha hecho viral en las redes.

Isabel y Youssouf corrieron por los pasillos del aeropuerto. En la puerta de entrada al vuelo llegó el abrazo de despedida. Ese que recogió otra pasajera y que ha subido a redes sociales convirtiéndolo en viral. 

«Fue muy emocionante», recuerda a Nius Diario Isabel. Él, entre sollozos, repetía una y otra vez, gracias mami, gracias, eres muy grande, te quiero mucho«.

Con la ayuda de Dios

Isabel tenía seguridad de que Dios no falla:  «Yo le decía que Dios, que Alá le ha ayudado…. Que por fin podía seguir su ruta migratoria para salvar de la pobreza a sus hijos. Fueron unos segundo muy duros, pero también muy hermosos», apunta. 

Isabel ha visto que su gesto daba la vuelta al mundo. No se siente heroína de nada, «solo un ser humano que ha ayudado a otro cuando lo necesitaba«. Pero sabe que su gesto rompe prejuicios y empuja a resolver el problema de la migración.

Isabel afirma que, aun habiendo ayudado a Youssouf, «él no podía quedarse en Canarias. Debía seguir su camino como migrante», explica.

«Si esta imagen -afirma Isabel- sirve para visibilizar el drama que están viviendo muchos migrantes estoy satisfecha. Las Islas Canarias se están convirtiendo en cárceles para estas personas, que se quedan atrapadas en situaciones lamentables. Se están arrebatando sus derechos. No podemos permitirlo».

Yusuf ya está ahora en Valencia con su tío. «Me manda mensajes de audio y fotos», dice Isabel, quien asegura: «Solo con verle la luz, el brillo que tiene en la mirada, compensa toda esta odisea«.

Puedes ver el entrañable abrazo entre Isabel y Youssouf clicando aquí.

Tags:
ancianosespañainmigrantessolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
4
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
5
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
6
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
7
BECCIU
Ary Waldir Ramos Díaz
Comienza un juicio histórico por corrupción en el Vaticano
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.