Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 28 julio |
Santa Catalina Thomas
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Estás acabado? De tus escombros Dios hará una obra de arte

STONES

Shutterstock | Diego Fiore

Luisa Restrepo - publicado el 29/04/21

Siempre es posible volver a empezar, relaja tus puños, deja ir, perdona, ábrete a Cristo resucitado

Una de las tareas del Señor Resucitado es mostrarnos la salida de los lugares donde nos hemos encerrado, de las botellas existenciales en las que hemos terminado atrapados (quizás atraídos por el olor del dulce).

Estas son las situaciones en las que nos encontramos, y ahora, nos golpeamos contra las paredes de la botella sin encontrar una solución razonable.

A veces estamos encerrados en nuestros sepulcros, no porque estemos en un momento de muerte, sino en un momento de inercia.

Nos hemos acostumbrado a estar ahí, a no movernos, a no esperar nada. Nos hemos acostumbrado a esa luz tenue que no es oscuridad, pero que nos mantiene como dormidos.

Incluso los discípulos del Evangelio permanecieron encerrados y no sabían cómo salir. El Cenáculo se convirtió para ellos en el reverso del sepulcro: mientras el sepulcro está abierto y se ha convertido en un lugar de vida, el Cenáculo se cierra.

¿Por qué nos encerramos?

ANGRY FIRST

Quizás, como discípulos, tenemos miedo. Miedo de ser juzgados, de fracasar, de ser decepcionados, de las ilusiones que nos pueden hacer sufrir.

Nos mantiene encerrados el resentimiento, la falta de esperanza, la ira, a veces incluso, el odio. La ira y el resentimiento convierten el corazón en un sepulcro.

La puerta de ese sepulcro se abre cuando aprendemos a dejar ir. Cuando estamos enojados, mantenemos los puños cerrados, reprimimos el rencor, bloqueamos las puertas del corazón. El perdón abre, suelta, libera el corazón.

Jesús no se resigna a las puertas cerradas. De hecho, ni siquiera las puertas cerradas de nuestro corazón pueden alejarlo.

En las apariciones pascuales, Jesús visita a los discípulos por la tarde, antes de que oscurezca del todo, como para asegurarse de que, en la noche que viene, no estén solos.

Sin embargo, a pesar de estas experiencias de liberación, nuestras puertas continúan cerradas.

A pesar de las experiencias de gracia que atraviesan nuestra vida, nuestros corazones a menudo permanecen congelados.

¿Quién abrirá nuestros sepulcros?

Todavía no terminamos de creer que Jesús es el que abre nuestros sepulcros.

Como Tomás, pensamos que la solución está en meter el dedo en la llaga: cuando no podemos encontrar otra manera de lidiar con situaciones dolorosas, seguimos contándonos lo que sucedió.

Tenemos cierto gusto por volver a la tristeza de nuestra vida. Nos encanta poner el dedo en la herida y refugiarnos allí.

STONES

A pesar de nuestra incredulidad, a pesar de nuestro enfado y de nuestro resentimiento, el Resucitado vuelve a cruzar nuestras puertas cerradas y nos empuja a salir. Él traza senderos nuevos dentro de los caminos de nuestras derrotas. 

“Este es el primer anuncio de Pascua que quisiera ofrecerles: siempre es posible volver a empezar, porque siempre existe una vida nueva que Dios es capaz de reiniciar en nosotros más allá de todos nuestros fracasos.

Incluso de los escombros de nuestro corazón —cada uno de nosotros los sabe, conoce las ruinas de su propio corazón—, incluso de los escombros de nuestro corazón Dios puede construir una obra de arte, aun de los restos arruinados de nuestra humanidad Dios prepara una nueva historia.

Él nos precede siempre: en la cruz del sufrimiento, de la desolación y de la muerte, así como en la gloria de una vida que resurge, de una historia que cambia, de una esperanza que renace.

Y en estos meses oscuros de pandemia oímos al Señor resucitado que nos invita a empezar de nuevo, a no perder nunca la esperanza”.

Papa Francisco

Jesús nos invita a movernos en la dirección opuesta al sepulcro. Él está vivo y necesita de nosotros la disposición de recibir todo de Él.

Nos invita a vivir, no de una fe de recuerdos, sino de una fe del presente que confía (no porque lo sabe todo) sino porque cree en sus sorpresas.

Tags:
corazónesperanzapascuaresurrección
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
4
Claudio de Castro
Cómo salvar nuestras almas en el último instante
5
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
6
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
7
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.