Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 11 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué no nos entendemos? Ya no vivimos en el mismo lugar

eamesBot | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 24/04/21 - actualizado el 24/04/21

Es una de las paradojas de nuestro tiempo: tantas herramientas de comunicación, pero nos resulta cada vez más difícil distinguir lo verdadero de lo falso

Vemos cada vez más la dificultad de entendernos.

Es una de las paradojas de nuestro tiempo: a pesar de la multiplicación de herramientas de comunicación, nos resulta cada vez más difícil distinguir lo verdadero de lo falso.

La información se ha aliado con el poder. La comunicación se ha vuelto violenta y al mismo tiempo sin argumentos.

Las consignas se oponen, pero no se discuten. Cada vez tenemos más la impresión de un mundo dividido y fragmentado, incluso dentro de la comunidad cristiana.

Parece que estamos construyendo una nueva Babel, cada uno es rígido en su posición y está convencido de que su torre seguramente lo conducirá al cielo.

Thumbnail for read also
Te puede interesar:¿Comunicados o conectados?

Ya no vivimos en el mismo lugar

Aunque habitemos el mismo mundo, ya no se siente como nuestro.

Cuando luchamos por los intereses de un pequeño grupo y no por un bien común, ya esta no es nuestra casa común, y los demás no son nuestros hermanos sino desconocidos e incluso enemigos.

El equilibrio entre la libertad personal y la salvaguardia del bien común es algo bastante complejo.

Todos los hombres aspiramos a la libertad, pero, al mismo tiempo, reclamamos protección frente al empleo que los otros hacen de la suya.

Es necesario que existan unos límites, porque las libertades interactúan entre sí. Mi libertad termina donde empieza la del otro y para ello es necesario vivir la auténtica tolerancia.

“La tolerancia, entendida como respeto y consideración hacia la diferencia, o como una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, de aceptación de un legítimo pluralismo, es a todas luces un valor de enorme importancia.

Estimular en este sentido la tolerancia puede contribuir a resolver muchos conflictos y a erradicar muchas violencias.

Y como unos y otras son noticia frecuente en los más diversos ámbitos de la vida social, cabe pensar que la tolerancia es un valor que –necesaria y urgentemente– hay que promover.

Sin embargo, la tolerancia no es una actitud de simple neutralidad, o de indiferencia, sino una posición resuelta que cobra sentido cuando se opone a su límite, que es lo intolerable.

De hecho, muchas formas de intolerancia tienen su origen en un previo exceso de tolerancia, que ha producido conflictos violentos”.

Alfonso Aguiló

Tolerar desde el amor

MULTICULTURAL

Esa acción que une y no dispersa es la actitud de Dios que es amor.

Por tanto, parece que la razón de nuestra fragmentación, que se convierte en conflicto, radica precisamente en el hecho de que ya no vivimos en el mismo lugar.

Para los judíos, Jerusalén era el lugar donde podían estar ante Dios, era el lugar de su presencia. Quizás esto sea lo que nos falta hoy: ya no estamos ante Dios.

Él es el lugar donde todos podemos encontrarnos juntos. Es el lugar al que todos pertenecemos.

En el momento en que desaparece nuestra presencia frente a Él, ya no somos capaces de entendernos y menos de vivir la tolerancia desde el amor y no desde la oposición.

Nuestra comunicación se ha vuelto fría, porque ya no nos acercamos al fuego.

Es por eso que debemos regresar con fuerza para pedirle al Espíritu que doble nuestros pensamientos rígidos, que caliente nuestros corazones en hibernación, que enderece nuestros juicios equivocados.

Hacer espacio

El amor de Dios quiere residir en nosotros. ¿Pero encontrará espacio? Si nuestro hogar está completamente lleno de nosotros mismos, nuestras necesidades, nuestras razones, nuestras ideas, no hay lugar para este dulce huésped del alma.

No es el Señor quien no quiere entrar en nuestro corazón, somos nosotros los que no le dejamos entrar.

Si pensamos que ya lo sabemos todo y que nuestra forma de pensar es la correcta, no necesitaremos pedirle al Espíritu que nos recuerde lo que Jesús nos enseñó.

Tags:
comunicacionconflictofepaztolerancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
5
FATIMA
Philip Kosloski
Fotos rara vez vistas de los videntes de Fátima, Lucía, Jacinta y...
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
Obvious
Mamá, me tengo que ir
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.