Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 25 julio |
Santiago Apóstol
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Te cuesta pedir ayuda?

sun ok/Shutterstock

Dolors Massot - publicado el 20/04/21

Si pensamos que pedir ayuda es de débiles, nos estamos equivocando. Mira cómo salir de ese error

¿Notas que te cuesta pedir ayuda cuando tienes un problema? ¿Se te ha planteado una dificultad últimamente y no te atreves a pedir colaboración de otras personas? Ese planteamiento hace que arrastremos los problemas por más tiempo y muchas veces no somos capaces de llegar a resolverlos finalmente.

¿Por qué cuesta pedir ayuda?

La mayor parte de las veces, el culpable de que no hayamos llegado a pedir ayuda a nadie es nuestro egoísmo o nuestra vanidad.

Creemos que solos podemos con todo

Creemos que solos vamos a poder con todo. Que vamos a ser capaces de salir adelante sin tener que mostrar nuestra fragilidad a otras personas. Hicimos un curso acelerado de autoayuda, aprendimos que hay que potenciar la autoestima, pero se nos inflamó: ese lema publicitario de «porque yo lo valgo» es válido hasta cierto punto, pero uno no debe exagerar.

Valgo mucho pero no soy omnipotente (ahí la filosofía new age nos miente diciéndonos que el poder de nuestra mente es infinito, y no es así).

No somos invencibles

La realidad de nuestra vida es que cada uno de nosotros tiene cualidades y fortalezas que puede y debe hacer crecer y potenciar. Pero también es cierto que no somos invencibles, que se nos presentan dificultades y que no siempre disponemos de todas las armas para superarlas.

SUPERHERO
Cuando el ego te dice que eres invencible…

Por esta razón, no tiene sentido pensar que vamos a resolver siempre los problemas nosotros solos.

Hay que dejar el egoísmo a un lado y reconocer que sin los otros no podríamos llegar a la meta en nuestra vida.

Me vienen a la memoria unos versos de ese precioso poema de José Agustín Goytisolo, «Palabras para Julia», que dedicó a su hija y al que puso música:

La vida es bella, ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor.

Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otra gente.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Contar con los demás nos ayuda a llegar a la meta, tanto en el plano físico como en el sobrenatural. Y eso sirve siempre: en circunstancias cotidianas como llegar a un bote de una estantería que no alcanzamos en el supermercado, como en la vida interior: «Nadie se salva solo», dice el Papa Francisco cuando habla de fraternidad entre las personas para ser felices en la tierra y alcanzar el cielo.

No nos gusta que los demás palpen nuestra debilidad

Otro peligro es no pedir ayuda porque no queremos que los demás conozcan nuestra fragilidad. «Si se enteran de que me pasa esto, no van a valorarme tanto». Y preferimos seguir en nuestro pedestal imaginario antes que contar nuestro problema y pedir ayuda. ¿Qué diríamos de alguien que vemos que sufre una pulmonía pero no va al médico? Es un insensato, ¿no? Está perdiendo la oportunidad de curarse y vivir mejor.

MAN MIRROR
La vanidad nos crea una falsa idea sobre nosotros mismos.

Pues eso es lo que ocurre en nuestra vida cuando nos cuesta pedir ayuda porque nos pesa el «qué dirán».

Hay una canción española que triunfó hace unos años y su título ha hecho fortuna porque retrata al personaje vanidoso: «Antes muerta que sencilla». Preferimos un dolor de pies antes que bajarnos de los zapatos y que todos nos vean descalzos.

SHOPPING
«No me bajo de los tacones para que no vean mi estatura real».

La vanidad frena miles de oportunidades de recibir ayuda.

Entonces, ¿cómo hago para pedir ayuda?

Pedir ayuda es mucho más fácil de lo que imaginamos. Planteémoslo en cuatro sencillos pasos que puedes ver en la galería fotográfica:

  1. Di lo que te ocurre. Expresa cuál es tu dificultad y qué crees que necesitarías para solventarla.
  2. Háblalo con sencillez. No es necesario acudir a justificaciones o inventar una mentira para que nos ayuden sin que parezca que nos van a hacer un favor. Es mejor reconocer claramente que lo que pedimos es ayuda.
  3. Confía en las demás personas. No prejuzgues si te van a ayudar o no. Confía en que lo harán y verás cuántas buenas sorpresas te llevas. Piensa que la naturaleza humana está hecha para darse a los demás, así que al pedir un favor estamos poniendo en marcha lo más humano de la humanidad: estás pidiendo un acto de amor, expresado en la generosidad del otro.
  4. Sé agradecido. Sea cual sea la respuesta de la otra persona, da las gracias. Esa persona te ha dado la oportunidad de salir de ti mismo, de ser humilde y sincero, y de abrirte a las demás personas. Es algo que uno aprende a base de practicar.
Tags:
ayudasolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
4
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
5
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
6
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
7
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.