Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 08 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Venezuela: Padre Miguel Vargas, un “médico del alma” que muere por COVID

CEV Medios

Ramón Antonio Pérez - Aleteia Venezuela - publicado el 19/04/21

El padre Miguel Vargas marcó de manera positiva la vida de muchos jóvenes y adultos. Es uno de los cuatro últimos sacerdotes fallecidos a causa de la pandemia en Venezuela, para totalizar 24, mientras 201 consagrados han sido contagiados desde marzo de 2020

“Amado Dios. Te pido acojas en tu corazón, a todas y cada de las personas que bondadosamente han orado por mí, me han acompañado, me han llenado de gestos de bondad. He visto tu rostro en cada uno de ellos. He sentido tu amor a través de tus hijos, y mi corazón está lleno de gratitud hacia cada uno de ustedes”, fueron las más recientes palabras de Miguel Emiliano Vargas López, un sacerdote de 51 años de edad, que el jueves 15 de abril, falleció a consecuencia del Covid-19, en Caracas.

“Mi espíritu reboza en alegría en plenitud porque nuestro amado Dios, me ha hecho sentir a través de las distintas manifestaciones de amor que he recibido, que junto a Dios y la Virgen todo es posible. Hoy más que nunca repitamos: ¡Jesús en ti confío!”, se lee en video difundido por la Iglesia primada de Venezuela.

Antes de Semana Santa, al igual que muchos sacerdotes, religiosos y religiosas del país bolivariano, el padre Miguel ya estaba afectado por el virus. Su deseo era recuperarse durante la fiesta de la Divina Misericordia, pero no fue así. El virus fue implacable.

VENEZUELA

Ahora sus familiares, amigos y los feligreses de la parroquia “Dulce nombre de Jesús” de Petare (estado Miranda), donde era párroco, sumidos en la fe y esperanza que les enseñó, pero en medio de carencias y abarrotados hospitales públicos y privados, lo recuerdan junto a los otros 24 sacerdotes que también murieron debido a la pandemia.

Padre Miguel me adoptó espiritualmente

El impacto de la muerte del padre Miguel Vargas ha sido grande. Dejó sus huellas no sólo dentro de Venezuela, también en aquellos jóvenes que hace pocos años emigraron y ahora se encuentran en diferentes países de América Latina y Europa.

Es el caso de Katherine Pérez, quien fue responsable de la pastoral juvenil en Caracas, y desde Argentina lamenta el fallecimiento de su amigo y guía espiritual.

De mi parte, hoy no hay discursos. Me duele el alma”, escribió inicialmente en Facebook. “Me adoptó espiritualmente a los 9 años y nunca me soltó. De él aprendí los significados concretos de amistad, alegría y esperanza. También me animó a soñar, creer en mis dones, ser audaz y romper paradigmas. Un lujo de maestro”.

Luego fue contactada por Aleteia, confirmando la personalidad de Vargas quien estuvo en todos los procesos y encuentros vinculados con la pastoral juvenil a nivel nacional e internacional. “Me atrevo a decir que las últimas dos décadas de la pastoral juvenil de Caracas, tienen la huella del padre Miguel Vargas”, expresó.

“Toda su inventiva: buscar la manera de llegar a los jóvenes; ser originales para anunciar el Evangelio de formas no tradicionales; y el salir de lo acartonado, viene de Miguel”.

Su sencillez conquistó muchas almas para Dios

Katherine argumenta que lo hizo porque siempre fue un sacerdote cercano y nunca discriminó. “Miguel trataba de tú a tú a las personas; se les acercaba a los jóvenes para motivar en ellos el cambio. Así como podía tratar a una religiosa, a un abuelito, trataba personalmente con todos. Miraba de frente y hablaba con misericordia. Le llegaba a la gente con caridad y hablando en su idioma”, dijo en sonido de voz.

“Por eso es tan querido y su muerte ha impactado. Pero no es el dolor lejano hacia un pastor que nadie conocía; es un dolor en tono de amistad y de cercanía, porque además de ser sacerdote y pastor, Miguel era amigo de la gente. Pero no llevaba a las personas hacia él mismo sino hacia Dios”, pronunció Katherine.

“En su dimensión pastoral fue profundamente eucarístico. Era un apasionado por Jesús Eucaristía. Vivir sus eucaristías no era nada rutinario”, indicó.

Aunque externamente parecía ser apegado y conocía la realidad del mundo, Miguel era un verdadero místico y tenía unos dones espirituales bellísimos. De hecho, estudió demonología en Roma. “Sus prédicas eran como si nos hablara personalmente. Así como te hacía reír, de pronto te llevaba a la reflexión y hasta podías estar en llanto”.

En lo atinente a la labor social, le gustaba colaborar con las personas muy necesitadas, especialmente con los jóvenes, los estudiantes, enfermos y la niñez abandonada.

“Él acompañó muchas obras de caridad. Miguel era de conseguir donaciones y de ayudar a la gente sin publicarlo”. En ese orden, Katherine informó, que el sacerdote de 51 años, ayudó por mucho tiempo a la casa de las Hermanas de la Misericordia en Maiquetía.

Cardenal Porras: Cuidémonos para cuidar

El cardenal Baltazar Porras presidió las exequias del padre Miguel el 16 de abril, en horas del mediodía. Aunque sus amigos no le pudieron acompañar, siguieron la misa en Instagram, que es la modalidad implementada por la iglesia para evitar aglomeraciones.

El legado de Miguel Vargas permanecerá por mucho tiempo; pero junto a él, cumpliendo el incesante trabajo pastoral, cayeron otros clérigos víctimas de la pandemia.

“La Pascua nos toca de cerca con su incomprensible carga de muerte y vida, difícil de asimilar si no es en la empatía espiritual con Jesús nuestro hermano y guía”, expresó Porras. “La muerte con diferencia de pocas horas nos trajo anoche la noticia del fallecimiento del padre Miguel Pan, Scalabriniano y párroco en Alta Florida”.

La pandemia no nos permite despedirlos como se merecen, pero el afecto y la cercanía que se haga presente”, dijo el administrador apostólico de Caracas, agregando una alerta al clero: Cuidémonos para poder cuidar y seguir sirviendo a nuestra gente”.

Contagiados y fallecidos por Covid-19 en el clero venezolano

El listado de duelos no terminaría con Miguel Vargas y Miguel Pan. El mismo viernes 16 abril, se agregaron los salesianos Luigi Verdecchia, en Caracas, y Bruno Masiero, en Valencia (Carabobo). Luego, la Conferencia Episcopal Venezolana informó de las cifras actualizadas de sacerdotes contagiados y fallecidos durante la pandemia.

Llamados a la prudencia y a la prevención como parte de la sociedad, quienes ofrecen su servicio a la Iglesia, no están exentos de sufrir la exposición al Covid-19”, fue el encabezado de la nota recibida por Aleteia.

Incluso con las restricciones en los templos y las medidas de bioseguridad, se demuestra que los sacerdotes, priorizando su vocación al servicio de los demás, no han ignorado su misión como “médicos del alma”, aun con los riesgos de contagio y muerte que implica.

VENEZUELA

LOS DATOS DE LA CEV: “Desde la llegada del Covid-19 al país, en marzo de 2020, hasta abril de 2021, la Conferencia Episcopal Venezolana ha contabilizado 201 contagiados y 24 fallecidos, entre los 2.002 sacerdotes presentes en Venezuela”, informó desde la CEV el periodista y sacerdote Pedro Pablo Aguilar.

La cifra de los contagiados representa el 10% del total del clero venezolano, mientras que los fallecidos a causa del virus retratan el 11,9% de los contagiados, y el 1,2% del total de presbíteros en el país”. Entretanto, la población sigue orando en sus hogares.

Tags:
america latinacoronavirussacerdotevenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.