Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 09 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconEspiritualidad
line break icon

El Abrazo, de Mikel Azurmendi: los hechos de los apóstoles hoy

MIKEL AZURMENDI

Diócesis de San Sebastián

Jorge Martínez Lucena - publicado el 19/04/21 - actualizado el 19/04/21

Novelista y pensador español, fundador de ETA y también uno de sus más acérrimos enemigos, habla de su "descubrimiento" de Dios, del cristianismo y de la Iglesia

Mikel Azurmendi es de San Sebastián y cuenta ya 78 años. Está jubilado de profesor universitario.

Su vida ha sido un lugar de grandes contrastes. Fue expulsado del seminario en tiempos de Franco y se fue a vivir a Francia, donde trabajaba y estudiaba a la vez. Allí fue donde le invitaron a fundar la banda terrorista ETA, en la que militó hasta que vio que iba a haber muertos. Entonces se salió y siguió la aventura europea.

Con el tiempo volvió a dar clases en el País Vasco, donde fue de los pocos que se atrevió a condenar públicamente los atentados, por lo que se convirtió en uno de los objetivos señalados por ETA. Acabó siendo el primer portavoz del Foro de Ermua y fundador de Basta Ya. 

Las profesiones que ha ejercido a lo largo de su vida también son muy variopintas: desde operario de una fábrica en Francia hasta la dirección del Instituto Cervantes en Tánger, pasando por sus clases de filosofía en la UPV (Universidad del País Vasco) hasta su autoría de novelas policíacas.

Ha sido premiado por su actividad a favor de los Derechos Humanos y por su literatura, que oscila entre la ficción, el estudio etnográfico, la biografía y los ensayos más diversos.

Redescubrir a Dios

Con toda esta vida, rica e intensa, llena de riesgos y logros, y ya pasados los setenta, le llegó el momento en que él creía que se iba para el hospital a morir. Un medicamento que tomaba le llevó a las puertas de la muerte. Hasta ese momento, pensaba que Dios, si existía, no tenía nada que ver con la vida.

Testimonio de Mikel Azurmendi en la diócesis de San Sebastián:

Muy crítico con la ilustración, también lo era con el pandemonio político que le rodeaba, pero su único horizonte de significado era la inmanencia y belleza de la tierra, que se muestra frondosa en los alrededores de su casa.

Respecto a Dios era agnóstico, como su querido Wittgenstein, a quien reconoce uno de los grandes filósofos de todos los tiempos.

En aquella cama de hospital tuvo que quedarse mucho tiempo, en una agonía insomne, en la que empezó a disfrutar del programa de radio que Fernando de Haro hacía en la cadena COPE.

En la voz de aquel hombre, y en sus comentarios sobre la actualidad, empezó a sorprenderse de que había otro de mirar el mundo siempre capaz de rescatar los rasgos positivos de lo que sucedía, como si hubiese razones para esperar un destino bueno.

«La Iglesia es una tribu»

Una vez recuperado, retomó la relación con Javier Prades, Rector de la Universidad San Dámaso de Madrid, con quien había coincidido en alguna ocasión en una mesa redonda.

Se dio cuenta de que aquel otro hombre, durante años, le había estado enviando felicitaciones de Navidad sin que él le hubiese dado respuesta alguna. Contactó con él para pedirle perdón.

De estas dos relaciones, de estos dos encuentros nació el estupor que le llevó al re-descubrimiento del cristianismo, no como mito o como conjunto de normas, dice él mismo, sino como una vida personal o comunitaria que desborda gratuidad.

Es precisamente esto lo que narra en su libro, El abrazo. Hacia una cultura del encuentro (Almuzara, 2020), donde el escritor hace experiencia, encuentro tras encuentro, de que la Iglesia es una tribu – como él llega a llamarla – que siempre ha estado ahí, palpitante de humanidad, mientras que él no la veía, porque «para ver hay que mirar».

La lectura de esta obra resulta fascinante. Está escrita en un castellano generoso. Leer sus páginas constituye la oportunidad de descubrir que el evangélico «sed como niños» sigue siendo posible a cualquier edad, y que el modo de que tu vida cambie tiene que ver con un nuevo método con respecto a nuestros tiempos racionalistas: el «venid y veréis» de Jesús.

Mikel Azurmendi es lo único que ha hecho, seguir el origen de su estupor, y no ha parado de encontrarse personas normales en cuyas vidas trasparece lo extraordinario: Macario (el chófer ingeniero de Madrid); Chules (el abogado de Bocatas en Madrid); Ferran y Jordi (directores de colegio en Cataluña); familias con hijos que acogen o adoptan a niños discapacitados o cuyos padres biológicos están pasando un mal momento, etc.

No a los «cristianos descafeinados»

Viendo, una tras otra, estas vidas de este mundo pero que permiten avistar ya el otro, Azurmendi, completamente desplazado en su modo de ver la vida, al final de sus páginas nos advierte:

«muchos que todavía se dicen cristianos no dan gratis lo que gratis recibieron. A lo más, su cristianismo es de simple creencia en el dogma y de cierto compromiso con los deberes morales. Creen que les basta con no hacer mal a nadie y cumplir con los preceptos rituales. Por eso su estilo de vida no resulta ya atrayente y ha conducido a la deserción de los sacramentos, al vaciamiento de las iglesias y seminarios, y a un descreimiento masivo.

Parecen de un cristianismo acomodado al estilo de vida individualista y posesivo de la sociedad occidental, un estilo abocado a ir deshumanizándose más y más a falta de practicar lo que su Dios les aconseja: “nunca lo que tienes es solo tuyo”. No muestran al mundo que su vida crezca y haga crecer, nadie espera de ellos algo inesperadamente gratuito ni tampoco saben cómo mejorar el mundo creando más belleza, bondad y verdad».

Como si se tratase del antropólogo inocente, Azurmendi recoge testimonios que son perlas entre los miembros de esta tribu católica en la que él se ha adentrado.

Nuevo pueblo de Dios

Uno de ellos, Ferran, nos dice:

«la Iglesia se asemeja a esas columnas de refugiados, de lisiados por la guerra, que van juntos y se ayudan a caminar, unos con muletas, otros con una venda en los ojos o en la cabeza, se piden ayuda los unos a los otros para vadear ríos y subir colinas, para no dejar el equipaje importante por el camino, para cuidar sus hijos los unos de los otros. Caminando juntos y llenando el camino particular de uno de la condición del otro.

Ahí estamos todos: mujer e hijos, alumnos, amigos, profesores, curas, gentes del grupo adulto [consagrados], chavales que hacen escuela de comunidad y los que no la hacen…. De esa manera el camino es un camino alegre que se hace al compartir un destino común: llegar juntos a la misma patria. Un camino donde se vive de y por la misericordia (…) El camino que hacemos, la comunión entre nosotros coincide con la relación con él».

En tiempos de la pandemia, resulta muy estimulante y esperanzador leer cómo la historia del pueblo de Dios se sigue escribiendo en nuestros días, y que no tenemos nada que envidiar de lo que se nos cuenta y se vive en el evangelio.

En El abrazo, constatamos que Los hechos de los apóstoles perduran, pascuales, en el mismísimo corazón de la posmodernidad.

Entrevista para el Meeting de Rimini:

EL ABRAZO
Tags:
conversionespañalibrotestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
5
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
6
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
7
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.