Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconEspiritualidad
line break icon

Las crisis, oportunidades para sentir el amor de Dios

MagicBones | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 16/04/21

Tocar la misericordia en mi vida sólo es posible cuando me he visto desnudo en mi pecado

Me gusta tocar la misericordia de Dios en mi vida. Decía el padre José Kentenich:

«Hay corrientes ascéticas que enseñan a decirse siempre: – Soy un esclavo de Dios, un perrito de Dios. ¿Y qué decimos nosotros en cambio?: – Soy una hija de Dios. Por eso no nos cansaremos de repetir: – Dios me quiere.

Piensen si tuviéramos que decir como la mayoría de los occidentales: – Dios me mira para ver si tiene que echar mano de la vara. Seríamos entonces como perritos atentos a esquivar a Dios.

Por eso será una gracia para nosotros repasar las incontables misericordias de Dios en nuestra vida y ver que somos hijos predilectos de Dios, que Dios nos mira a todos con complacencia«.

Dorothea Schlickmann, José Kentenich, una vida al pie del volcán

Dios se complace en mí

OJCIEC Z DZIECKIEM

Me gusta pensar en esa mirada de Dios sobre mi vida. No se fija en mis carencias. No pone su mirada en mis torpezas. No se indigna por mis incumplimientos y mis infidelidades.

Se conmueve cuando vuelvo a abrazarle y a pedirle perdón por mi miseria. Y entonces Dios se ve desarmado y me acoge roto entre sus brazos.

«Dios me ama con amor de complacencia significa que me ama a causa de mí mismo. Algo debe de haber en mí, conmigo y en mi interior, que atrae hacia mí su amor«.

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

¿Qué le gusta a Dios de mí?

GIRL, GLAD, SURPRISED

Algo debo tener que me hace «querible» ante sus ojos.

No son mis obras, eso seguro, ni creo que sean mis talentos. Más bien es mi forma de amar y darme la que le cautiva. Le alegra mi alegría y llora con mis lágrimas, en mi llanto.

Se turba con mis miedos y me recuerda que la noche está llena de luz porque Él camina a mi lado.

Se abaja a la altura de mis ojos. Desde su tumba, ahora vacía, me contempla conmovido al verme llegar con las manos vacías dispuesto a besar su ausencia.

Y yo me alegro hoy al pensar en todo lo que me quiere. Me busca cuando me alejo y me abraza cuando regreso.

Su mirada es un bálsamo que eleva mi canto de alabanza cada mañana.

Madrugo para encontrarlo como esas mujeres que querían ungir su cuerpo, sin imaginar quién podría mover la piedra para entrar. Eso no importaba.

¿Y lo que no le gusta?

MAN, LOOK, DAWN

La fe mueve montañas y aparta piedras del camino. Especialmente esas piedras inmensas que tapan mi alma.

Me asusta pensar en lo que pueda encontrar cuando Jesús la corra. Porque yo solo no podré mover nada.

La misericordia es una fuerza incontenible que brota del corazón de Jesús. La tuvo con los que amó. La tuvo con los que pecaban y se alejaban de Dios por miedo.

Jesús no despertaba temor. No condenaba, no juzgaba. Sólo hablaba de un reino nuevo que lo podía cambiar todo, de un amor que sería una fuerza transformadora.

Su misericordia despierta ecos en mi alma. Dios me respeta. El respeto hace que me sienta aceptado como soy.

Dios respeta mis formas, mis debilidades, mis carencias. No me fuerza, no me presiona, no se cuela en mi alma poniendo en peligro mi pureza.

Dios actúa en mi vida

Dios me protege apartando mis temores. Esa mano que me cubre es la que me salva.

Muchas veces he tocado su mano que hacía milagros a mi paso. Milagros de amor que yo atribuía a la suerte o a mis propios talentos y virtudes.

Que alguien me quiera y acepte es un milagro inmenso. Que salgan algunos de los planes que cultivo en mi interior es otro milagro. Y que la vida cuadre y yo tenga paz es el mayor milagro.

Dios me perdona y me devuelve la alegría cada vez que mis caídas y tropiezos enturbian mi ánimo.

Su misericordia me hace sonreír entre lágrimas. Lo habré perdido todo y al mismo tiempo lo poseeré todo.

No quiero despertar la compasión de los hombres, pero eso es parte de mi pecado de orgullo.

Desde mi debilidad

DIRTY HANDS

Estoy dispuesto a ceder ante Dios y aceptar su mirada compasiva. Esa mirada me levanta del barro sin juzgarme, sin exigirme un cambio inmediato en mi interior.

Porque igual que no puedo correr la piedra que esconde mi pequeñez, tampoco puedo corregir mis defectos y evitar mis debilidades.

Tocar la misericordia de Dios en mi vida sólo es posible cuando me he visto desnudo en mi pecado.

En momentos de turbación, de crisis, se desvela la materia de la que estoy hecho. Así lo comenta el papa Francisco:

«En las pruebas de la vida se revela el propio corazón: su solidez, su misericordia, su grandeza o su pequeñez.

Los tiempos normales son como las almidonadas formalidades sociales: uno nunca demuestra lo que uno realmente es. Nos dedicamos a sonreír, decir lo correcto y salir de la estacada sin mostrar jamás quién soy en realidad.

Pero cuando pasas por una crisis, ocurre todo lo contrario: te pone ante la necesidad de elegir y, al elegir, se revela tu corazón».

Dios levanta

JEZUS UZDRAWIA

En medio del dolor y de mis lágrimas elijo a Dios, opto por dejarme mirar, salvar, sanar, levantar por Él. Su mirada se abaja a la altura de donde estoy caído.

En estos momentos difíciles que vivo me siento frágil y sin poder controlar nada. Miro a Dios compungido. Quiero su perdón, su mano que me levante y saque de mi miseria.

Tal vez es necesario caer para poder tocar la fuerza de ese brazo que me saca de las aguas y me salva.

Siento la fuerza de esa misericordia que me hace abrazar la esperanza cuando todo parecía perdido.

Tags:
amordebilidadmisericordiasufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.