Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 16 mayo |
San Simón Stock
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Ocurrió en cuidados paliativos: “El amor te puede devolver a la vida”

PALIATIVE CARE

Shutterstock | smolaw

Dolors Massot - publicado el 14/04/21

La investigadora Andrea Rodríguez relata una experiencia protagonizada por un enfermo que había perdido las ganas de vivir

M. es un hombre de unos 60 años, “que sin serlo parecía un vagabundo, con síntomas de depresión desde que su mujer, con quien había compartido toda su vida, había fallecido (en la misma habitación en la que él se encontraba) hacía 5 años.”

Al llegar a la unidad de cuidados intensivos (TPCU, Tertiary Palliative Care Unit) del hospital “rechazó un tratamiento de antibióticos que, como efecto secundario, causaría su muerte porque –como él mismo expresó– no quería seguir viviendo, prefería morir.”

Este relato es el testimonio de la investigadora Andrea Rodríguez Prat, de la Cátedra WeCare: Atención al final de la vida, perteneciente a la Universitat Internacional de Catalunya (UIC). Hizo una observación de la práctica clínica en una TPCU de Canadá. Convivió con los pacientes de cuidados paliativos y los profesionales que les atendían.

La historia de M. le llamó la atención.

M. había decidido no seguir viviendo. No le encontraba sentido a su situación. “Las siguientes 48 horas post-ingreso fueron -afirma la investigadora- críticas. Estuvo a punto de morir.

Ocurrió algo inesperado

Pero ocurrió un hecho crucial, que ella pudo recoger por escrito. “Hubo un hecho -explica- que le devolvió a la vida: recibió la visita de sus amigos íntimos.

Andrea Rodríguez Prat le preguntó más tarde a la doctora H.: ¿El amor puede devolverte las ganas de vivir?.”

“Así es −me dijo ella− en la TPCU vivimos muchos milagros como este. El amor te puede devolver a la vida”.

Para la investigadora, este es una de las cuatro historias que decidió recoger en un artículo científico que lleva por título “La experiencia de lo sublime en una unidad de cuidados paliativos.

“La muerte -afirma- es la experiencia más inevitablemente compartidade la humanidad.“

“En la filosofía de los cuidados paliativos el tiempo para vivir y el tiempo para morir a que hace referencia el Libro del Eclesiastés en la Biblia se mezclan: hay un vivir en la antesala de la muerte y un morir dando honor a la vida.”

“Puede darse una experiencia profunda, sublime diría Kant.”

“Aquí está la realidad”

En la relación terapéutica de los cuidados paliativos, se hace evidente el poder de la presencia”, cuenta la investigadora. “En mi semana en la Tertiary Patient Care Unit (TPCU) también fui testigo del poder transformador de esa presencia. La conexión se hace tangible en las miradas, en los silencios, en el estar, en el sentarse al mismo nivel que un paciente o en el cogerle de la mano. Todo es revelador cuando se guarda espacio en el corazón para dar cabida al otro. Lo paradójico, entonces, no es que se experimente la tristeza de una vida que se va, sino que lo que uno experimenta es la grandeza de ser testigos de la vida en su dimensión más real. “Vengo aquí a hacer voluntariado –me dijo una voluntaria que había trabajado en la industria petrolera– porque aquí está la realidad”.

Necesitamos ‘permiso’ para vivir el duelo

“¿Qué es lo real?, me he preguntado muchas veces desde entonces. Hace poco una colega que atiende semanalmente una consulta de counselling me decía que la mayoría de las personas que acuden a ella para tratar el duelo por el fallecimiento de un ser querido, lo que necesitan es permiso para vivir su duelo.”

“Mi experiencia en la TPCU me hace pensar que hay que crear el espacio (permiso) para poder ser verdaderamente humanos, para vivir y para morir. Y, precisamente, esta conexión con lo real es lo que hace del final de vida un encuentro con tantos “valores intangibles” que impactan en forma de experiencia de lo sublime.”

“Puede existir una experiencia de lo sublime -dice la investigadora- ante la evidencia del poder de las palabras y de los silencios, ante el poder de una mirada que abraza, que acompaña y alivia el dolor, que te reconoce en tu dignidad y permite simplemente ser. Lo sublime también se articula a través de la conexión.”

Esa conexión es: “Conexión con nosotros mismos, con los demás, con ese Otro (Dios, Ser, Naturaleza) que nos trasciende, a pesar de experimentar la soledad más radical: la de caminar en solitario hacia la muerte. Tenemos sed de ser reconocidos como alguien digno de grandeza, quizá especialmente, en momentos de máxima vulnerabilidad.”

Personas que dan las gracias en cuidados paliativos

“En la TPCU del Nuns Community Hospital de Canadá hay paredes enteras con los relatos de pacientes, familiares y amigos que han querido dejar testimonio de que ahí alguien vivió y murió.”

“En una de las oficinas donde se reúne el staff -continúa- hay una pared entera con postales de familiares que han escrito para dar las gracias. Y, de hecho, la palabra ‘gracias’ es un eco que se escucha de continuo porque también el personal sanitario da gracias a los pacientes por poder ser testigos de los últimos destellos de una vida que, en este mundo, se apaga.”

“Una vez a la semana hay un momento para recordar a todas las personas que han fallecido en la unidad y se guarda silencio, honrando su vida, reconociendo la huella que quizá han dejado en cada uno de nosotros. Hay espacio para llorar con los pacientes. Hay momentos para decir a todo el mundo que es un don.”

 “Estar en la TPCU ha sido una oportunidad para vivir en primera persona esta síntesis de sentimientos entrelazados que impactan en forma de sublime. Una buena atención clínica puede contribuir a que del dolor se haga patente el amor. Que del temor a la ausencia surja un sentimiento de agradecimiento por la huella que permanecerá. Que de la vulnerabilidad se intuya la fuerza y grandeza de la biografía personal.”

El amor en los cuidados paliativos

“Estudiar lo más escondido e intangible de nuestra tarea puede ayudarnos a valorar y entender los cuidados paliativos”. Lo han escrito dos investigadores, Arantzamendi y Centeno. Para Andrea Rodríguez Prat, el caso de M. fue la constatación de que el amor forma parte de los cuidados paliativos y salva vidas.

*La cuenta de Andrea Rodríguez Prat en Twitter es @andreardzprat.

Tags:
canadacuidados paliativoseutanasia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
4
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
5
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.