Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 07 mayo |
San Agustín Roscelli
home iconEstilo de vida
line break icon

La primera infancia vista desde el avance de la neurociencia

baby

Oleksii Synelnykov - Shutterstock

Ignasi de Bofarull - publicado el 14/04/21 - actualizado el 14/04/21

Los primeros años de la vida de los niños marcan el futuro

Sabemos desde siempre, dado que un niño nace tan indefenso, que los primeros cuidados son trascendentales. Alimentación, cobijo, cuidados, presencia. Sin embargo, en los últimos 20 años la ciencia está poniendo de manifiesto hasta qué punto eso es así.

La neurobiología está señalando, desde hace relativamente pocos lustros, que todos aquellos actos de parentalidad (entendida como la tarea de crianza y educación de los padres) que desplegamos con nuestros niños y niñas, sobre todo en los primeros años de vida, pero también más allá, en la segunda infancia, cuentan con unas consecuencias que duran toda la vida.

Dicho de una forma muy directa: nuestra parentalidad, los cuidadores de la escuela infantil, con sus acciones de cuidado, están cambiando físicamente y anatómicamente el cerebro del niño. El cerebro responde para bien o para mal ante aquello que sucede en el ambiente vital y material que le rodea. La familia, la escuela infantil, el barrio, la comunidad, entonces, acaban conformando la arquitectura cerebral.

Las conexiones neuronales adquieren un ritmo de crecimiento exponencial en estos tres primeros años de vida y, en función de los hechos, las palabras, el trato, se encienden los genes que facilitan el mejor desarrollo.

El Center on Developing Child, de la Universidad de Harvard, habla de 1 millón de nuevas conexiones (1.000.000) cada segundo y la calidad (florecimiento) o el malogro (desperdicio) de estas conexiones están en nuestras manos. Las manos de padres y cuidadores. 

Comer, jugar, amar

No son verbos elegidos al azar, son palabras llenas de significación. En los niveles más altos de la pediatría y de la neurología se habla del nurturing care. Su traducción rápida sería cuidado nutricio. Es todavía una traducción literal que debería ser afinada con adjetivos como cuidado atento y cariñoso.

Y de nuevo no se habla en términos poéticos. El cariño y la atención en estos primeros años de vida, y en la segunda infancia, contribuyen al mejor desarrollo psico-evolutivo; humanizan, hacen florecer al hombre y a la mujer que están ya en el niño inscritos. Sin la adecuada atención de los cuidadores (padres o maestros), sin protección, sin una oportuna estimulación, sin el juego, etc., las mejores conexiones neuronales no prosperan.

Y así lo reflejan las imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI, por sus iniciales en inglés) en las que se perciben los cerebros infantiles que progresan y los que padecen todo tipo de privaciones.

Lo que sabía intuitivamente la psicología del apego seguro (Bowlby, Ainsworth) desde hace muchas décadas hoy es posible visualizarlo anatómicamente, es decir empíricamente.

De ese modo se puede comprobar cómo determinadas regiones cerebrales se comportan de diferentes modos en diferentes situaciones y biográficas y ambientales.  Lo innato ya no es inamovible, la genética baila al ritmo que le propone la experiencia.

La construcción cerebral es tan vital que no solo hemos de ocuparnos de los cuerpos de los niños, y cualquier madre sabe lo que hay que hacer, sino que también hemos de ocuparnos de sus mentes, de los afectos con palabras y gestos.

No es suficiente alimentar y cobijar, proteger del frío cuidando la salud de lo más visible: el cuerpo exterior. Hay que prolongar los cuidados hacia lo invisible para los ojos, allí donde habita una mente muy delicada y moldeable, modulable, estimulable. 

Unos prosperan y otros se quedan atrás 

Y ahí está la frontera: una familia atenta, nutricia y una escuela infantil con buenos y delicados profesionales que no viven su quehacer cotidiano en términos de producción y salarios, sino en clave personal, vocacional, están poniendo los fundamentos del exitoso ciclo vital de cada niño. 

La clave es, por tanto, una familia y una escuela que se reportan y se informan compartiendo información y cuidados, consejos e iniciativas. Ahí es donde se establece la frontera entre la pobreza y el buen desarrollo.

Muchos niños y niñas del planeta no solo carecen de alimento sino de cuidado y atención y ese factor cierra las puertas para que se desarrollen todas sus potencialidades:  y entonces se producen retrasos en el crecimiento y retrasos en la maduración de su cerebro.

Pero hay que ir más allá: cuando llega el alimento a estos 250 millones de niños en riesgo repartidos por todo el planeta debe llegar también la educación de calidad de la que hablan la agenda 2030 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

El estrés y el maltrato

Incluso niños, del primer mundo, con una buena nutrición pueden sufrir bajo los efectos de un estrés invisible si no cuentan con el afecto y la atención de unos cuidadores previsibles, regulares y con capacidad de respuesta a las señales y demandas que el niño emite, solicita, reclama. Todo lo cual no excluye cuidar al niño también exigiéndole cordial y calurosamente pasos en su autorregulación.

Desde que el niño nada y comienza hablar puede ya actos de autonomía y darse órdenes para crecer armónicamente. Algunos creen en esta línea que mimar es cuidar. Es al revés cuidar es empujar al niño hacia la autosuficiencia en el juego, en la higiene, en el sueño. Casi se podría decir que unos padres sobreprotectores estarían tratando erradamente a su hijo.

Pero hablemos también de experiencias auténticamente negativas que pueden marcar el cerebro del niño. Ante la experiencia de la adversidad severa se activa en las cuerpos y los cerebros de los niños una respuesta biológica que se convierte en un estrés tóxico (y que tiene que ver con una secreción elevada y crónica de cortisol, la hormona del estrés) que deja marcas dado que está incidiendo negativamente en el desarrollo neurológico.

Y hay que afirmarlo: ¡Aunque no lo veamos el niño vive bajo el estrés, aunque no lo pueda reflejar y verbalizar en quejas, padece agudamente! Y estos déficits afectan a la sinaptogénesis y se traducen en retrasos físicos, mentales y conductuales. Se traducen también en riesgos para la salud en planos como el crecimiento, el ritmo cardíaco, el plano respiratorio y también en el sistema inmune, etc.

A veces la incertidumbre y el conflicto proceden de la calle, la pobreza por la crisis y la carencia de trabajo, quizá un desastre como unas inundaciones; en muchas otras ocasiones el conflicto está en la incompetencia dentro del hogar que acaba en un niño subestimulado y por ello mismo sutilmente dañado psicológicamente en su conducta y anatómicamente en el plano cerebral. 

Descuido y pobreza. El valor de las palabras

A veces son familias muy bien intencionadas que están cuidando a sus hijos correctamente en el plano material pero que les están, sin querer, privando de las mejores experiencias. Su prioridad, importante pero insuficiente, es la alimentación, la higiene, el sueño.

Hay mucho más: un ejemplo. Los niños deben ser alimentados y cobijados, pero también mecidos, cantados, jugados y muy hablados/escuchados. Es esta una expresión extraña: ¿mecidos, cantados, jugados y hablados/escuchados? Sí, esta es la diferencia: la estimulación humana (no de tabletas ni móviles) proporcionada ha de ser directa, atenta, presencial. Ignorar a un niño, aunque bien alimentado, es un desastre.

Solo un ejemplo: los niños necesitan ser mirados a los ojos y recibir mucho estímulo lingüístico: “Mamá, mira que hago”. Cuantas más palabras se aprenden, más vocabulario se maneja y un más afinado lenguaje se despliega en la comprensión del mundo y en la capacidad de pensarlo y pensar, progresivamente, en abstracto.

Se ha estudiado a fondo: los niños de entornos sociales con menos estudios, niños procedentes de la clase trabajadora, de estratos donde se bordea la pobreza, probablemente bien alimentados, pero insuficientemente estimulados fracasan en la escuela. 

La escuela habla otro idioma, habla un lenguaje refinado. Un idioma inasequible en el hogar donde los padres cuentan con pocos o ningún estudio. A los niños hay que hablarles, enseñarles a hablar, y si el lenguaje no es suficientemente rico en ese hogar, hay que leerles cuentos, libros, a veces exponerles a relatos elegidos de la radio o del podcast. La lectura es una tabla de salvación para muchas familias de entornos muy humildes.

Una proclama muy seria: ¡Que las pantallas callen y los niños pequeños y los padres se hablen mirándose a los ojos! Que son a su vez palabras para hablar con Dios.

Tags:
educacióninfanciainteligencia emocionalneurociencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
7
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.