Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconEspiritualidad
line break icon

Las palabras de Jesús resucitado y los ángeles

christ angels

Svetlana Vorotniak | Shutterstock

Fernando Cárdenas Lee, Foyer de Charite - publicado el 10/04/21

Los ángeles nos invitan a abrir nuestros sentidos a una realidad que trasciende lo meramente sensible

Deseo a todos ustedes, querido lectores de Aleteia, una feliz pascua de resurrección.

A lo largo de la Semana Santa tal vez meditamos las 7 palabras de Nuestro Señor en la Cruz.

Sin caer en superstición, el 7 es el día de la perfección: Dios descansa al séptimo día después de la obra creadora; son 7 palabras de Nuestra Señora que recogen los Evangelios; 7 palabras de Nuestro Señor desde lo alto de la cruz; 7 palabras de Jesús desde su resurrección hasta la ascensión.

Meditemos un poco sobre estas palabras que Nuestro Señor pronuncia después de su
resurrección y su relación con los santos ángeles:

1La paz esté con ustedes (Jn. 20,21)

Esta primera palabra que Jesús pronuncia es algo más que un saludo formal o común que
se hacían los judíos. Es una paz que, por el hecho de la resurrección, adquiere un significado nuevo.

Precisamente esta novedad viene del mensaje anunciado por los ángeles a las mujeres:

“No tengan miedo Jesús, el que fue crucificado no está aquí, pues ha resucitado”.

Mt. 28, 5-6

El mensaje central de nuestra fe, la resurrección de Jesús, viene a ser anunciado por unos ángeles.

Ellos son los mensajeros de una palabra difícil de entender para las mujeres;
ellas simplemente dicen “el sepulcro está vacío”.

Por lo tanto, el anuncio de la resurrección tiene un origen en Dios, y Dios confía a los
santos ángeles el ser mensajeros de esta gran novedad.

De esta manera fortalece nuestra fe, pues sin la fe en la resurrección esta pierde su “color”. Así también el testimonio de los cristianos perderá su alegría y su fuerza.

Del acontecimiento de la resurrección, anunciado por los mensajeros de Dios, el saludo de paz que hace Jesús adquiere nuevos significados.

La paz es un don que viene de Jesús resucitado. Jesús es el príncipe de la paz. El es
nuestra paz. De El procede toda verdadera y auténtica paz en el mundo y en nuestro corazón

La paz que da el resucitado hace superar el miedo.

De acuerdo con San Agustín, en el corazón del hombre hay un deseo de ver al otro y el ser
visto con una mirada llena de amor, y esto trae paz.

Cuántas fotos e imágenes en las redes sociales que lo que hacen es gritar: “mírame”, y cuántas miradas sin amor que se hacen sobre esas imágenes, y que sólo dan fatiga.

Pues Jesús resucitado te ve con un amor que da paz a tu corazón. San Agustin escribe:

“¿Con cuánta mayor ternura te verá quien te corona, siendo tú digno, si, lleno de misericordia, te vio para llamarte cuando eras indigno?…Prepárate para ver en su sublimidad a quien te vio con misericordia”.

2“Reciban el Espíritu Santo” (Jn. 20,22)

El Espíritu del resucitado es el signo de una nueva creación.

Una re-creación que se basa en la humilde dependencia de Dios, en dirigir nuestra voluntad totalmente al querer de Dios, y en una libertad que es una dependencia a Dios por amor.

Precisamente esto es lo que hacen los siervos de Dios, los santos ángeles; y a lo cual nosotros estamos llamados a ser.

Ser como ángeles, es decir a ser a ser “con-siervos” con estos mensajeros celestiales.
Toda auténtica y correcta devoción a los ángeles nos lleva a esta dependencia de Dios.

3“¿Qué comentaban por el camino? (Lc. 24,17)

Así como a los discípulos de Emaús, que no veían a Jesús caminando con ellos, así muchas veces no vemos que nuestro buen ángel de la Guarda camina junto a nosotros, y se interesa por lo que hacemos y hablamos.

La presencia del ángel custodio nos invita a abrir nuestros sentidos a una realidad que trasciende lo meramente sensible.

En esos pequeños y ordinarios momentos de nuestra vida, se encuentran presentes nuestros buenos compañeros celestiales. Nunca estás solo.

No los quites, pues su presencia te lleva a ser sensible a las cosas de Dios, a tener una relación personal con Jesús, y a salir de una mirada meramente sensible que se detiene muchas veces en la novedad, en el espectáculo, pero que no se desarrolla a la meta que es el encuentro con un Dios vivo.

“¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! ¿No
era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? Y
comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas
las Escrituras lo que de él decían» (Lc. 24,26-27).

Al caminar con los ángeles veremos que todo es bueno, y que todo se encuentra en las
manos de un Dios lleno de bondad.

Que estamos ante este Dios poderoso capaz de resucitar a su Hijo, y que ya el poder y la muerte no vencen.

Es por ello que los ángeles nos dicen “no temas”, pero también: “alégrate”.

Con los santos ángeles verás que todo está bien, incluso cuando sufrimos. El ángel ve
siempre la luz que hay atrás de cada oscuridad.

A la mística del siglo XIV, Juliana Norwich, quien se encontraba preocupada por el mal y el sufrimiento, el Señor la tranquilizó, invitándola a poner su confianza en su amor y en su omnipotencia: «Al final, verás que todo estará bien».

4Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra (Mt. 28, 18)

De acuerdo a la tradición de la Iglesia, es el coro de los serafines el que proclama la victoria de Cristo en la cruz.

Igualmente, son ellos quienes acompañan el cuerpo de Cristo en su descenso al lugar de los muertos, como triunfador sobre el poder de la muerte.

Finalmente, es aclamado por los ángeles al realizarse la plenitud de su triunfo en la Ascensión.

“Hoy el Señor no tiene a su disposición sólo doce legiones de combatientes incorpóreos e inmortales, sino que tiene miles de millares e innumerables miradas de ángeles, de potestades, de turnos y de otros servidores, de espíritus provistos o desprovistos de seis alas, de otros que tienen muchos ojos o que carecen de ellos, y de diversos seres que componen las milicias celestiales. Todas estas legiones acompañan, sirven y reverencian a Cristo como a su Rey y Señor…”.

Homilía antigua sobre el Sábado Santo

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del
Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os
he mandado”

Mt. 28, 19

Si anteriormente hablamos del llamado a ser con-siervos de nuestro ángel custodio, en este aspecto estamos llamados a luchar junto a los ángeles por instaurar el reino de los cielos.

Podríamos hablar de ser “co-luchadores” con los ángeles. Para este combate podemos
aprender de los ángeles, pues ellos conocen al demonio y sus astucias y mentiras para
alejarnos de Dios y de la amistad con nuestro ángel guardián.

“He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mt. 28,20)

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña:

“Desde su comienzo hasta la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión”.

Catecismo 336

Cristo resucitado está a nuestro lado como Señor y redentor. Los ángeles están a
nuestro lado como servidores de esa obra salvación.

Anímate a caminar con tu buen amigo, tu ángel de la guarda, y ser vencedor de la muerte y el pecado, que nos trajo Jesús.

Tags:
angeljesuspascuaresurrección
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.